El Gobierno nacional ya no pide el desalojo de la comunidad Lafken Winkul Mapu en Villa Mascardi

El conflicto en la zona de Villa Mascardi se inició en 2017

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación dejó de ser querellante en la causa abierta contra el Lof Winkul Mapu en torno a la posesión de las tierras de Villa Mascardi. De esta forma, sólo la Fiscalía que encabeza Sylvia Little sostiene la demanda de desalojo de la comunidad.

El Parque Nacional Nahuel Huapi comprende 710 mil hectáreas, de las cuales la comunidad mapuche reclama aproximadamente 10, bajo la figura de la recuperación por la presencia ancestral en la zona.

En el contexto de ese expediente, que ahora toma un nuevo perfil, el ex Juez subrogante del Juzgado Federal de Bariloche, Gustavo Villanueva, ordenó el desalojo en noviembre de 2017. En ese operativo miembros del grupo Albatros de la Prefectura Naval Argentina están acusados de asesinar por la espalda a Rafael Nahuel.

El retiro de la querella por parte de Parque Nacionales -en realidad, dejó vencer el plazo para solicitar la elevación a juicio- había sido solicitado por organismos de derechos humanos al ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan Cabandié. Incluso algunos sectores del Gobierno nacional pugnaron por favorecer los espacios de diálogo y para lograr ese ámbito de negociación creían indispensable que el Estado abandone la querella.

Fuentes del Gobierno nacional confiaron a este medio que de la discusión interna sobre el tema participaron la Ministra de Seguridad, Sabina Frederich, la de Justicia, Marcela Losardo, a quienes se sumaron el titular de la Secretaría de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, y hasta el Jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero.

Inicialmente, Cabandié rechazó que Parques se aparte de la querella pero se impuso la insistencia del sector que planteó una resolución por vía de negociación política.

Las mismas fuentes recordaron que Seguridad, Justicia, y Derechos Humanos “han dispuesto la creación de Mesas de Resolución Alternativa de Conflictos”, y que “ese mecanismo permite invitar a todos los sectores en disputa con la garantía de tener un espacio en donde sus posturas o sus demandas serán escuchadas y atendidas”.

Funcionarios con acceso directo al presidente Alberto Fernández, recordaron que “otras posiciones, como la que intentó la gestión anterior, no solamente fallaron como soluciones sino que produjeron tragedias, como el asesinato de Rafael Nahuel. Nosotros mantenemos nuestra convicción de que es posible otra manera de resolver las diferencias, que en primer término se proponga incluir, en vez de reprimir como única respuesta”.

SR

Etiquetas