Con la ausencia provisoria de Flybondi y sin tasas diferenciales para las low cost, reabre hoy Aeroparque

Aeroparque reabrirá después de siete meses de obras

Con el aterrizaje de un vuelo de Aerolíneas Argentinas proveniente de Córdoba, este lunes a las 19.10, volverá a ponerse en actividad el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery después de siete meses de obras. Además de por su infraestructura renovada, la nueva etapa del aeropuerto estará marcada por el retorno de los vuelos regionales a esa terminal y la inclusión de las dos aerolíneas low cost que operan en el país y tenían base en El Palomar. Sin embargo, Flybondi deberá esperar hasta abril para hacer uso de sus nuevas posiciones y, del mismo modo que JetSmart, no gozará de tasas promocionales, lo que pondrá a ambas en pie de igualdad con las otras empresas que no son “de bajo costo”. 

El lunes vuelve a operar Aeroparque tras más de siete meses cerrado por obras

El lunes vuelve a operar Aeroparque tras más de siete meses cerrado por obras

“Nosotros tenemos dos posiciones asignadas en Aeroparque y no estaban disponibles aún por todos los movimientos que están haciendo en plataforma con los aviones que ya estaban ahí. Y para nosotros desdoblar la operación es ineficiente”, explicaron a elDiarioAR fuentes de Flybondi, que decidieron seguir operando en Ezeiza hasta tanto se liberen ambos espacios, lo que se espera que ocurra el 1 de abril. 

JetSmart, por su parte, recibió autorización para basar tres de sus cuatro aeronaves en Aeroparque, en los lugares que antes pertenecían a Norwegian Argentina, firma que absorbió a fines de 2019. La intención de la empresa es instalar también su cuarto avión en esa terminal, que volverá de un chequeo en el exterior el 22 de marzo. Con la partida de Latam Argentina del país y la paralización de Andes, que no presentó itinerarios para las próximas semanas, argumentan que hay lugar para más competidores dentro del aeropuerto metropolitano. 

Cuando se definió el cierre de El Palomar y fueron mudadas a Ezeiza, las low cost que operaban ahí consiguieron que la concesionaria Aeropuertos Argentina 2000 (AA2000) y el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) les dieran un beneficio promocional de tasa, según comentó Gonzalo Pérez Corral, gerente general de JetSmart Argentina.

Si bien las empresas especulaban con que ese beneficio se mantuviera en el traspaso de la operación a Aeroparque, elDiarioAR pudo saber de fuentes del Orsna que “todas las líneas aéreas que operen en Aeroparque pagarán lo mismo”. Según explicaron, esto responde a la recomendación de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de que no haya “discriminación” entre compañías. “El beneficio que se les da es que vengan a operar a un aeropuerto totalmente nuevo, con instalaciones de última generación, algo que la gestión anterior no les permitió”, agregaron.

De todos modos, Pérez Corral consideró que esta quita de las tasas promocionales “no cambia la ecuación del negocio”, sobre todo a nivel de cabotaje, que es lo que se lleva casi la totalidad de su operación. En cambio, en los vuelos internacionales el beneficio en la Tasa de Uso de Aeroestación (TUA) sí es relevante e impactaría en la tarifa pagada por el pasajero. 

Según explicó, el componente de las tasas de cabotaje “no es demasiado abultado” en relación con el resto de los costos de la operación como los salarios, el combustible y el mantenimiento de las aeronaves. Tampoco anticipó un impacto en las tarifas de otros conceptos derivados de operar en una terminal más grande que El Palomar, como más cantidad de personal, de seguridad, mayor costo de rampa y de logística. 

“Siempre la diferencia entre los aeropuertos se nota más en el componente de ingresos que de egresos, porque uno tiene que pensar cuánto está dispuesto a pagar un pasajero por salir de un aeropuerto o del otro. En muchos casos el pasajero está dispuesto a pagar bastante más —por un tema de distancia, de tiempos— por salir de Aeroparque en vez de Ezeiza o El Palomar”, apuntó. 

El pedido de las low cost nacionales es que les permitan operar también vuelos regionales desde Aeroparque. Tanto JetSmart como Flybondi tienen en su carpeta de destinos algunas ciudades limítrofes (aunque la mayoría de los vuelos están en suspenso por la pandemia), pero por el momento deben operarlas desde Ezeiza. En la nueva etapa de regionalización de Aeroparque se prioriza a las compañías que ya volaron alguna vez vuelos internacionales desde esa terminal, antes de que derivara los servicios regionales a Ezeiza o El Palomar, en 2019. 

“La pandemia hizo que se termine un juego y que empiece otro”, dice Pérez Corral. Si bien el plan original de la empresa JetSmart, de capitales estadounidenses, era completar una flota de siete aviones en el país y repartir tres en Aeroparque y cuatro en Aeroparque, cuando el coronavirus suspendió la dinámica de crecimiento de pasajeros en curso y cerró fronteras se revisó el proyecto, que además se vio impedido por la decisión del Gobierno de dar de baja El Palomar.  “Volar desde Aeroparque es ahora nuestra opción para sobrevivir y ser una opción en el mercado argentino”, sostuvo el ejecutivo, y detalló que la firma que actualmente despega con una ocupación de entre el 60% y el 70%. 

La obra de renovación de Aeroparque, que demandó una inversión de alrededor de $5.000 millones, es financiadas por el Fideicomiso de Fortalecimiento del Sistema Nacional de Aeropuertos que administra el Ministerio de Transporte y ejecuta el Orsna. Aeroparque tenía prevista una renovación de la pista desde hacía más de un año —es un proceso de mantenimiento regular— que implicaba el cierre temporario de casi dos meses de la terminal. Aprovechando el contexto de pandemia y la baja circulación de pasajeros, se decidió realizar una obra de mayor envergadura, que mantuvo cerrado el aeropuerto desde el 1 de agosto pasado, con vistas al largo plazo. Entre otras cosas, se amplió la pista de aterrizaje, se renovó el balizamiento y se dispuso el sector de preembarque internacional. 

DT

Etiquetas
stats