Medios de comunicación 10 años de elDiario.es

La reinvención del periodismo independiente y una gestión controlada por las y los lectores

El escenario principal en la plaza del Ayuntamiento de Valencia por los 10 años de elDiario.es

1

Dos carteles en madera, de esos sustentables por donde se lo miren, ocuparon durante tres días uno de los laterales de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Entre turistas, que pasaban el último calorón del otoño-verano español, se leían dos preguntas que, desde hace una década, atraviesan a los medios de comunicación y a la discusión entre periodistas: ¿Qué hace al periodismo independiente? ¿Puede el periodismo cambiar la sociedad?

Solo pierden su voz aquellos que se resignan a estar callados

Solo pierden su voz aquellos que se resignan a estar callados

Las preguntas y las respuestas fueron quizás la actividad más desapercibida de los tres días de festival con el que elDiario.es celebró sus 10 años de vida. Un encuentro fuera de Madrid y al que llegaron lectores de todas partes de España. La mayoría también es asociada al periódico, es decir que paga por mes una cuota para asegurar que el contenido no tenga condicionamientos ni de la pauta de un gobierno o un partido político y menos de una empresa. Una propuesta novedosa cuando se hizo hace diez años y que sacudió el universo de los medios de comunicación en crisis de ingresos y credibilidad.

Desde la plaza de Valencia -con un escenario en el que pasaron artistas, intelectuales, periodistas, políticas, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el ex presidente Rodríguez Zapatero y alrededores repletos de lectoras y lectores-, se podía palpar lo construido en estos diez años. elDiario.es tiene redacciones en todas las comunidades españolas, solo falta La Rioja, y la primera fuera España: elDiarioAR en Argentina desde diciembre de 2020.

 En estos diez años pasados, elDiario.es se convirtió en uno de los medios más leídos en España. Un periódico nativo digital con 60 mil asociadas y asociados, sustentable, y que hizo una apuesta inicial que luego copiaron otros medios: el pago mensual. La diferencia es que elDiario.es no tiene contenidos exclusivos para aquellos que pagan. La información es un bien público y, por lo tanto, debe ser de libre acceso, sostiene desde sus comienzos. La agenda de noticias también fue disruptiva. “Un diario progresista pero no sectario y eso es un aporte a la democracia”, lo describió el sábado José Luis Rodríguez Zapatero, ex presidente del Gobierno español cuando participó en una charla sobre memoria histórica. Los diez años de elDiario.es coincide también con la década en la que ETA dejó las armas y en un momento en que en España se discute una ley sobre la memoria democrática.

 El otro pilar de la propuesta que hizo al periódico exitoso es la transparencia de sus cuentas. Ayer, Ignacio Escolar publicó el ejercicio del año 2021 de gastos, ingresos e inversiones, en la que está el lanzamiento de elDiarioAR, como apuesta por un periodismo sin condicionamientos. en América Latina 

“El ejercicio de publicar las cuentas no es simplemente para dar a conocer nuestras ganancias o pérdidas es porque si no tenemos independencia económica no tenemos independencia periodística”, explicaba Escolar ante la audiencia. 

La transparencia explica la diferencia con el resto de los medios. Esa transparencia es la que aparece a la hora de rendir cuentas y rendir explicaciones a quienes apoyan el proyecto y que ahora tiene algo más: un estatuto. 

El primer borrador -de esta especie de “pequeña constitución” de elDiario.es- ya circuló entre el equipo y varias personas allegadas. Es el resultado de años de discusión, de revisar modelos de otros países, de entender que las y los lectores tienen que ser escuchados. “En elDiario.es decimos siempre que necesitamos gente que nos ayude a pensar”, explica Neus Tomàs, su directora adjunta. 

 La propuesta es fundamentalmente una operación a la inversa de lo que los medios tradicionales ponen en el centro como sujeto de la labor de informar. En lugar de pensar en el negocio o en los periodistas se permitieron pensar en las y los lectores como sujetos de derecho para estar informados y a recibir información veraz.

Pero para que no queden en palabras, Escolar explicó que todo estará por escrito, que será una manera de autorregulación, pero por sobre todas las cosas de dar cuentas y explicaciones a quienes leen las noticias y apoyan económicamente su producción.

Pero, ¿qué dice? “La soberanía es compartida”, se lee en el documento. Además el borrador enumera los principios que tiene como periódico independiente. “La libertad, la igualdad, la justicia, la solidaridad y el progreso sostenido de la sociedad” son los principales. Enuncia también que el periodismo es un servicio público aunque se preste desde una empresa privada. Da cuenta que su agenda tendrá como ejes la vigilancia del poder; la emergencia climática; la igualdad; los derechos y libertades; el estado del bienestar; la educación; la sanidad universal y gratuita; el sistema público de pensiones; la cultura; la economía y el trabajo; la precariedad; la ciencia y la memoria histórica. Como si fuera poco, las y los socios votarán por el o la directora del periódico.

Otro de los puntos sí tiene que ver con el trabajo de las y los periodistas. Además de pautar la igualdad salarial, explica que aunque el periodismo es un oficio de horarios difíciles, se fomentará la conciliación de la vida laboral y personal del equipo. La charla en la que anunció la novedad se llamó “El futuro de elDiario.es”. Habrá que ver qué sucede en los próximos diez años o, si el cuerpo aguanta, porqué no en 100. 

SH

Etiquetas
stats