Perfil

Carlos Rosales, el empresario de veloz ascenso que aterriza en Radio Continental

Carlos Rosales, empresario en ascenso

Carlos Rosales pasó de ocupar cargos públicos menores entre 2007 y 2015 a quedarse con una cooperativa de seguros rionegrina a punto de desaparecer en 2017, hacerla crecer bajo los nombres de Prof y Plus ART, hasta instalarlas en un edificio entero de La Recoleta, y comprar Garbarino por $1 en 2020 para renegociar su deuda de $12.000 millones y reducirla al15%. Con el año que comienza , el empresario está a punto de hacerse con Radio Continental, la radio generalista que peleó el tercer puesto muchos años y pasó a jugar de la mitad de la tabla para abajo a partir de 2016.

El fin de la Metro tal como la conocemos (Parte 1)

El fin de la Metro tal como la conocemos (Parte 1)

Charly, como lo llaman sus amigos, ultima detalles para la compra de Radio Continental al grupo español Prisa —dueño del diario El País y Cadena Ser—, y apunta a alquilar una de las dos FM de la emisora a Kuarzo, la productora de Martín Kweller que ha reclutado a las estrellas que a fin de 2020 dejaron FM Metro (Matías Martin, María O'Donnell, Sebastián Wainraich y Andy Kusnetzoff). En la actualidad, Continental transmite en dúplex en la tradicional AM 590 y FM 104.3, además de su frecuencia musical tradicional FM 105.5 Las 40 Principales. Todo indica que, con la llegada de Rosales, que se concretaría esta semana, el modo binorma será una vez más revertido y los ex-Metro ocuparán ese dial aunque bajo la conducción artística de Kweller.

Pese a que dejó atrás su paso por la política, que había comenzado como peronista y continuado en el Frente País Solidario (Frepaso) en la década de 1990, Rosales siempre ha mantenido buenos contactos en ese mundo. Hincha de San Lorenzo de toda la vida, participa de la vida interna del club desde 2004 y ocupa el cargo de protesorero desde 2019, cuando Marcelo Tinelli lo convocó. Del club y del Frepaso conoce a su amigo Gonzalo Ruanova, quien fue hasta septiembre pasado subsecretario bajo la órbita de Vilma Ibarra, secretaría de Legal y Técnica de la Nación. Ruanova antes había sido secretario del Consejo de Seguridad Interior, cuando Sergio Berni era viceministro de Seguridad nacional entre 2012 y 2015. 

En el entorno de Rosales reconocen que lo une a Berni la amistad en común con Ruanova y con otros exfuncionarios del Ministerio de Seguridad en el segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. No sólo son amistades. Rosales ha hecho negocios con varios conocidos del actual ministro de Seguridad bonaerense. En diciembre pasado, el empresario asumió la presidencia de Femedical, una mayorista de medicamentos, en lugar de Rodrigo Luchinsky, actual presidente de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia y ex subsecretario de Articulación con los Poderes Judiciales y los Ministerios Públicos en Seguridad de la Nación en tiempos de Berni. 

El no de López y de Sousa

En 2017, el dueño de Prof y Garbarino incorporó como gerente financiero de la aseguradora a Fernando Zack, quien había sido coordinador del Consejo de Seguridad Interior con Berni. Al año siguiente crearon juntos la sociedad Don Enrique Lodge, con la que controlan un hotel en Misiones, y otra llamada Papyrus, que tenía como misión inversiones financieras y en medios. En abril de 2019, ambos se interesaron por comprar Ámbito Financiero, Radio 10 y otras emisoras de Cristóbal López y Fabián de Souza porque un conocido en común les llevó la propuesta, pero después desistieron porque se enteraron de que los empresarios entonces presos bajo el gobierno de Mauricio Macri planeaban conservar sus activos. En diciembre de 2019, Zack dejó Prof para pasar a presidir Provincia Seguros y en abril de 2020 renunció a la vicepresidencia de Papyrus.

Tras comprar Garbarino, Rosales nombró a Mariana Casares como vicepresidenta de la cadena de ventas de electrodoméstico, Garbarino Viajes, Compumundo y Fiden (empresa emisora de las tarjetas Mastercard Garbarino y Mastercard Compumundo). Ella había sido subsecretaria de Articulación Legislativa en Seguridad de la Nación en la era Berni. En 2017, Casares creó la sociedad de servicios empresariales Faith and Temperance y, al año siguiente, renunció a su presidencia para dejarle el cargo a Agustina Propato, esposa de Berni y actual senadora provincial bonaerense. Pese a los contactos en común, el vocero del ministro de Axel Kicillof niega vínculos con Rosales. 

El pretendiente de Continental tiene 50 años, es divorciado y es padre de dos hijos. Su primer trabajo fue como repartidor de pizza a los 16. Años más tarde tuvo su propia pizzería y llegó a contar un restaurante en La Recoleta, El Buey. 

Otro de los negocios en los que había incursionado antes de su ascenso vertiginoso en los seguros era en la producción de suero con la empresa Rigesin. Allí conoció a Alberto Castro, quien tiempo después se asociaría con Rosales en Prof y lo denunciaría por presuntas estafa, administración fraudulenta, lavado de divisas y otras defraudaciones. Pero esta historia ocurriría en 2017, y antes el dueño de Garbarino pasó por la función pública.

Sin formación universitaria, pero muy lector y con militancia política desde joven, en 2007 trabajó en el Instituto de la Vivienda de la Ciudad, cuando Jorge Telerman la gobernaba tras la destitución de Aníbal Ibarra. En 2008, primer año de gobierno de Cristina Kirchner, Rosales se desempeñó en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Entre 2009 y 2015 pasó por el Gobierno de Daniel Scioli como director de Clubes de Barrio, a las órdenes del secretario de Deportes bonaerense, Alejandro Rodríguez, otro amigo de Ruanova. En paralelo, en 2011 formó una empresa de servicios de auditoría de sistemas, LCG Group SRL, con Luis Ángel Oribio, quien en 2016 renunció para ser funcionario durante todo el período de Macri, con un paso por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom). Oribio ahora trabaja en Garbarino.

La tercera fue la vencida

Mientras, Rosales hacía carrera en San Lorenzo. En 2007, fue el último candidato a vocal de la lista de Rafael Savino, el presidente que obtuvo la reelección. Pero Rosales no entró. En 2010, se candidateó detrás de Matías Lammens, actual ministro de Deportes, pero terminaron novenos. Tuvo que esperar a 2019 para ocupar un cargo en el club al que dedica tanto tiempo. Ya para entonces se había convertido, durante el Gobierno de Cambiemos, en un empresario de ascenso vertiginoso en los seguros y con pretensiones en los medios.

Un extesorero de San Lorenzo, Claudio Di Meglio, le presentó a Alberto Castro, empresario correntino del negocio de los medicamentos y las farmacias que había enfrentado varias denuncias judiciales por supuesta falsificación de troqueles. Castro se alió con Rosales y Zack para hacerse en 2017 con Productores de Frutas Argentinas Cooperativa de Seguros, de Río Negro, 4 días antes de que se firmara el certificado de su extinción. Castro aportó como capital dos inmuebles por un valor de entonces de $218,3 millones con la promesa de que presidiría la cooperativa —luego llamada comercialmente Prof— y con el objetivo de que ese dinero saneara el déficit de la empresa y se cumplieran así las exigencias requeridas por la Superintendencia de Seguros de la Nación. 

Castro asumió la presidencia de la cooperativa, pero poco después fue desplazado por Rosales. El empresario correntino denunció a su socio y a Zack por considerar que se valieron de un ardid para removerlo y porque asegura que le devolvieron títulos cooperativos de capitalización que él calculó que valían la mitad de los dos inmuebles aportados. “Castro refirió que desde que fuese corrido del cargo de presidente de la cooperativa, la misma tuvo un crecimiento no acorde con uno armonioso, motivo por el cual expresó que dicha situación le hacían suponer que la empresa en cuestión podría estar siendo utilizada por el lavado de activos. Sospecha que se habría afianzado luego de que el grupo Prof realizase una oferta (en 2019) para adquirir parte del grupo de medios de comunicación que perteneciesen al empresario Cristóbal López”, redactó en julio pasado el juez Rodolfo Canicoba Corral al disponer el allanamiento del edificio de Prof. El operativo ocurrió un mes después de la compra de Garbarino, en medio del silencio de los medios en los que pauta Prof, y tras el pedido del fiscal Carlos Stornelli y de un fallo del juez de Cámara Martín Irurzun que ordenó en mayo investigar la denuncia de Castro.

Ingeniería financiera

La causa continúa, pese a que Canicoba Corral se jubiló. En el entorno de Rosales sostienen que desconocían los antecedentes de Castro y que se pelearon por diferentes estilos de gestión. Alegan que a Rosales le gusta trabajar 18 horas por días y ocuparse de todos los detalles. También argumentan que ahora han puesto a disposición de Castro los dos inmuebles entregados y esperan una pronta resolución del litigio. El estudio abogados del empresario correntino, Blanco Bermudez, el mismo que el de Jaime Stiusso, no ceja en la denuncia.

En Prof no niegan que crecieron rápido y lo explican por la ingeniería financiera, la gestión, la relación directa con los brokers y un management nuevo con familiares de Rosales y gerentes jóvenes. La mitad de su negocio proviene de los seguros, sobre todo patrimoniales y automotor, y la otra, de Plus ART, que pasó de 8.000 pólizas en 2017 a 100.000 en la actualidad. La aseguradora de riesgos del trabajo dio el gran salto cuando consiguió en una compulsa el contrato de Carrefour, con sus 20.000 empleados. Prof ha sido el espónsor de varias camisetas del fútbol argentino y, en la actualidad, lo es de Colón y Unión, ambos de Santa Fe.

A Rosales le interesa comprar empresas a punto de quebrar, ponerles gestión y levantarlas, no para venderlas, sino para aprovechar su crecimiento. Tiene muchas esperanzas en la recuperación argentina. Así fue que se interesó en 2020 por Garbarino, por la que compitió con el fondo de inversión Inverlat (dueño de Havanna) y Covelia, empresa de recolección de residuos vinculada a los Moyano. En medio de la negociación con la familia Garbarino, Rosales se ganó el apoyo del jefe del sindicato de comercio, Armado Cavalieri, porque le prometió que mantendría a los 5.000 empleados en sus puestos. 

Una vez que tomó Garbarino en junio pasado, se puso a renegociar la deuda con bancos (los principales acreedores eran el Galicia y el Santander, aunque por entonces también se lo vio por los pasillos del Nación) y proveedores. Aplicó el estilo de tómalo o dejálo y así bajó drásticamente el pasivo. Aún pierde plata cada mes, pero las ventas y la producción propia de electrónicos en Tierra del Fuego se han reactivado y calculcan que el mes próximo equilibrarán las cuentas. Con Garbarino no sólo apuestan a la comercialización de electrodomésticos sino que también quieren vender autos, bicicletas, muebles, seguros, alimentos y demás artículos de supermercado, en especial por vía online. En la cadena aplicaron el mismo estilo de gestión incisivo que en Prof.

Rosales es de los que cree que las crisis como la actual ofrecen oportunidades de negocios. Como siempre le interesaron los medios, ahora va por Continental.

Las urgencias de Prisa

En sus filas aseguran que las negociaciones están avanzadas mientras Prisa guardan silencio. Hace años que el conglomerado español, en apremios económicos y forzado a desprenderse de activos (como Editorial Santillana en 2019), quiere deshacerse de Continental. Cuando su nuevo presidente, el francés Joseph Oughourlian, dijo a fines de 2020 a El País que no quería vender medios del grupo español parecería que no está hablando de la Argentina: “Sería un gran error vender los medios de la compañía en este momento. El mercado está totalmente hundido y aparte del precio, no es el momento, es un sinsentido. Tenemos aún que reestructurar parte de nuestros medios y acelerar la digitalización”. También declaró contra los anteriores directivos de Prisa a los que desplazó: “Tú no puedes vender El País y la cadena SER a Kiss FM (una radio musical pasatista). Me parece algo obvio, es imposible. El Financial Times se vendió a Nikkei, The Economist se vendió a un grupo con algunas de las familias más prestigiosas de Europa. Cuando miras los grandes periódicos de este mundo que han cambiado de manos en los últimos años, ves que los dueños son familias, accionistas institucionales, todos conscientes de que no se juega con estos negocios porque son sistémicos para un país". En la medida en que no pudo pagar sus deudas, Prisa fue pasando de manos y ganaron espacio accionistas como el fondo de inversión británico Amber, Telefónica y los bancos HSBC y Santander, entre otros. "Acabo de decir que El País es fundamental para luchar contra las fake news en España y en el mundo hispanohablante, así que lo siguiente no puede ser vender al primero que te ofrece un buen precio sin ver quién te hace la oferta”. Veremos qué política sigue Oughourlian con Continental.

AR

Esta nota fue corregida a las 11.00 del 10 de enero de 2021. Las estrellas de FM Metro no serían contratados directamente por Carlos Rosales sino que han arreglado para trabajar bajo la responsabilidad artística de la productora Kuarzo, que a su vez alquilaría una frecuencia de Radio Continental al empresario dueño de Prof y Garbarino.

Etiquetas
stats