La Mesa de Enlace anticipó que "se desatará un conflicto" si el Gobierno aumenta retenciones o establece cupos a la exportación

Los referentes de la Mesa de Enlace

En lo que se convirtió en un ida y vuelta de advertencias, las entidades agropecuarias que integran la Mesa de Enlace dijeron hoy que, si se concreta el plan del presidente Alberto Fernández de incrementar retenciones o implementar cupos de exportación como estrategia para controlar los precios en el mercado interno, "se desataría un nuevo conflicto con el campo". Además, acusaron al Gobierno de "humillar una vez más" al sector al señalarlo como responsable del aumento de los alimentos lo que, según su visión, es incorrecto y se explica por la alta carga impositiva de los productos. 

El Presidente advirtió que podría "subir las retenciones o poner cupos" por el alza de precios

El Presidente advirtió que podría "subir las retenciones o poner cupos" por el alza de precios

Los dichos del Presidente en una entrevista con Página 12 publicada el domingo alteraron la agenda que, cada lunes, reúne a los representantes de las cuatro entidades que integran la Mesa de Enlace: la Sociedad Rural Argentina, Confederaciones Rurales Argentinas, la Federación Agraria y Coninagro. En una conversación virtual, los referentes tomaron ese tema como única agenda de trabajo y emitieron un comunicado encendido en el que señalaron que las medidas que evalúa el Presidente son "devastadoras", "erradas" e incluso "peligrosas". Además, le solicitaron una reunión para hablar sobre sus propuestas frente al problema de los precios, supuestamente presentadas hace tiempo y nunca atendidas. 

La preocupación del Gobierno deriva de la fuerte aceleración que experimentaron los precios de los alimentos en 2020, año en que escalaron seis puntos por encima de la inflación general, que fue de 36,1%, con disparadas especialmente fuertes en carnes (57%), frutas (65,8%) y verduras (68,5%). Aún con los acuerdo sectoriales alcanzados, consultoras privadas anticiparon que esta tendencia continuaría en el inicio de 2021, dato que dilucidará esta semana el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) al publicar la inflación de enero. 

Los puntos de vista parecen, si no irreconciliables, al menos muy distantes. Mientras que en el Gobierno aseguran que la suba de precios se debe a la especulación del sector y a la imposición en el mercado interno de los parámetros internacionales, lo que se regularía con retenciones y cupos de exportación, los referentes del sector agropecuario aseguran que son justamente los impuestos los que encarecen los productos. 

"Parece mentira que debamos reiterar algo que ya expresamos en innumerables ocasiones y que las autoridades deberían saber y reconocer: los productores no somos formadores de precios", aseguraron las entidades en el texto. Según detallaron, la actividad "incide ínfimamente" en el precio final de los alimentos, que estaría mucho más impactado por costos provenientes de otros eslabones de la cadena y, sobre todo, del Estado, a través de los impuestos y tributos. 

"Sería mucho más fácil para el Gobierno eliminar o reducir esos impuestos –incluso en forma segmentada si lo quisiera- que fijar nuevas alícuotas o cupos a la exportación, tan necesaria por cierto para la generación de divisas y la creación de empleo", apuntaron. 

En lo que parece una advertencia velada, los referentes agropecuarios señalaron estar convencidos de que "exacerbar el ánimo de los productores es un gran error, especialmente en un momento en que se requiere mayor producción para poder mantener abastecidos los mercados en época de pandemia justamente a precios accesibles".

"Por momentos pareciera que a muchos funcionarios la ideología les impidiera entender una de las leyes básicas de la economía de Argentina y cualquier parte del mundo: a mayor oferta, menor precio", lanzaron, y añadieron que "atacar a la producción en nombre de 'la mesa de los argentinos' además de injusto es peligroso, ya que pretende crear una falsa dicotomía y una grieta donde no la hay". 

Según su propia visión, las causas de la suba de los alimentos no debería buscarse en la producción ni en su estructura de costos (que, además, alegan que está dolarizada y no en pesos, como señaló el Presidente) sino "en el exceso de emisión monetaria y el enorme déficit fiscal, que deteriora la capacidad de compra de los salarios". 

Por otro lado, señalaron que ya se aplicó "la receta de atacar el aumento de precios con instrumentos tan destructivos como los derechos de exportación o los cupos", lo que derivó en "sonoros fracasos que diezmaron la producción y las exportaciones, fulminaron mercados y la imagen de nuestro país como productor y exportador, y socavaron el ánimo y la capacidad de inversión de los productores, reduciendo drásticamente la superficie sembrada y los volúmenes generados". 

Los dichos de Alberto Fernández 

"Yo necesito que ellos exporten porque necesito dólares que entren. Pero lo que no pueden es trasladar a los argentinos los precios internacionales porque no producen en precios internacionales", había dicho el presidente Fernández en una entrevista con Página/12, publicada el domingo. "El Estado sólo tiene dos canales para resolver el problema, dos herramientas que preferiría no usar: subir las retenciones (que en este momento están acotadas) o poner cupos, decir esto no se exporta. Y no hay mucho más tiempo para que decidan", añadió. 

En su mensaje, la Mesa de Enlace aseguró que no es cierto que el sector no haya formulados propuestas para moderar los precios en el sector. Según detalla el texto, cuando Fernández todavía era candidato le presentaron "un documento con 14 propuestas" que le volvieron a acercar una vez ya instalado en la Casa Rosada. "Allí están contenidas nuestras ideas, sobre las cuales nunca recibimos una devolución", señalaron. El documento en cuestión sugiere desde una reforma tributaria con incentivos especiales a los productores de menor escala a "mayor previsibilidad económica".

La última vez que la Mesa de Enlace hizo un paro fue por 72 horas en enero pasado, en rechazo de la decisión oficial de cerrar las exportaciones de maíz, medida que luego fue revisada y que terminó el levantamiento de la medida de fuerza. En esa oportunidad Coninagro fue la única de las cuatro entidades que se mantuvo al margen, por considerar que no ameritaba sumar conflicto a un escenario de pandemia en el que a muchos otros sectores corrieron una suerte mucho peor que el campo.

DT

Etiquetas