Reunión en Casa Rosada

Alberto Fernández, al gabinete: “Los ataques son a Cristina”

Alberto Fernández durante la reunión de gabinete

El mensaje se repitió al principio y al final de la reunión, de más de dos horas, de gabinete. Alberto Fernández se enfocó en un registro político sobre el atentado contra Cristina Kirchner la noche del jueves, interpretó que aunque la mirada general es sobre el riesgo democrático, el dispositivo de agresión, que alcanzó su paroxismo con el intento de magnicidio, se personaliza en la vicepresidenta. “Los ataques son a Cristina, son a ella”, dijo ante sus ministros.

Luego de grabar la Cadena Nacional, que se emitió a las 23.55, el presidente definió con el jefe de Gabinete Juan Manzur la convocatoria a una reunión de gabinete de urgencia para las 8:30 en Casa Rosada. Antes había resuelto la definición del Feriado Nacional para el viernes, tarea que derivó a la secretaria de Legal y Técnica, que pasada las 2 AM completó la redacción y el proceso para la publicación, con la firma de todos los ministros, del decreto 573.

Fernández habló al principio y al final de la reunión. El eje argumental que expuso el Presidente siguió un hilo que arrancó con el plan de estigmatización de la vice, su “persecución judicial”, como parte de esa acción, el objetivo de condenarla y “meterla presa”, y, al final, alcanzó el paroxismo en el atentado contra su vida. Fue allí donde repitió la figura de que aunque es una embestida contra el peronismo y contra la democracia pero que, “los ataques son a ella”.

Hubo, luego, informes del ministro de Seguridad Aníbal Fernández y del titular de la AFI, Agustín Rossi, sobre la marcha de la investigación. Ahí estuvo el primer detalle sobre el allanamiento en dos domicilios del atacante donde se encontraron, entre otras cosas, dos cajas con 50 balas cada una. También la decisión de alojarlo en la Unidad Antiterrorismo de la policía Federal sobre la calle Cavia, en Palermo. En su mensaje nocturno, el Presidente apuntó especialmente a la custodia del detenido. Hay un clima sensible sobre la protección de la vicepresidenta. Críticas sobre la falta de prevención y planteos sobre como se maneja el equipo que rodea a Cristina.

Eduardo “Wado” De Pedro, que estuvo en la casa de la vice hasta avanzada la madrugada, no participó de la reunión. “Está con la organización de la movilización”, transmitieron desde su entorno. El ministro del Interior fue uno de los pocos ausentes en la reunión que se extendió por más de dos horas y en la que estuvo presente, sentado junto a Manzur, el ministro de Economía Sergio Massa.

Además de defender la decisión de dictar un feriado nacional, para expresar la dimensión del hecho ocurrido el jueves, Fernández transmitió que había mantenido conversaciones con referentes empresarios, sociales y religiosos y que haría una convocatoria a una mesa social “de diálogo”. El análisis fue si en esa convocatoria se incluía a los partidos y referentes opositores. Se debatió ese punto. La determinación, al final, fue que el espacio institucional para la búsqueda de consensos y acuerdos con la oposición sea el Congreso. El jueves por la noche, a instancia de José Mayans y Juliana Di Tullio, se convocó a los bloques opositores y se emitió un comunicado conjunto.

Para el sábado, según confirmaron Cecilia Moreau y Germán Martínez, está convocada una sesión especial en Diputados para el mediodía. Las dos instancias funcionarán, en ese marco, como señal lo más amplia posible de repudio a la agresión a la vice y, además, como una “oportunidad” para retomar un diálogo entre sectores y actores que están distanciados.

En un comunicado oficial se indicó que “el Presidente Alberto Fernández convocó para esta tarde a las 16 hs en la Casa Rosada a representantes de los sectores sindicales, sociales, empresariales, de derechos humanos y diferentes credos para construir un amplio consenso contra los discursos del odio y la violencia”. Hubo contactos y mensajes con distintos referentes opositores.

PI

Etiquetas
stats