El apoyo al "sentimiento" populista, en declive en toda Europa

La presidenta del partido ultraderechista francés Agrupación Nacional, Marine Le Pen

Jon Henley

The Guardian —

0

El apoyo al sentimiento populista en Europa ha caído bruscamente en los últimos tres años y ahora existe un número significativamente menor de personas de acuerdo con las declaraciones diseñadas para medirlo, según una amplia encuesta realizada de YouGov.

La encuesta anual sobre populismo del Globalism Project de YouGov-Cambridge, elaborada en colaboración con The Guardian, revela que las creencias populistas han disminuido de forma sostenida en 10 países europeos y sugiere que su atractivo electoral podría haber tocado techo.

Aún así, los autores añaden que los resultados podrían esconder un mayor grado de radicalización entre los votantes populistas y que podría haber desencadenado la pandemia.

La encuesta revela que, en Francia, el porcentaje de adultos que dice creer que “la voluntad del pueblo debe ser el principio más importante de la política de este país”, uno de los principales preceptos populistas, bajó del 66% en 2019, al 62% en 2020 y al 55% en 2021.

Otros países de la UE que muestran la misma fuerte caída son Alemania (66%, 63%, 61%); Dinamarca (61%, 56%, 50%); España (75%, 68%, 65%); Italia (72%, 71%, 64%), y Polonia (80%, 71%, 65%), así como —fuera del bloque— Reino Unido (66%, 60%, 56%).

El populismo, que ve a la política como una batalla entre los ciudadanos de a pie y las élites corruptas, ha crecido rápidamente como fuerza política: el apoyo a estos partidos en las elecciones nacionales por toda Europa ha pasado del 7% a más del 25% en 20 años.

Durante los últimos años, han surgido líderes populistas, principalmente de extrema derecha —el italiano Matteo Salvini, la francesa Marine Le Pen, Viktor Orbán en Hungría, Jimmie Åkesson en Suecia—, y los partidos populistas gobiernan o han gobernado varios países de la UE.

El apoyo a la idea de que “mi país está dividido entre la gente corriente y las élites corruptas que la explotan” pasó del 61% al 49% en Francia y también descendió en Alemania (54%-46%), Suecia (42%-36%), Dinamarca (29%-15), España (70%-65%), Italia (65%-54%), Polonia (73%-63%) y Reino Unido (58%-54%).

El porcentaje de acuerdo con la afirmación ”se oculta deliberadamente al público mucha información importante por interés propio” también ha disminuido a lo largo de los últimos tres años: entre seis y 17 puntos porcentuales en los países ya mencionados, aunque sigue siendo alto en algunos, como España (79%).

Menos, pero más ruidosos

Matthijs Rooduijn, sociólogo político de la Universidad de Ámsterdam y experto en populismo, dice que la encuesta, que involucró a más de 24.000 votantes en 22 países diferentes, muestra “un claro descenso” del apoyo a las ideas populistas a lo largo de los últimos tres años.

Sin embargo, aunque sugiere que, por lo general, los votantes parecen estar volviéndose más moderados y menos receptivos a las ideas populistas, “el pequeño y ruidoso grupo que vota a partidos de extrema derecha, por ejemplo, puede haberse vuelto más radical”.

Rooduijn también dice que puede que algunas de las declaraciones den cuenta de una disminución de los sentimientos anti-expertos y anti-élite tras la pandemia, que —a pesar de haber empujado a grupos minoritarios como los antivacunas a volverse más extremistas— ha tendido a reforzar la confianza en la ciencia y, hasta cierto punto, en los gobiernos. “Eso ya está cambiando”, dice.

A pesar de la preocupación por la creciente prevalencia de las teorías conspirativas durante la pandemia, varios países también muestran una caída sostenida de la proporción de personas que creen en conspiraciones.

Por ejemplo, el apoyo a la creencia de que “el poder de unos pocos intereses especiales impide que nuestro país progrese” cayó del 72% al 58% en Francia y también se redujo cinco puntos porcentuales en Alemania; nueve en Suecia; 15 en Dinamarca; 10 en España; 12 en Italia, y 11 en Polonia y Reino Unido.

Mientras que varios países no pertenecientes a la UE, como Brasil y México, muestran una pauta similar, otros, como India, Tailandia y, sobre todo, Estados Unidos –donde hubo pocos cambios en los niveles generales de apoyo a cualquiera de las afirmaciones de la encuesta a lo largo de últimos tres sondeos anuales– no lo han hecho.

Los autores de la encuesta, llevada a cabo en agosto y septiembre, sugieren que esto podría significar que “ciertas formas de descontento antisistema” están más sólidamente arraigadas en dichos países.

Pero que entre 2019 y 2021 no hayan surgido tendencias significativas que indiquen que el sentimiento populista va en alza “puede sugerir que el prestigio de estas creencias ya ha alcanzado su punto máximo en varias partes del mundo”.

Dinamarca, bastión antipopulista

La encuesta volvió a constatar que Dinamarca se destaca como una especie de bastión del sentimiento antipopulista, con niveles sorprendentemente bajos de apoyo a la mayoría de las afirmaciones en comparación con otros países.

Por ejemplo, solo el 8% de los encuestados en Dinamarca dice estar de acuerdo con la afirmación “se puede saber si una persona es buena o mala por sus acciones políticas”, el 18% con la opinión de que los intereses especiales impedían el progreso y el 15% con el sentimiento de que su país estaba dividido entre gente corriente y élites corruptas.

La encuesta también muestra que cuando se trata de las consecuencias prácticas de un enfoque populista de la política —como el voto a favor del Brexit en Reino Unido— muchos europeos tienden a adoptar una postura más neutral.

Cuando se les pregunta cómo ha afectado la salida de Reino Unido de la UE a la situación económica y a la unidad del bloque, la mayoría de los encuestados de los 10 países europeos (incluido Reino Unido) dice que no ha supuesto diferencia alguna en términos generales.

Sin embargo, es más probable que su opinión sea negativa antes que positiva. En Alemania, por ejemplo, solo el 6% piensa que el Brexit ha fortalecido la unión entre el resto de Estados miembros de la UE, frente a una quinta parte (20%) que sostiene lo contrario.

Del mismo modo, el 37% de los españoles cree que el Brexit ha perjudicado a la UE económicamente, mientras que solo el 8% piensa que ha mejorado la situación del bloque.

La encuesta fue realizada entre el 4 de agosto y el 21 de septiembre con muestras representativas de más de 1.000 personas en 10 países europeos: Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Hungría, Polonia, España, Suecia y Reino Unido; y otros 17 países, incluidos Australia, Estados Unidos, Brasil, México, Turquía, Rusia, China, Japón y Sudáfrica.

Traducción de Julián Cnochaert.

Etiquetas
stats