Suba de tasas: cómo afecta el bolsillo la medida que entra en plena vigencia este jueves

La suba de tasas enfría la economía al encarecer el financiamiento de personas y empresas

Este jueves comienzan a regir plenamente las nuevas tasas de interés anunciadas por el Banco Central la semana pasada. La medida, que se piensa como parte del antídoto contra la inflación y está en línea con los objetivos del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), tiene impacto en el día a día de consumidores y pymes argentinas. Al tiempo que genera un mayor rendimiento en algunas de las inversiones de fácil acceso, también implica un un enfriamiento de la economía ya que encarece el financiamiento en varios niveles. 

La medida anunciada el jueves pasado, que fue la novena suba de tasas de este año, demanda cierto margen de tiempo para su implementación en entidades financieras. En el caso de las cuotas de Ahora 12, por ejemplo, la normativa estima una entrada en vigencia luego de los cinco días hábiles de modificadas las tasas de referencia. 

El Banco Central considera que, superado ya el período de políticas excepcionales generado por la pandemia, se debe retomar la estrategia de ir hacia “retornos reales positivos sobre las inversiones en moneda local y de preservar la estabilidad monetaria y cambiaria”. Según el argumento oficial, las nuevas tasas permitirán consolidar la estabilidad cambiaria y financiera y potenciar la acumulación de reservas internacionales. 

Por un lado, esta suba de tasas mejora el rendimiento de los plazos fijos, un instrumento de ahorro muy elegido por argentinos por ser fácil de constituir y renovar –se puede hacer directamente en el homebanking donde se realizan las gestiones bancarias diarias– y de bajo riesgo. El BCRA elevó los límites mínimos de las tasas de interés sobre los plazos fijos de personas humanas y estableció un nuevo piso de 75% anual para las imposiciones a 30 días hasta $10 millones. 

Así, la tasa mensual ronda el 6,2%. Por ejemplo, si se depositan $100.000 a 30 días, al finalizar el plazo el monto final será de $106.250: el capital original más $6.250.  

Para evaluar si es conveniente hay que mirar las perspectivas de inflación hacia adelante. Si se cumplieran los pronósticos del sector privado reunidos por el Banco Central en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), los plazos fijos generarían un rendimiento mayor dado que se estima una suba de precios del 6% en septiembre y por debajo de esa marca a partir de octubre. De todos modos, en agosto el número final estuvo medio punto por encima de lo anticipado por el REM; no hay garantías. 

Por otra parte, la suba de tasas implica un aumento de los costos del financiamiento. Por ejemplo, de las tarjetas de crédito. Si el usuario no paga el resumen total sino el mínimo y refinancia el resto del saldo, el interés será más alto. El costo financiero total anual, que incluye impuestos y comisiones del banco, se ubica por encima del 130%. Aun frente a los peores pronósticos, le gana a la inflación anual estimada.

Los consumidores sentirán la medida del Central también a la hora de hacer compras con el programa Ahora 12. Según la entidad que conduce Miguel Angel Pesce, las cuotas deben tener una tasa nominal anual equivalente al 85% de la tasa de los plazos fijos tradicionales, medida que entra en vigencia cinco días hábiles posteriores a que el BCRA modifique la tasa de referencia.

La suba de tasas también encarece los préstamos personales y productivos. Afecta, por ejemplo, a las pymes que suelen necesitar crédito para expandirse o incluso para hacerle frente a olas de gastos elevados. “Es muy preocupante. Significa aumentos en los costos para las pymes”, dijo a elDiarioAR Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA). 

DT

Etiquetas
stats