Entrevista

James Heckman, Nobel de economía: “Muchos países han tomado el camino hacia los recursos naturales sin mucho éxito”

James Heckman, premio Nobel de economía en 2000.

El Nobel de economía suele ir a manos de economistas ortodoxos y el de 2000 no fue una excepción. Lo ganó el norteamericano James Heckman, profesor de la Universidad de Chicago, que ha dedicado su carrera a relacionar problemas económicos y sociales con la inequidad, la movilidad social, la discriminación, la formación y la regulación. Este verano boreal asistió a la reunión de Nobeles de economía que cada tres años se organiza en Lindau, Alemania, entre los Alpes bávaros y el lago de Costanza, limítrofe con Austria y Suiza. Allí los galardonados dialogan con jóvenes doctores, pero también con periodistas. Heckman, que visitó la Argentina varias veces, la última en 2017, atendió por Zoom a elDiarioAR.

La cosecha de Massa en EE UU, el alto precio que paga a los sojeros y el plan canje para ahorrar energía

La cosecha de Massa en EE UU, el alto precio que paga a los sojeros y el plan canje para ahorrar energía

-¿Cómo analiza la economía mundial hoy después de la pandemia y en medio de una guerra con impacto en la inflación?

-Creo que al menos en los Estados Unidos el nivel de inflación es en gran parte el resultado de una política gubernamental irresponsable. Nosotros tenemos un presidente ahora... ¿Usted es de la Argentina, no? Entonces, vería al presidente Biden como una especie de nuestra versión de Juan Perón, en el sentido de que es un populista y es un populista irreflexivo en el sentido de que realmente promete todo a todos y sin pensar en las consecuencias a largo plazo. El ejemplo más reciente es este programa de condonación de la deuda, que está beneficiando a personas que él cree que votarán por él y que tienen enormes consecuencias negativas para el déficit. Y evita casi por completo recortar los primeros años en su proyecto de ley de reducción del déficit. La administración no tiene un buen grupo de economistas trabajando. Estas personas como grupo simplemente no tienen confianza. No sé si el propio Biden es competente, pero sí creo que lo que sucedió es que ha habido muchas políticas inconexas y muchos gastos sin garantía sin pensar en las consecuencias a largo plazo para la inflación, para los impuestos y para la economía estadounidense. Así que honestamente creo que estamos enfrentando un problema muy serio debido a este gobierno. Diría que es que como si no hubiera un plan, en el sentido de un plan coherente. El único plan que veo es conseguir votos para las próximas elecciones.

También está el deseo de Biden de hacer el llamado Green New Deal para la facción socialista demócrata en el Congreso, que básicamente ha librado la guerra a los combustibles fósiles de una manera irresponsable. Creo que podemos pensar en transitar hacia el futuro, y eso es muy importante. No digo que no debamos, pero también digo que lo estamos haciendo de una manera loca e irresponsable, porque en mis conversaciones con la gente de los negocios y la industria petrolera en particular me han sugerido que todas estas amenazas han causado que las compañías petroleras en los Estados Unidos retengan la producción. Estábamos exportando petróleo. Éramos un productor de excedente neto hace dos o tres años, y ahora estamos en déficit y no hay otra razón que el hecho de que la administración ha sido para realmente atacar, atacar y atacar los combustibles fósiles porque es políticamente conveniente para ciertos grupos que están en la izquierda del Partido Demócrata.

Así que creo que es una historia triste, pero creo que en gran parte es la irresponsabilidad estadounidense, tanto en términos de suministro de energía como en términos de inflación y en el pensamiento sobre la planificación a largo plazo. Estábamos teniendo una conversación, aquí en Lindau, con un grupo de premios Nobel y la estructura de toda la conversación fue que el pensamiento subyacente no es para nada a largo plazo. Cuando piensas en cuáles son los planes para el cambio climático, la gente está hablando de volverse eléctrico. Suena muy bien porque parece que mucha gente no pregunta de dónde viene la electricidad, cómo se va a producir y cuánto de esto se generará con combustibles fósiles. Parece ser una aceptación irreflexiva de la idea de que esto lloverá sobre nosotros como maná del cielo o algo así. Es muy extraño. Sabemos que necesitamos combustibles fósiles para producir electricidad y durante bastante tiempo. La energía verde se están desarrollando y eso es bueno. No me opongo a la energía verde, pero creo que lo que se requiere es algún tipo de planificación. En cuánto tiempo podríamos eliminar los combustibles fósiles. La administración simplemente ha estado desorganizada. Y creo que esta desorganización realmente le ha costado mucho a Estados Unidos. Y creo que está generando consecuencias para el mundo. Y luego, por supuesto, está la guerra de Ucrania, y eso tiene otras implicaciones completamente diferentes, especialmente para Europa. Justo estaba escuchando unas charlas hoy sobre el precio de la energía, el precio del gas natural. Va a subir enormemente Causará estragos en las elecciones y en la dislocación de fábricas en Europa. Las personas es posible que ni siquiera puedan pagar sus facturas. El precio de la gasolina ha subido enormemente, como cuatro, cinco, seis veces y ha causado que la producción alemana sea básicamente poco competitiva. Y eso tiene serias implicaciones para China, Alemania y la economía global.

-¿Tiene información sobre cómo marcha la economía argentina?

-Tengo un colega argentino en el departamento de la universidad, Fernando Álvarez, muy buen economista. Y me reuní con una de las candidatas que se está postulando, Patricia Bullrich. ¿Cuándo son las elecciones?

-El próximo año.

-Hablé con ella sobre política social en general. Leí sobre la economía argentina. Y con Fernando hemos hablado mucho sobre la economía argentina, los problemas y las posibilidades. Me refiero a la irresponsabilidad fiscal. Hace años, tuve una alumna que estuvo en el gobierno de Menem como secretaria de Equidad Fiscal, Carola Pessino. Ella está trabajando ahora en Washington. Interactuamos todavía. Escribimos un plan de política para tratar de reformar el Estado de bienestar, el seguro de desempleo, los beneficios de atención médica. Así que estoy familiarizado en un sentido amplio con lo que está pasando en la Argentina. Y reconozco que tienen muchas posibilidades. La Argentina es un país rico, potencialmente muy rico. Como saben, no necesitan que les diga cuánto le ha costado al país la inestabilidad política, yo diría que el peronismo, o al menos el tipo de populismo que ahora también se está infiltrando en las discusiones estadounidenses. Cuando Trump fue elegido, recuerdo que estaba hablando de cómo íbamos a reemplazar todas nuestras importaciones con nueva industria fabricada solo en Estados Unidos. Entonces dije que debían reeditarse todos los estudios que se hicieron de sustitución de importaciones en Argentina por los desastres que sabemos que pasaron. Ellos no lo hicieron. Todo fue una buena broma. Pero publicaron algunos de los documentos, pero no una respuesta explícita a Trump. Pero literalmente creo que la estructura de toda la discusión sobre la Argentina siempre ha sido una oportunidad perdida. La gente mira pensando que realmente podría haber más de la Argentina de lo que ha habido. Cuando Menem era presidente, había toda esta discusión sobre cómo la irresponsabilidad de ciertas empresas y los gobiernos estatales emitían deuda y creaban problemas fiscales. Y solo había una sensación de que la gobernanza no era estable. Creo que el legado del peronismo es realmente horrible. Creo que el tema es más político que lo puramente económico. Siempre va a haber políticas muy locas, que son anticompetitivas, redistribucionistas, peronistas, las llamaría, aunque no quiero insultar a nadie. Pero la imagen del peronismo aquí en los Estados Unidos no es muy favorable solo por el hecho de que llevó a una tremenda inflación y todo tipo de inestabilidad social que podría haberse evitado. Pero no creo que ninguna agencia estadounidense o externa pueda venir y decir “esto es lo que debería hacer la Argentina”. La crisis de la deuda soberana ha sido real. Sigue repitiéndose. Y la Argentina está crónicamente bajo el control de diferentes organismos internacionales, el Banco Mundial y en particular el FMI. Entonces se necesita alguna manera de lograr una política económica y social más mesurada y consistente. No es que necesite una moneda en particular o una reforma en particular. Se han intentado muchas reformas, muchas monedas, tipos de análisis, reformas de la moneda, dolarización, etc., etc. Sin embargo, atar las manos de los políticos para evitar la forma más descarada de populismo sería probablemente la vía del éxito.

-La Argentina tiene todos los recursos naturales que el mundo está buscando: minerales, energía, alimentos. ¿Pero cree que países emergentes como la Argentina, con 47 millones de habitantes, podrían lograr el desarrollo sólo con recursos naturales o necesitan otra forma de lograr el desarrollo como lo ha hecho Corea del Sur?

-Muchos países han tomado el camino hacia los recursos naturales sin mucho éxito. No considero que Arabia Saudita sea un éxito, y no considero algunas de estas otras áreas ricas en minerales como África, incluso Sudáfrica, como historias de éxito. Entonces, creo que lo que se debe hacer es desarrollar más una infraestructura comercial, tal vez tal vez participar en la economía global, tal vez de manera más creativa en los mercados financieros y lograr socios comerciales. Ha habido estas tentaciones de tratar de crear bloques comerciales como Mercosur y otros grupos. Y creo que si esos bloques comerciales pudieran hacerse más efectivos, podría haber una genuina producción de algunos bienes, pero también productos financieros. Hay mucho margen para que los mercados financieros se expandan para tratar de volverse más flexibles y más creativos sin endeudarse excesivamente. Creo que la estructura de la industria argentina podría mejorarse y, con ello, cambiar la naturaleza del empleo y cambiar el tipo de oportunidades. Pero las oportunidades son ​​oportunidades que realmente deben cultivarse con mucho, mucho cuidado. Y eso es lo que falta ahora mismo. Entonces, lo que sugeriría sería tratar de producir los servicios, que son obviamente el objetivo del futuro. Entonces hacer que la gente se involucre más en la economía internacional, que todavía va a expandirse en un sentido global. China se recuperará. El sur de Asia todavía va a crecer. Llegar y establecer vínculos con esos países creo que sería muy poderoso y útil. Deberían tratar de expandir la base de Comercio. No quiero decir industria. No estoy sugiriendo que la Argentina deba hacer más sus propios autos o construir sus propios aviones, aunque podría tener una buena idea. Pero creo que lo que requiere es permitir un mayor espíritu empresarial.

En base a mi experiencia al escribir este informe para el gobierno de Menem, luego escribí un libro sobre este tema hace años llamado 'Derecho y regulación en América Latina y el Caribe'. Toda la legislación laboral fue un legado del peronismo. El sindicalismo y demás regulaciones muy severas dificultan contratar y despedir y tratar de impartir mayor flexibilidad en el mercado laboral. Hay que hacer sistemas de seguro social menos corruptos, mejor financiados. Tener una regulación que esencialmente previene la contratación y el despido de trabajadores funciona muy bien para un enclave protegido, pero arruina a los demás participantes. Así que tienes este gran sector informal, que podría desarrollarse, podrías formalizarlo, pero lo haces al reducir impuestos, reducir regulaciones. Sé que los sindicatos se oponen. Sé que habría mucha oposición allí. Por eso es que vuelvo a la voluntad política si puedes conseguir a alguien que esté realmente dispuesto a luchar. La gente no entiende la economía. Realmente no entienden que la economía no se trata sólo de una ganancia de suma cero, de que mi ganancia es tu pérdida, sino de tratar de mostrar cómo se pueden compartir estas ganancias, aumentar el capital de manera más amplia y aún más flexible. La actividad de las empresas que invierten en la economía sería increíblemente útil. Aunque muchos empresarios argentinos son muy inteligentes, pero en realidad no han sido lo suficientemente abiertos. No se les ha dado suficiente libertad. Y creo que más libertad sería muy útil.

AR

Etiquetas
stats