La canasta básica se encareció 7% en marzo y una familia necesitó casi $90.000 para no ser pobre

En el primer trimestre, la canasta básica alimentaria escaló 20,9%, casi cinco puntos por encima del 16,1% de inflación general.

0

La canasta básica subió 7% en marzo, lo que llevó a una familia a necesitar ingresos por $89.690 para evitar caer bajo la línea de pobreza. Es decir que dos salarios mínimos (de $33.000 en marzo y $38.940 a partir de aumento de abril) no son suficientes para adquirir los bienes y servicios elementales que necesita un hogar. La suba estuvo por encima de la inflación general de marzo, que fue 6,7%, la más alta de los últimos 20 años.

El informe publicado este jueves por el Indec muestra que la canasta básica alimentaria, que considera solo comida y traza la línea de la indigencia, aumentó 6,5% y se ubicó en $39.862 para una familia de cuatro integrantes típica, compuesta por dos adultos y dos menores. 

En este caso, el aumento fue menor al Indice de Precios al Consumidor y también a la suba que registró el Indec para los alimentos, que fue 7,2%. Esto se explica, en parte, por la incidencia de los programas de control de precios en los alimentos que constituyen los consumos más elementales. De todos modos, en lo que va del año la canasta básica alimentaria escaló 20,9%, casi cinco puntos por encima del 16,1% de inflación general. 

La canasta básica total también aumentó por encima del promedio en el primer trimestre, 17,8%. Estos datos son clave porque muestra el impacto de la suba de precios en la economía de los hogares más vulnerables, que destinan una mayor parte de su dinero a los bienes básicos. Si la inflación afecta a todos los argentinos y argentinas, tiene un efecto todavía más fuerte en los bolsillos de las personas de menores ingresos. 

La variación interanual de la canasta básica alimentaria fue de 55,2% y la de la canasta básica total, 47,3%. La inflación interanual de marzo, en tanto, fue de 55,1%.

DT

Etiquetas
stats