Asado con la tropa amarilla y apuesta por su exministro de Turismo: Macri busca tallar en la interna cordobesa

Macri, reunido con su exministro Santos la semana pasada

Mauricio Macri quiere capitalizar el apoyo a prueba de balas que mantiene en la provincia más amarilla del país. Córdoba es su “lugar en el mundo”. Así lo definió el expresidente en varias oportunidades. En las elecciones del 2019, obtuvo el 61,3% de los votos; le sacó 32 puntos de ventaja a Alberto Fernández. Fue un récord anticlimático, dentro de una elección nacional que perdió por ocho puntos. Un año y medio después, las encuestas de imagen actuales lo siguen mostrando entre las figuras políticas más destacadas por los cordobeses. 

Ahora, de vacaciones en un country VIP ubicado en Alta Gracia, a 36 kilómetros de la capital de Córdoba, el expresidente pretende darle un rédito electoral a ese favoritismo impermeable. O al menos, busca empezar a hacerlo, con un ojo y medio puesto en las elecciones para la gobernación de 2023. Dentro de dos años y medio, Juan Schiaretti abandonará el poder provincial. Para llegar con una postulación propia competitiva, Macri quiere que el PRO atraviese exitosamente el trampolín de las legislativas. Su ambición lo aleja de la imagen del expresidente jubilado, que ni siquiera se interesa por el armado de las listas.

Este miércoles por la noche, Macri recibirá a la dirigencia cordobesa del PRO. El asado se concretará en el barrio privado El Potrerillo de Larreta, donde el jefe del PRO descansa desde el domingo pasado. Se trata de un country de golf de lujo, ubicado entre las sierras, los arroyos y las cascadas cordobesas. 

El campo de golf fue diseñado en 1996 por el arquitecto Ignacio Zuberbuhler (nieto de Enrique Larreta), con sus hijos. Macri es amigo de la aristocrática familia Zuberbuhler.

La cena amarilla en El Potrerillo de Larreta fue organizada por el secretario de Macri, Darío Nieto, quien se hizo conocido a raíz de la causa por el espionaje ilegal. La lista de invitados incluye a 20 dirigentes del PRO cordobés. Por protocolo Covid-19, ni uno más que 20. Algunos de los comensales serán: el presidente del partido amarillo de la provincia, Javier Pretto; los diputados Soher El Sukaria, Héctor Baldassi, Gabriel Frizza y Adriana Ruarte; la senadora nacional Laura Rodríguez Machado; los intendentes Pedro Dellarossa (Marcos Juárez) y Eduardo Romero (Villa Allende); los legisladores Darío Capitani y Alberto Ambrosio; y el titular de la Fundación Pensar Gustavo Santos. El diputado Luis Juez, pese a no formar parte de la escudería PRO, podría ser aceptado como un practicante más de la fe amarilla.  

Ex ministro de Turismo de Macri, Santos es el favorito del presidente para encabezar las listas cordobesas, ya sea la de diputados o la de senadores nacionales. Macri lo apadrinó directamente desde sus redes, y también lo hizo indirectamente por vía de su generala: Patricia Bullrich. La exministra de Seguridad y presidenta del PRO también anduvo de gira por Córdoba para presentar su libro "Guerra sin cuartel", mostrando a la pasada su predilección por Santos. 

Ese dedazo macrista, hecho ahora desde el llano, le suma ruido a la interna provincial de Juntos por el Cambio. En la alianza opositora sobran los autopostulados y los choques de ambiciones. Como suele suceder, hay menos sillas que aspirantes a ocuparlas. Entre los anotados figuran Luis Juez, Mario Negri (quien coquetea con la posibilidad de ir por una banca en el Senado, si bien le quedan dos años de mandato como diputado), Baldassi, Rodríguez Machado, el exintendente Ramón Mestre y El Sukaria.

Con un somero pasado radical, pero un presente ultraamarillo, las chances de Santos vienen con una contraindicación: su alto nivel de desconocimiento. Según una encuesta reciente que circuló en la provincia, el exministro de Turismo figura octavo en un ranking de dirigentes provinciales. Octavo, sobre 15 dirigentes medidos. 

El estudio fue realizado por Zuban Córdoba & Asociados, fusión de dos consultoras. Entre el 1 y el 5 de abril, la encuestadora hizo un relevamiento de 400 casos en la capital provincial, donde vive el 43% de los cordobeses.

La esperanza mauricista cuenta con un 30,2% de imagen positiva; 13,1% de negativa; y casi un 40% de desconocimiento. La tabla la encabeza Juan Schiaretti (61%), seguido por el intendente de Córdoba Martín Llaryora (50,3%) y el concejal opositor Rodrigo de Loredo (46,8%). Más atrás aparecen Mario Negri (45,7%), Héctor Baldassi (40%), Luis Juez (38,8%) y Laura Rodríguez Machado (35%), todos ellos arriba de Santos.

Respecto a la imagen de los políticos nacionales, Macri no figura puntero. Rankea cuarto, con 50,2% de positiva y 48% de negativa. Lo superan tres compañeros de ruta PRO: María Eugenia Vidal (60,8%), Patricia Bullrich (59,2%) y Horacio Rodríguez Larreta (54,7%). Alberto Fernández suma 31,1% de positiva, mientras que Cristina Kirchner alcanza un módico 23,9%.

Según el informe de Zuban Córdoba & Asociados, sólo el 5,8% de los cordobeses encuestados en la Capital se considera kirchnerista, contra 15,6% que se define macrista. Y un 51,5% se admite antikirchnerista, mientras que apenas un 15,5% abraza la bandera del antimacrismo. Ante ese mapa de preferencias, la bendición del expresidente todavía es un activo dentro de la danza de los aspirantes cordobeses.

AF

Etiquetas
stats