Fútbol

El clásico Lyon-Marsella, suspendido definitivamente tras agresión a un jugador

El momento en que Dimitri Payet recibe el impacto de la botella de agua

0

El clásico entre Olympique de Lyon y Olympique de Marsella, el equipo de Jorge Sampaoli, fue suspendido este domingo por una agresión al capitán Dimitri Payet cuando se habían jugado apenas cinco minutos.

El Marsella se negó a regresar al terreno de juego para reanudar el encuentro ante el Lyon y, finalmente, el choque de la decimocuarta jornada de la Ligue 1 del fútbol francés fue suspendido.

Casi dos horas después de que el árbitro Ruddy Buquet decidiera enviar a ambos equipos al vestuario después del incidente y de varias conversaciones en el interior del estado, la megafonía del estadio Groupama del Parque Olímpico de Lyon anunció que el encuentro no se reanudaría.

Minutos antes, por los altavoces del recinto, se informó que el partido se reanudaría. De hecho, los jugadores del Lyon volvieron al terreno de juego e iniciaron el calentamiento mientras esperaban la presencia de su rival. Pero el Marsella nunca saltó al césped. Rechazó la posibilidad de volver a jugar a pesar de los intentos del árbitro de reconducir la situación.

Finalmente, la Liga Profesional de Francia, que emitió un comunicado en el que condenó los hechos y emplazó a dejar el caso en manos de la Comisión de Disciplina, asumió la cancelación definitiva del partido.

"La LFP condena enérgicamente la agresión violenta sufrida por Dimitri Payet durante el partido Olympique de Lyon y Olympique de Marsella. Tras esta cobarde agresión, el jugador también fue blanco de insultos discriminatorios", encabezó la LFP en el texto.

El conocido como el "choc des olympiques" (partido de los olímpicos) se frustró a los cuatro minutos, cuando Dimitri Payet sufrió el impacto en el rostro de una botella de agua lanzada desde la grada cuando se disponía a ejecutar un saque de esquina.

El jugador marsellés se quedó tendido sobre el césped y necesitó asistencia de los médicos para tratar la herida mientras jugadores del conjunto local intentaban aplacar a sus hinchas más radicales.

El árbitro Ruddy Buquet detuvo el partido y envió a ambos equipos a los vestuarios.

Es la segunda vez esta temporada que el Marsella está en una situación como esta. Ya ocurrió contra el Niza, al inicio de temporada, el pasado 22 de agosto, cuando Payet devolvió una botella que le lanzaron desde la grada y varios seguidores saltaron al césped. Entonces ese encuentro también se suspendió. 

CRM con información de agencias

Etiquetas
stats