Elecciones en el Líbano: incertidumbre por el resultado del domingo

Una funcionaria del gobierno vota en Beirut en una foto reciente. EFE/EPA/WAEL HAMZEH

elDiarioAR


0

El primer ministro Najib Mikati, musulmán sunita, fue informado este lunes de que el recuento de votos avanza en el Líbano “sin problemas” tras las decisivas elecciones parlamentarias del domingo, que determinarán cuál será la conformación del nuevo gobierno en este país mediterráneo de 6,8 millones de habitantes. Se sabe que ha votado el 41% de electorado, pero todavía se desconoce cuándo serán anunciado el resultado del cómputo. Después de unas elecciones celebradas en condiciones de rigurosa vigilancia, bajo un finalmente exitoso despliegue de control de las FFAA y de Seguridad, ya es una noticia positiva e importante que la votación se haya desarrollado y el escrutinio se esté desarrollando según una rutina pacífica.

Las cinco elecciones de mayo: en el quinto mes de un 2022 muy electoral, cinco cambios de poder clave en el mundo

Las cinco elecciones de mayo: en el quinto mes de un 2022 muy electoral, cinco cambios de poder clave en el mundo

“Fue informado de que el conteo de votos y la recopilación de resultados siguen en marcha de forma continuada sin problemas, y de que el recuento simultáneo de las papeletas depositadas ayer y de los votos en el exterior supone una presión adicional para los órganos administrativos”, expresa el comunicado del Consejo de Ministros libanés. Como siempre en el Líbano desde hace más de tres décadas, la pregunta mayor después de cada elección es cuánto poder formal y qué mayoría legislativa reconocerán los votos y en qué proporción corresponderá al poder material que el partido musulmán shiita Hizbulá detenta en el país.

Mikati recibió esta actualización de parte de los ministros del Interior y de Justicia, Basam Maulaui y Henry Joury, a quienes trasladó su “satisfacción” con el trascurso de la jornada de votación pese a las “fuertes” divisiones políticas y tensiones. según la nota, el primer ministro reconoció que se produjeron algunos “fallos y violaciones” sin afectar al desarrollo del proceso electoral, además de registrarse incidentes “limitados” de seguridad durante unos comicios en general marcados por un ambiente de “mucha calma y libertad”.

Según el último dato ofrecido anoche por el Ministerio de Interior, a falta de la información de 60 colegios electorales, la participación preliminar se situó alrededor del 41 por ciento.

El Líbano celebró sus primeras elecciones desde el estallido social de 2019 y la explosión del puerto de Beirut de 2020 que destruyó un gran sector de la capital. Desde entonces, el 80% de la población cayó en la pobreza y la moneda se depreció 95%

Estos son los primeros comicios desde el estallido en 2019 de una grave crisis económica que ha empujado a casi el 80 % de la población por debajo del umbral de la pobreza y la moneda local ha perdido un 95% de su valor.

A la nueva Legislatura corresponderá elegir al próximo presidente de la República a finales de año. Pero, por sobre todo, ratificar la composición del nuevo Gobierno, que debe llevar adelante un programa de reformas económicas financiadas con préstamos y donaciones exteriores. Y el crédito externo de la nueva administración dependerá de manera directa del balance o desbalance de las fuerzas políticas que la integren, y en especial del lugar que ocupe Hizbolá, que ha hecho que el Líbano sea la frontera de choque entre las influencias y fuerzas rivales en el Cercano y Medio Oriente, la monarquía saudita, sunita, y la república iraní, shiita.

La Cámara saliente está controlada por Hizbulá y sus aliados, principalmente el partido de mismo signo Amal, y el partido cristiano maronita Movimiento Patriótico Libre, del actual presidente libanés, Michel Aoun.

El Acuerdo de Taif de 1989, que puso fin al conflicto armado de las dos décadas anteriores, hizo hincapié en la unidad y estipuló una representación parlamentaria igualitaria para cristianos y musulmanes hasta la promulgación de una nueva ley electoral “libre de restricciones sectarias”, de acuerdo con el documento. En la actualidad, el presidente es cristiano, el premier musulmán sunita, y el presidente del Legisltavo, shiita. El nuevo sistema nunca llegó y el poder constitucional libanés se sigue distribuyendo sobre la base de estas divisiones religiosas.

AGB con información de diarios y agencias

Etiquetas
stats