El expolicía afroamericano Eric Adams se convierte en el nuevo alcalde de Nueva York

Eric Adams se dirige a sus seguidores en un hotel de Brooklyn.

Sarah Yáñez-Richards

Nueva York —

0

"Esta noche he cumplido mi sueño y voy a quitar las barreras que impiden que cumpláis vuestros sueños", dijo a los neoyorquinos el excapitán de policía Eric Adams después de que los medios locales le proyectaran como ganador. Con el 78% de los votos escrutados, el candidato afroamericano ya cuenta con el 67,1% de los votos, mientras que su contrincante, el republicano y fundador de Ángeles Guardianes —patrulla urbana que no va armada— Curtis Sliwa, tiene solo el 28,2% de las papeletas.

Responder a las necesidades de la clase trabajadora 

El que en enero de 2022 se convertirá en el segundo alcalde afroamericano en la historia de Nueva York, ha recalcado en sus meses de campaña sus orígenes humildes —creció en South Jamaica, Queens— y que él puede comprender mejor la gran desigualdad que hay en la ciudad porque ha estado en el lado más duro de la balanza. "Adams representa a las personas que necesitan ser representadas, no como Mike Bloomberg (multimillonario que fue alcalde entre el 2002 y 2013)", recalcó el neoyorquino Dan Merrill minutos después de haber votado por el candidato demócrata.

El que fue senador estatal y presidente del distrito neoyorquino de Brooklyn ha prometido no olvidar sus comienzos y responder a las necesidades de la clase trabajadora con la creación de proyectos para solucionar problemas a los que él mismo se ha tenido que enfrentar, como crear una evaluación universal para la dislexia –discapacidad de aprendizaje a la que Adams se enfrentó de pequeño– o mejorar la calidad de los alimentos en las escuelas, las cárceles y los refugios. Este político de 61 años decidió convertirse al veganismo hace cinco años tras despertar un día casi ciego a causa de un coma diabético.

Convencer a los más progresistas

Ganar las elecciones era la parte fácil para Adams, ya que los demócratas superan a los republicanos en la ciudad de Nueva York casi de siete a uno. Será con el nuevo año –cuando el actual alcalde, Bill de Blasio, le pase el relevo–, cuando el demócrata tendrá que afrontar al verdadero desafío de hacer que la Gran Manzana, ciudad que ha sido fuertemente golpeada por la pandemia, vuelva a ser "la capital del mundo''.

A diferencia de su sucesor, Adams no cuenta ni con una economía estable en la ciudad ni con el apoyo de los votantes más progresistas –en las primarias, el expolicía recibió el 50,5% de los votos, mientras que la exdirectora del Departamento de Saneamiento Kathryn García recibió 8.425 papeletas menos y se hizo con el 49,5% del respaldo–.

En tanto, para gobernar de manera efectiva y convertirse en el alcalde de todos los neoyorquinos, Adams tendrá que saber llegar a aquellos que no le votaron. A muchos neoyorquinos demócratas no les convenció que Adams estuviese registrado como republicano hasta 2001, así como su campaña girase en torno a restablecer "la ley y el orden” en Nueva York. 

"Estamos tan divididos ahora mismo que no vemos la belleza de nuestra diversidad. Hoy todos nos ponemos la camisa del equipo de Nueva York", declaró en su primer discurso como alcalde electo. Mensaje similar al que dio Sliwa –quien este martes fue a votar acompañado de su gato Gizmo–, que ante los primeros resultados reconoció su derrota y tendió la mano a Adams para que "Nueva York vaya hacia una nueva dirección". Para ambos, la seguridad era un punto clave de su campaña.

Además de volver a engrasar el motor económico de la ciudad, Adams se tendrá que enfrentar a desafíos como el aumento de la violencia y las armas en la jungla de asfalto, la reforma policial, qué hacer con las personas que duermen en las calles, en parte, porque no hay camas suficientes en los albergues, entre otros. Todos problemas que forman parte de su gran agenda política, pero que hasta ahora no se sabe exactamente cómo los solucionará.

Día electoral en gran parte de EEUU

Además de en Nueva York, este martes, se celebraron elecciones en diferentes estados y ciudades de Estados Unidos. Los republicanos han conquistado la Gobernación de Virginia y están disputando la victoria en Nueva Jersey. Esta elección tiene especial importancia porque esta reñida carrera ofrece una lectura sobre dónde se encuentra la política del país un año después de que Joe Biden venciera a Donald Trump y podría señalar lo que sucederá de cara a las elecciones legislativas de mitad de mandato, que tendrán lugar el próximo año.

Por su parte, los votantes de Minneapolis (la ciudad más grande del estado de Minnesota) se enfrentaron a un referéndum con la intención de reorganizar la policía estatal tras el impulso que tomó el caso del asesinato de George Floyd. Los resultados indican que el 56% de los votantes contestaron “no” a la pregunta referente a cambiar el departamento de Policía.

Etiquetas
stats