Los resultados del referendo constitucional chileno

Por más del 60 por ciento, Chile votó por mantener la Constitución de Pinochet

El momento en que desde el bunker del "Apruebo" a la nueva constitución de Chile acepta la derrota

1

Tal como lo habían previsto las encuestas, en las urnas Chile echó por tierra la propuesta de nueva constitución que realizó el grupo de 155 convencionales electos para ese fin. La opción “Rechazo” se impuso por 61.87% sobre el “Apruebo” en el plebiscito de este domingo. El presidente Gabriel Boric habló después de confirmarse el resultado y aseguró que mañana convocará a las fuerzas políticas para definir cómo seguirá ahora el nuevo itinerario constitucional. Calificó que el mensaje fue claro: “el pueblo no quedó satisfecho con la propuesta” y dijo que hará una autocrítica y anticipó que habrá “ajustes en su equipo de gobierno”.

Es la economía, Boric: el resorte menos mentado del Rechazo chileno a una Constitución innovadora

Es la economía, Boric: el resorte menos mentado del Rechazo chileno a una Constitución innovadora

Con este resultado, Chile cierra el proceso de cambio constitucional que inició en octubre de 2020, cuando 78,2 por ciento había votado a favor de cambiar la actual Constitución, instaurada en 1980, bajo la dictadura del general Augusto Pinochet. Este resultado, que fue promovido por fuerzas de centro, derecha y algunos socialistas, se ha dicho que supondrá el inicio de un nuevo proceso, aunque eso dependerá de los acuerdos que se gesten entre el Ejecutivo y el Congreso en los próximos días.

A este resultado le había precedido —el jueves— un multitudinario acto de cierre de campaña a favor de la opción Apruebo, lo que a muchos hizo reavivar la posibilidad de un vuelco en lo que venían presagiando las encuestas, que desde abril habían comenzado a mostrar que la opción Rechazo superaba al Apruebo, tendencia que se mantuvo durante todo el periodo de campaña, aunque esa brecha había empezado a estrecharse en el último tiempo, pero siempre con un promedio de 10 puntos de diferencia.

Los cómputos oficiales indicaban con el 99,86 por ciento de mesas escrutadas cerca de 80% la participación, de un padrón total de 15.173.857 electores, compuesto de un 51% de mujeres y 49% de hombres.

Un día de votación 

En total normalidad, a eso de las 9:00 de la mañana ya estaba el 100% de las mesas de votación constituidas. El clima acompañó, un sol radiante en gran parte del país ayudó a que la gente saliera desde temprano a sufragar. En varios centros de votación hubo largas colas pero que avanzaban rápido, debido a la sencillez del voto con solo dos opciones: Apruebo o Rechazo.

Desde el retorno a la democracia que Chile no tenía una elección con voto obligatorio, ya que hasta 2012 era obligatorio sufragar, pero solo para quienes previa y voluntariamente se hubiesen inscrito en los registros electorales. Y sobre todo la juventud era bastante reacia a hacerlo.

Las primeras informaciones del Servicio Electoral reportaban que sufragaron cerca de 12 millones de los 15 millones que estarían habilitados. La penalización por no votar era una multa cercana a 120 dólares.

Existían razones para excusarse de la obligación de sufragar, como encontrarse a más de 200 kilómetros de distancia del lugar de votación. Aunque, esto requería dejar constancia en la policía, lo que hicieron cerca de 55 mil personas. 

Este trámite, trajo más de alguna sorpresa. Por ejemplo, en la región de La Araucanía (vecina de la provincia de Neuquén) hubo tres personas que acudieron a comisarías para excusarse de votar sin percatarse que tenían asuntos pendientes con la justicia. Un sujeto de 24 años fue detenido por una causa abierta por un homicidio ocurrido en Rengo, localidad ubicada —efectivamente— a 480 kilómetros de donde se encontraba.

Igual suerte corrieron otras dos personas: una mujer con una orden pendiente por conducir en estado de ebriedad y otra por robo en lugar habitado. Ambas quedaron detenidas.

El proceso constitucional de Chile

El proceso constitucional de Chile se inició formalmente en noviembre de 2019 con un acuerdo político transversal, en medio del complejo panorama que significó el estallido social de 2019, bajo el gobierno del ex Presidente Sebastián Piñera —centro derecha—, cuando se registraron protestas de una magnitud inusitada, con múltiples demandas ciudadanas. 

Ante esta situación, las fuerzas parlamentarias del Congreso decidieron consultar a la ciudadanía la pertinencia de redactar una nueva carta magna, en el llamado Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución. 

En el Plebiscito de entrada, la ciudadanía decidió —por un 78,2%— que se redactase una nueva Constitución y que fuera un órgano electo especialmente para dicha función quien lo hiciera (79%), sin parlamentarios. Al año siguiente, la elección de convencionales tuvo un resultado atípico para el sistema político chileno, resultando electos 155 constituyentes, con una composición paritaria, mayoría de independientes y una baja representación de la derecha, además de 17 escaños reservados para pueblos originarios.  

Lo que viene en Chile

Las cifras de hoy fueron categóricas, al igual como las que dijeron en octubre de 2020 que se quería cambiar la Constitución de 1980. Por ello, si bien analistas y constitucionalistas coinciden en que el triunfo del Rechazo deja en foja cero este proceso, se espera que pronto y acuerdos políticos mediante, debería abrirse un nuevo proceso de ajuste constitucional. Así también lo aseguró el presidente Boric cuando habló después de conocerse el resultado. El mandatario habló de una necesidad de autocrítica, habló de ajustes en el equipo de gobierno y que “el camino a una nueva constitución jamás será obstáculos para las exigencias” que el pueblo chileno les demanda.

Pero por ahora no existe un camino legal que indique cómo seguir, por lo que si se inicia o no un nuevo proceso constituyente depende de los acuerdos que logren los grupos políticos. En las últimas semanas ha habido conversaciones cruzadas en los distintos sectores —de izquierda a derecha y también con el Ejecutivo— pero nada concluyente, pues lo que viniera dependería en gran parte de las correlaciones de fuerza que quedarán establecidas tras el resultado del plebiscito. Y este fue contundente, pues al cierre de esta edición, la opción Rechazo superaba por cerca de 24 punto al Apruebo.

Hoy, después de votar, el Presidente Boric señaló que su voluntad era convocar a una amplia unidad nacional de todos los sectores de la sociedad civil y de los partidos políticos para seguir adelante con el proceso de cambio constitucional. Quedará por verse si contará con la fuerza para conducirlo.

SP

Etiquetas
stats