Ucrania intenta un nuevo operativo de evacuación desde la sitiada Mariúpol

Ciudadanos evacuados en autobús desde Mariúpol, a su llegada a localidad de Zaporiyia el pasado 25 de marzo.

Icíar Gutiérrez

elDiario.es —

0

Nueva oportunidad para poner en marcha una operación de evacuación de civiles de la sitiada Mariúpol. El Comité Internacional de la Cruz Roja ha confirmado que sus equipos se dirigen a la castigada ciudad portuaria, al sur de Ucrania, para llevar ayuda humanitaria y asegura estar listo para facilitar a partir de este viernes la salida segura de los vecinos atrapados en la localidad, escenario de los peores horrores de la guerra.

Las autoridades ucranianas han anunciado por la mañana que han fletado 45 autobuses a Mariúpol y han asegurado que “harán todo lo posible” para que lleguen este jueves y recojan a las personas que aún no han podido salir de la ciudad. Hasta ahora, los principales intentos para llegar a Mariúpol con ayuda humanitaria o autobuses para evacuar a los civiles han fracasado, y los habitantes solo han podido salir por sus propios medios. 

La vice primera ministra de Ucrania, Iryna Vereshchuk ha informado de que han recibido un mensaje del Comité Internacional de la Cruz Roja según el cual Rusia confirmaba su disposición a abrir el acceso para el convoy humanitario a Mariúpol. Según ha indicado, se han enviado 45 autobuses a Mariúpol a lo largo de la ruta y a partir de las 9:00 horas se ha permitido el paso de 28 autobuses a través del puesto de control ruso en Vasilivka, a unos 200 kilómetros de Mariúpol. Además, 17 autobuses ya han salido de la ciudad de Zaporiyia.

El Ministerio de Defensa ruso anunció este miércoles por la noche un alto el fuego local para permitir que los civiles sean evacuados de Mariúpol a Zaporiyia a partir de las 10:00 horas de este jueves, con un punto intermedio en Berdiansk.

“Para el éxito de esta operación humanitaria”, decían en un comunicado, “se propone que se lleve a cabo con la participación directa de representantes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y del Comité Internacional de la Cruz Roja”.

“Miles de personas dependen de esta operación”

Este jueves, el Comité Internacional de la Cruz Roja ha informado de que sus equipos están viajando ahora mismo con artículos de primera necesidad y suministros médicos para estar preparados para facilitar el paso seguro de los civiles fuera de Mariúpol. Sin embargo, han dicho que por razones logísticas y de seguridad, están preparados para dirigir la operación de evacuación mañana viernes, “siempre que todas las partes estén de acuerdo con los términos exactos, incluyendo la ruta, la hora de inicio y la duración”. 

“Es desesperadamente importante que esta operación se lleve a cabo. Las vidas de decenas de miles de personas en Mariúpol dependen de ella”, dice la entidad en un comunicado.

La Municipalidad de Mariúpol ha dicho posteriormente que el plan es que la caravana llegue este jueves a Berdiansk, y este viernes comience el embarque de los autobuses y la evacuación de los residentes de la localidad, “que esperan poder llegar al territorio controlado por Ucrania”. “Hago un llamamiento a todos los socios internacionales para que ayuden y salven a todos los residentes de Mariúpol mediante acciones conjuntas. Salvemos a la gente, salvemos la ciudad”, ha dicho el alcalde, Vadym Boychenko, en Telegram.

La sitiada y bombardeada Mariúpol se encuentra en una situación agónica tras semanas de asedio. El alcalde ha dicho que la ciudad sureña debe ser evacuada por completo y ha recalcado que cerca de 160.000 personas permanecen en la localidad, en la que reitera que es imposible vivir, sin luz, ni calefacción. Muchos vecinos se han refugiado en sótanos durante semanas, sin comida, agua ni medicinas. Miles de personas han muerto en los ataques y la mayoría de los edificios han sido dañados o destruidos, según las autoridades locales.

Según analistas militares occidentales, las fuerzas rusas continúan logrando un progreso constante pero costoso en la ciudad y creen probable que las fuerzas rusas estén sufriendo muchas bajas en los combates, pero ven posible que Mariúpol caiga en cuestión de días.

Los civiles solo han podido abandonar Mariúpol por sus propios medios, como en coches particulares o incluso caminando, sin que haya acuerdos de cese de las hostilidades o que les permitan salir en condiciones de seguridad. Kiev ha acusado sistemáticamente a Moscú de impedir una operación de evacuación a gran escala desde la ciudad, evitando que los autobuses y que los camiones con ayuda humanitaria lleguen a la misma.

El Ayuntamiento dice que más de 80.000 residentes de Mariúpol ya han sido evacuados a Zaporiyia, adonde llegan principalmente conduciendo sus propios vehículos o en autobuses desde Berdiansk, ciudad costera a mitad de camino de la ruta del corredor humanitario. “Cada día comienza con los preparativos para el envío de un nuevo convoy de evacuación y termina con la recepción de las personas que ya han llegado a Zaporiyia. Cada día es una lucha para los habitantes de Mariúpol que permanecen en la ciudad sitiada”, ha dicho el alcalde.

Este jueves, además del envío de autobuses a Mariúpol, se han acordado dos corredores humanitarios en la región de Zaporoyia, desde Melitópol y Energodar y la vice primera ministra ucraniana ha dicho que las personas en vehículos privados pueden unirse a los convoyes humanitarios de Mariúpol y Melitópol.

Emmanuel Macron habló esta semana Vladímir Putin sobre la situación en Ucrania. Según había avanzado el presidente francés estos días, su objetivo era organizar una gran operación de evacuación de los civiles atrapados en la sitiada Mariúpol en cooperación con Turquía, Grecia, las organizaciones humanitarias y las autoridades ucranianas. Tras la llamada este martes, el Elíseo informó de que las condiciones para tal operación “no se dan por el momento” y de que Putin dijo al presidente francés que “lo pensaría” antes de dar una respuesta. Según el Kremlin, el mandatario ruso reiteró que para resolver la situación humanitaria en esta ciudad, “los militantes nacionalistas ucranianos deben dejar de resistir y deponer las armas”.

Este miércoles, tras el anuncio ruso, según recogen medios franceses, el Elíseo dijo: “Somos muy prudentes en este momento porque no es la primera vez que Rusia hace un anuncio de este tipo: alto el fuego local o 'régimen de silencio', como ellos lo llaman”.

Ucrania y Rusia acordaron el 3 de marzo establecer corredores humanitarios para llevar suministros y ayudar a civiles atrapados a salir de determinadas zonas mientras las acciones militares, en teoría, se detienen temporariamente. Pero su aplicación ha sido lenta y limitada, y ha habido muchos intentos fallidos entre acusaciones de violaciones al alto al fuego. Moscú ha culpado por lo general a Kiev de que estas operaciones no den resultados.

AGB

Etiquetas
stats