Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

El arresto de un líder radical mapuche sacude a Chile a días del histórico plebiscito constitucional

Héctor Llaitul, el werkén o portavoz de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), en una fotografía de archivo.

elDiarioAR


0

Pasadas las 13.30 hora local (12.30 hora argentina), Héctor Llaitul fue arrestado en un restaurante en la ciudad de Cañete, a 550 kilómetros al sur de Santiago de Chile. El arresto se obró “sin oponer resistencia” el líder radical mapuche, según la Policía de Investigaciones de Chile (PDI).

Minutos después, Llaitul fue trasladado en helicóptero hasta un cuartel policial en la vecina Temuco, capital de la región de La Araucanía y epicentro del llamado “conflicto mapuche”, que enfrenta desde hace décadas al principal pueblo indígena chileno con el Estado y grandes empresas forestales y agrícolas. Es el líder, mayor ideólogo actual e infatigable animador de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), una agrupación indigenista que reivindica periódicamente ataques incendiarios contra latifundistas en el sur.

Para el arresto se invocó la Ley de Seguridad del Estado. Gabriel Boric había hecho campaña con la promesa de que su Gobierno se abstendría de usar esta herramienta. Al día de asumir, la Presidencia desestimó cientos de denucias que invocaban esta Ley.

La detención de Llaitul fue pedida por la Justicia. Está imputado como presunto autor de delitos de “hurto de madera, usurpación y atentado contra la autoridad”.

“Como Gobierno queremos constatar que el Estado de derecho funciona y nadie está por sobre la ley”, dijo la ministra chilena del Interior, Izkia Siches, en una rueda de prensa en el palacio presidencial de La Moneda.

Una investigación iniciada en 2020

La detención de Llaitul, que el jueves pasará a disposición judicial, se enmarca en una investigación iniciada en 2020 tras una denuncia presentada por la Administración anterior, encabezada por Sebastián Piñera (2018-2022).

Pese a negarse en un inicio, el actual Gobierno del presidente Gabriel Boric amplió la denuncia contra Llaitul el pasado julio luego de que este llamara a continuar los sabotajes.

Siches confirmó que el Gobierno “participará de las audiencia y solicitará las medidas cautelares según los hechos delictivos que sean analizados por los equipos jurídicos”. “Hemos logrado, desde nuestro punto de vista, demostrar no sólo la existencia de los delitos, sino la participación del imputado en ellos”, explicó en otra rueda de prensa en el sur el fiscal de La Araucanía, Roberto Garrido.

Llaitul, de 54 años, es uno de los rostros más visibles de la lucha armada mapuche y fue fundador en 1997 de la CAM, una agrupación que busca la “liberación nacional” del pueblo mapuche y de la que se han desmarcado grupos más radicales como la WAM (Weichán Auka Mapu).

El conflicto con este pueblo indígena se ha recrudecido en los últimos tiempos, con ataques incendiarios a maquinaria y predios y cortes de ruta casi a diario, así como tiroteos con víctimas mortales.

El experto mapuche y profesor de la Universidad de Chile Salvador Millaleo afirmó en declaraciones a la agencia española Efe que no descarta “reacciones” de la CAM y otros grupos y aseguró que el conflicto, en especial el robo de madera, no se resuelve con la detención de Llaitul.

“La incidencia que estos grupos tienen en la cadena de robo de madera es solo una parte. Hay personas que ponen el transporte, que falsifican papeles... Es una cadena muy larga donde incluso podemos pensar que hay parte del sector público involucrado”, añadió Millaleo, quien asesoró al Gobierno de Boric durante sus primeros meses.

¿Influirá el arresto del líder mapuche en el resultado del plebiscito constitucional?

El arresto fue celebrado de manera transversal tanto por el oficialismo de izquierda como por la oposición de derecha y también por las patronales del sur.

El presidente de la Corporación Chilena de Madera (Corma), Juan José Ugarte, resaltó que “la Justicia tarda pero llega” e indicó que “para las víctimas resultaba incompresible que (Llaitul) no estuviera detenido, después de haber confesado su participación en delitos graves”.

“Este es el momento en que el Poder Judicial debe demostrar que puede actuar con firmeza frente al máximo terrorista que opera en Chile y por fin sea juzgado por los graves delitos cometidos por su organización”, subrayó por su parte el presidente de la Multigremial Araucanía, Patricio Santibañez.

La detención de Llaitul tiene lugar 11 días antes de que los chilenos aprueben o rechacen en las urnas la propuesta de nueva Constitución que busca sustituir al texto actual, heredado de la dictadura militar.

Se desconoce el impacto que podría tener en la histórica votación del 4 de septiembre, aunque los expertos advierten que podría influir en los más de indecisos.

La ministra de Interior instó en ese sentido “a no sacar réditos políticos de esta situación y a dejar que las instituciones funcionen”.

AGB con información de agencias y medios

Etiquetas
stats