2021-2023: ¿voto indignado o búsqueda de candidatos 'médicos'?

AM: Yo estoy desconfinando mientras vos estás confinando.

MEC: Exactamente. Bueno, vamos como las estaciones, ¿no?

AM: Siempre a contramano, como el Gobierno y la oposición.

MEC: Bueno, ¿y cómo ves eso...? ¿Qué pasó en Juntos por el Cambio? ¿Cómo va eso? Hablamos más del Gobierno la semana pasada y me interesaría hablar más de la oposición esta.

AM: La oposición tiene la contradicción lógica entre aquellos que están gobernando territorios y aquellos que no. Los que no tienen el incentivo para oponerse al Gobierno nacional. Y los que están gobernando territorio tienen la responsabilidad de administrar las cuarentenas y los planes de vacunación. Así que ahí lo que hay es una tensión lógica porque es un país federal. Entonces la oposición es nacional, pero es oficialismo en por lo menos cuatro provincias y 500 municipalidades. Así que esto nos parece lógico. Después hay otras tensiones, que podemos conversar, que me parecen muy interesantes entre el 2021 y el 2023, por lo siguiente (a ver cómo la ves): el sistema electoral argentino tiene incentivos para irse a los extremos en las elecciones intermedias, las legislativas, porque es gratis, porque no pagás costos, porque si perdés, en última instancia no pasa nada; la gente lo sabe y entonces vota sinceramente, y las elecciones ejecutivas, donde el voto es más estratégico porque nadie quiere que gane el peor, entonces voto al menos malo. Entonces lo que tienden a hacer los candidatos es ser duros en las legislativas y ser moderados en las presidenciales. Pero a esto se suma un escenario contextual, que hasta ahora no habíamos contemplado: la pandemia. ¿Y qué es lo que estamos viendo en la pandemia? Y esto lo tiro para ver cómo lo ves. Mucha gente pensaba que se iba a votar indignado, que la gente iba a estar irritada, que ya venía estallada América Latina y que por lo tanto las próximas elecciones eran para sacarse de encima a los gobernantes. Y lo que estamos viendo es lo contrario. En pandemia, la gente busca doctores, médicos, gente que te cure, que te contenga, que te proteja. Después de la pandemia viene la rabia. Y fijate cómo se cruzan los incentivos entonces. En esta elección legislativa uno tendería a irse a los extremos, pero la pandemia lo que te hace es curar, moderar, contener. Y en el 23 es lo contrario. En el 23, cuando hay que buscar el centro, disputar el elector moderado, porque ese se lo robás al opositor, la gente va a querer romper todo. Y, por lo tanto, van a tener incentivo los candidatos más duros. Esta mezcla de incentivo lo que nos da es la ensalada que estamos viendo. A ver qué te parece.

Mucha gente pensaba que se iba a votar indignado y que entonces las próximas elecciones eran para sacarse de encima a los gobernantes. Y lo que estamos viendo es lo contrario. En pandemia, la gente busca doctores, gente que te cure, que te contenga (AM)

MEC: Sí, yo creo que estoy de acuerdo. O sea, me ayuda lo que vos me decís porque yo hace poco estaba pensando en un dato que me parece muy significativo y es que los ejecutivos no están teniendo castigos electorales a nivel nacional en las elecciones que estamos viendo. Es decir, en las elecciones no necesariamente a los partidos o a los candidatos de los poderes ejecutivos les va mal aún en casos en los cuales uno objetivamente puede pensar que la gestión de la pandemia no ha sido buena. No sé, hace poco veía datos electorales de Gran Bretaña, por ejemplo, y va a ser muy difícil ganarle a Boris Johnson en las próximas elecciones. Y así sucesivamente. Podríamos dar otros ejemplos. Entonces me parece que en Juntos por el Cambio podemos identificar... Digamos, vos hablaste de dos factores, digamos. Está la tensión de irse a los extremos e ir a moderarse, la tensión entre expresar hartazgo y contener o cuidar. También hay tensiones que son inmediatamente partidarias. O sea, entre, por ejemplo, lo que es el PRO y lo que es una UCR que viene un poco más energizada. O por lo menos dice que tiene cierta voluntad de disputar espacios. La pregunta que yo te hago es: ¿cómo se van a procesar estas tensiones en Juntos por el Cambio? O sea, va a haber PASO. Si uno lo compara con lo que fue el 2017 en el peronismo, en donde había un montón de figuras al interior del peronismo que expresaban posturas muy críticas de Cristina Fernández de Kirchner. Hay que recordar, creo que fue Emilio Pérsico, diciendo: es momento de que se jubile Cristina. Y en ese momento, ¿qué es lo que dijo Cristina? Cristina dijo: bueno, de alguna manera, jueguen. Qué se yo. Vayan por afuera y vemos quién tiene los votos. Randazzo fue por afuera y efectivamente se vio quién tenía los votos. Entonces, ¿qué va a hacer Juntos por el Cambio? ¿Va a haber PASO? ¿Va a haber un sistema de decir: jueguen, hacemos una pseudo ley de lemas y vemos quién tiene los votos? ¿O Mauricio Macri va a hacer restallar el látigo y a disciplinar a todos por adentro?

¿Qué va a hacer Juntos por el Cambio? ¿Va a haber PASO? ¿Va a haber un sistema de decir: jueguen, hacemos una pseudo ley de lemas y vemos quién tiene los votos? ¿O Mauricio Macri va a hacer restallar el látigo y a disciplinar a todos por adentro? (MEC)

AM: Veo dos dimensiones para responder esa pregunta. PASO sí o PASO no. Decisión centralizada sí o decisión centralizada no. Se pueden cruzar en todos los casos, porque puede haber unas PASO nacional consensuadas o puede haber PASO en algunas provincias sí y en otras no. O puede, por el contrario, no haberlo por decisión nacional o no haberlo por 24 decisiones provinciales autónomas. Si hay PASO o no en principio depende de un acuerdo con el oficialismo. Hoy tenemos PASO. Es decir, la posibilidad de competir dentro de cada coalición. Mi impresión es que por ahora no va a haber capacidad de disciplinar nacionalmente a la oposición. Y, como nosotros sabemos, elecciones legislativas son 24 elecciones diferentes. En cada provincia se inscriben los partidos y las alianzas que se les ocurra. Y nosotros sabemos que Juntos por el Cambio es una coalición nacional, pero en Mendoza gobierna el radicalismo, aunque se llame Cambiemos Mendoza. En la práctica no le dan mucha participación al PRO. Y en la Ciudad de Buenos Aires sí, ahora, porque en la gestión anterior no. Recién ahora incluyeron a la gente del radicalismo en la capital. Así que mi impresión es que va a haber gran autonomía provincia por provincia con quizá coordinación entre las dos Buenos Aires. Porque ahí la cuestión es clave y sabemos la promiscuidad que hay entre Capital y Provincia. Y la Provincia habitualmente se gana desde candidatos que llegan de afuera, cosa a la que se están oponiendo hoy los intendentes del PRO y el radicalismo bonaerense, que parece que está dispuesto a disputar las invasiones porteñas. Entonces, ¿cuál es la respuesta? No sé. Lo que te planteo son los escenarios. Y lo que hoy me cuesta ver es que las PASO se eliminen, así que está la posibilidad, que la decisión sea centralizada nacional y, por lo tanto, cada provincia no lo que entienda. Y entonces Provincia de Buenos Aires y Capital tendrán que definir. ¿Y quiénes son los jugadores ahí? Larreta, naturalmente, María Eugenia Vidal, cuya ambigüedad es la que determina la incerteza, porque si ella decidiese o dijera "soy candidata", se termina la discusión, Jorge Macri y el radicalismo revitalizado, que tiene aspiraciones tanto en Capital, gobernarla, como en Provincia. Y eventualmente poner un candidato presidencial. No te respondo la pregunta. Lo que te hago es dar puntas por dónde podemos pensar. Pero, hoy, lo veo abierto.

Mi impresión es que va a haber gran autonomía provincia por provincia, quizá con coordinación entre las dos Buenos Aires. Porque ahí la cuestión es clave y sabemos la promiscuidad que hay entre Capital y Provincia. (AM)

En las elecciones que estamos viendo no necesariamente a los partidos o a los candidatos de los poderes ejecutivos les va mal, aún en casos en los cuales uno objetivamente puede pensar que la gestión de la pandemia no ha sido buena. (MEC)

MEC: No mencionaste a Mauricio Macri. O sea, dijiste Larreta, Vidal... Me llama la atención. ¿Vos decís que está corrido de la mesa de toma de decisiones de Ciudad de Buenos Aires y de Provincia?

AM: No, es una buena figura. Él no va a ser candidato. Y esta es la diferencia con Cristina Kirchner en 2017. Cristina se jugó la piel en la elección. Perdió, por poco. Y eso le sirvió sobre todo para aprender. La mayor lección del 2017 es la que se llevó Cristina. La típica: sin mí, no se puede; conmigo, no alcanza. Y fue a ampliar la alianza. Macri creo que eso lo aprendió. La diferencia con Cristina es que en esta elección, en este año, él no pone la piel. ¿Quién pone la piel parecida a Macri? Patricia Bullrich. Pero, ¿Patricia Bullrich es Macri? Yo tengo la impresión de que no. La acabo de escuchar, hoy mismo, en una conferencia pública, no fue privado, y es muy crítica de lo que no se hizo, de lo que se hizo mal en el gobierno anterior. Y ella cree que el gobierno que entra tiene que aprovechar los 100 días. Nada de gradualismo, nada de incrementalismo. Hay que ir a asentar la agenda desde el principio. Y, bueno, capaz que Macri piensa lo mismo ahora. Pero después del incrementalismo, después del gradualismo ya no es lo mismo. Entonces, ¿qué quiero decir? Son los duros Macri y Bullrich. Pero no son lo mismo. Y para mí es más importante lo que decía ayer Patricia Bullrich que lo que quiera hacer Macri. Puedo estar equivocado. 

Macri no va a ser candidato. Y esta es la diferencia con Cristina Kirchner en 2017. Cristina se jugó la piel en la elección. Perdió, por poco. Y eso le sirvió sobre todo para aprender. (AM)

MEC: Bueno, tal vez podamos cambiarle el nombre al podcast, ¿no? Me parece que "puedo estar equivocado" sería un excelente título para nuestro podcast también.

AM: Y no nos equivocaríamos.

MEC: Y no nos equivocaríamos. Exactamente. 

Etiquetas
stats