Se canceló la reunión por el FMI entre Guzmán y la oposición, y en JxC acusan al Gobierno de esconder un “ajuste”

El ministro Guzmán al informar sobre las negociaciones con el FMI ante los gobernadores.

Finalmente no habrá cumbre entre el ministro Martín Guzmán y Juntos por el Cambio por la negociación con el FMI. Pactada entre el gobernador radical Gerardo Morales y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, a modo de encauzar un diálogo entre el oficialismo y la oposición de cara a la dura discusión que tiene el Gobierno con el Fondo, la reunión que iba a desarrollarse mañana por la tarde en el Congreso se canceló y la oposición acusó a la Casa Rosada de aceptar un ajuste presupuestario por parte del Fondo.

“Guzmán no quiere dar cuenta del ajuste que pactó con el Fondo”, recogió elDiarioAR del mandatario jujeño, echando por tierra cualquier posibilidad de que se retomen las conversaciones en las próximas horas. 

El cónclave había sido confirmado la semana pasada por el propio gobernador y presidente de la UCR, y las condiciones en las que se iba a dar –en el ámbito del Parlamento y con la presencia de los jefes de bloque de JxC– habían hecho que también se sumara al convite el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. 

Sin embargo, desde el Gobierno nunca había sido oficializado y el viernes pasado se especuló con que podría realizarse en el Palacio de Hacienda, en vez del Congreso. Pero este lunes se supo que la agenda del ministro Guzmán el martes sería otra: tiene previsto viajar a San Juan para acompañar al presidente Alberto Fernández y al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. “No hay nada por ahora”, decían voceros del funcionario sobre la reunión con la oposición. Y finalmente no habrá nada.

La noticia cayó como un baldazo helado en la oposición, que analiza por estas horas reunirse en la Mesa Nacional para dar una respuesta unificada al Gobierno. “Estamos desconcertados. Es surrealista”, expresó a este medio un habitué del Congreso del radicalismo. Y tirándole la pelota a la Casa Rosada, argumentó: “Morales tenía el compromiso de que se hiciera, pero pareciera que lo dejaron en banda”, una frase que explicaría el enojo on the record del mandatario provincial.

Mario Negri dio a conocer su posición desde su cuenta de Twitter. “Un final anunciado. El ministro de Economía y el Gobierno sólo querían una reunión con la oposición para que los aplaudieran, sin informar nada. Están jugando con el futuro de los argentinos y de continuar así encaminan al abismo a todo el país”, escribió el radical y diputado cordobés.

Es que la concreción de la reunión no solo era una señal hacia el oficialismo, que encarnado por Massa habría aceptado firmar una tregua con la oposición –luego del desplante a la exposición en el Museo del Bicentenario hace dos semanas– para mostrarle al FMI cierto consenso político a nivel país. Sino también puertas adentro de JxC ya que cualquier tipo de diálogo con el kirchnerismo avivaba las diferencias entre el sector moderado –las “palomas”, al que pertenecen Morales y Larreta– y los intransigentes –los “halcones”–referenciados con en Patricia Bullrich y Mauricio Macri.

La grieta cambiemita quedó expuesta en los últimos días a la luz de los medios. En el raid de entrevistas que ofreció el alcalde porteño durante el fin de semana se mostró a la expectativa del encuentro con el titular del Palacio de Hacienda. “Vamos a ir a escuchar”, había dicho Morales, luego de argumentar que como fuerza política que tomó la deuda en la gestión anterior, tenían la responsabilidad de acompañar al gobierno nacional en la negociación. Por su parte, Bullrich, que ya le había  cuestionado a Morales sus críticas internas, admitió las discusiones en una entrevista a La Red: “En el peronismo se matan entre ellos, en Juntos tenemos una alianza con algunos debates, pero nadie se fue. Sin duda que tuvimos problemas”.

La cumbre Guzán-JxC ya se había pospuesto en un primer momento, cuando Massa tuvo que aislarse la semana pasada por ser contacto estrecho de Covid-19 y se llamó a silencio. De hecho, aún no piso Diputados y recién lo haría en los próximos días. Y con la Casa Rosada enfrascada en la ola de calor y los cortes de luz, los únicos dirigentes que hablaban sobre la cumbre fueron los opositores. 

Sin embargo, había trascendido que el ministro de Economía no solo estaría acompañado por el titular de la Cámara baja en la cumbre con la oposición, sino también por el diputado Máximo Kirchner –que estaba terminando sus vacaciones– y el senador José Mayans. Por eso en el oficialismo no parecen hacerse cargo de una cumbre que nunca se confirmó más allá de los medios. “No tuve novedades –expuso desentendido un vocero que frecuenta la presidencia de Diputados–, la actividad en la Cámara se reinicia esta semana de a poco”.

MC

Etiquetas
stats