Cristina Kirchner perdería el control del Senado

Cristina Kirchner, al frente de una sesión en el Senado. Quórum en riesgo.

Cristina Kirchner perdería el control del Senado. Esa sería la foto de la Cámara alta, si los resultados de cada fuerza en las PASO se proyectaran al 14 de noviembre. Es que de las 72 bancas en total, el Frente de Todos quedaría con 35 senadores (hoy tiene 41), y estaría obligado a negociar con partidos provinciales para llegar a los 37 votos necesarios para el quórum.

En el oficialismo sabían que la disputa en la Cámara alta no es fácil, ya que pone en juego 15 bancas, y con los resultados de las PASO apenas recuperaría nueve. Fuentes consultadas por este medio estimaban que se podían perder legisladores, pero no creían que estaba en riesgo el quórum. Con los números de las primarias, la alerta está encendida. 

Se estaría cumpliendo el vaticinio de Patricia Bullrich, que al cierre de la campaña machacaba con el objetivo de quitarle cinco senadores al FdT para que pierda el quórum: la realidad le daría el espaldarazo, ya que perdería seis senadores. 

Ese retroceso oficialista significaría, a la vez, un avance importante del macrismo. Porque la primera minoría continuaría siendo Juntos por el Cambio, aunque ya mucho más cómodo: pasaría de 25 a 31 senadores; sumaría 14 más, seis más a los que pone en juego.

En estas legislativas hay elecciones para el Senado en ocho provincias (Catamarca, Chubut, Corrientes, Córdoba, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán), y en casi todas el oficialismo alcanzaría a sumar al menos una banca. Pero la derrota más dura se da en Córdoba, donde Carlos Caserio, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, no podría renovar el cargo. 

En territorio mediterráneo, el recuento provisional marca una clara tendencia en favor de Junto por el Cambio, que se llevaría las dos primeras bancas, con la boleta de Luis Juez superando incluso a su competidor interno, Mario Negri. 

La tercera banca en disputa quedaría Alejandra Vigo, del peronismo gobernante, quien podría ser la llave del kirchnerismo para negociar el quórum, así como otros monobloques provinciales que en algunas oportunidades ya han acompañado al oficialismo y aún tienen mandato más allá de este año: Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro), Magdalena Solari Quintana (Misiones) y Lucila Crexell (Movimiento Neuquino).

El FdT apenas está ganando en Tucumán y Catamarca, donde se quedaría con las dos primeras bancas en disputa. En el resto de los distritos quedó segundo, detrás de JxC, por lo que sumaría un legislador por cada uno, perdiendo la mayoría que tenía de Santa Fe, La Pampa, Corrientes y Chubut.

MC

Etiquetas