Ordenan al más exclusivo country de Bariloche abrir un paso para una comunidad mapuche

El country Arelauquen está sobre el Lago Gutiérrez en Bariloche.

Una medida cautelar de la Justicia Federal de Bariloche obliga al exclusivo country Arelauquen a establecer una “servidumbre de tránsito libre e incondicionada” que le permita a la Comunidad mapuche Quijada el ingreso a su territorio.

El Arelauquen Golf & Country Club, ubicado a orillas del lago Gutiérrez, es un barrio cerrado de 780 hectáreas que alberga las mansiones de multimillonarios jugadores de futbol, directivos de bancos, de grupos de medios y dueños de las prepagas de salud más grandes del país, ex funcionarios de la gestión de Cambiemos.

En 2007, tras la compra de 50 hectáreas a una heredera de un antiguo poblador, el country -propiedad del grupo belga Burco- alambró la zona, cerrando el paso al territorio de la comunidad Quijada, ubicada en la ladera sur del cerro Otto. Ese paso es conocido como camino Los Álamos. Además, según la denuncia que analiza la Justicia, el privado avanzó sobre hectáreas de la comunidad, a la que despojó de 30 hectáreas que incluyen su cementerio.

Desde hace 13 años el cierre del paso obliga a la comunidad a recorrer un largo, escarpado y peligroso periplo para poder ingresar y salir de su territorio. Antes, el acceso directo lo realizaba a través del barrio Unión. Pero desde 2007 los Quijada deben subir en vehículo por la ladera norte del cerro Otto, y luego, por la cara sur, bajar a pie por una huella para carro tirado por bueyes que hace más de 50 años abrió José Celestino Quijada, hoy de 105 años.

Ahora, mientras el Poder Judicial resuelve la disputa de fondo por el paso y las hectáreas en conflicto, el Juez Federal subrogante de Bariloche, Gustavo Zapata, hizo lugar a la cautelar de la comunidad y obligó a Arelauquen Golf & Country Club a abrir un paso directo y paralizar las obras en el territorio en pugna.

“Esto es la libertad, volver a ser nosotros, volver a ser lo que éramos, volvemos a ser libres después de 13 años presos”, dijo Luisa Quijada, desde su ruka (casa) rodeada por las primeras nieves del año.

La sentencia establece un plazo de 20 días para la apertura del camino, y la posterior aplicación de una multa diaria ante el incumplimiento.

Para Luisa, Arelauquen “no va a aceptar el fallo y le va a pagar a los jueces para que no los multen, como hicieron todos estos años”.

El Juez Zapata valoró especialmente el relevamiento e informe presentado por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) que “reconoció recientemente la ocupación actual, tradicional y pública de la comunidad Lof Che José Celestino Quijada sobre el territorio comunitario”.

El pasado 14 de mayo se publicó en el Boletín Oficial nacional, la Resolución 43/2021 dictada por el INAI que marca el fin del relevamiento que establece la presencia histórica de esa comunidad mapuche.

Medidas cautelares presentadas antes de la presentación de dicho informe, fueron rechazadas. Pero ahora, “la situación descripta -planteó el Juez- modifica sustancialmente los argumentos tenidos en cuenta anteriormente al momento de resolver el rechazo de las medidas cautelares solicitadas con el escrito de inicio. Ello así, toda vez que el Estado Nacional a través de los organismos competentes (INAI) estableció y dio certeza respecto del lugar de asentamiento de la comunidad”.

El cierre del paso puso en riesgo la continuidad de la presencia de los Quijada en su territorio. Fueron los hermanos José Ángel y Luisa, quienes permanecieron a pesar de verse obligados a recorrer el peligroso sendero para ingresar y salir.

“Nos cercaron, nos mataron animales, alambraron las únicas ocho hectáreas planas del territorio y ocuparon nuestro cementerio”, repasó Luisa Quijada.

“A partir de la interrupción del paso la vida de la comunidad cambió drásticamente porque los niños ya no podían asistir a la escuela, la gente no podía salir a trabajar y volver al territorio porque se hace muy complicado. Hasta el día de hoy sigue pasando eso”, explicó el abogado de la comunidad Matías Schraer a Radio Nacional Bariloche.

Schraer dijo que “muchos miembros de la comunidad fueron abandonando el territorio, porque necesitaban continuar con sus vidas y el acceso al territorio es muy complicado, tienen que subir con un vehículo a la punta del cerro Otto y después bajar por la ladera en un camino de más de una hora y media muy empinado. Hay gente mayor en la comunidad, gente que ha tenido problemas de salud, articulaciones, gente discapacitada. Esto la hizo sumergir en la más extrema pobreza”, detalló.

Arelauquen Golf & Country Club construyó un paredón y electrificó parte de la cerca que lo divide de la comunidad e impide el uso del camino tradicional.

Los argumentos del fallo -al que accedió elDiarioAR- establecen que “teniendo en consideración la ubicación geográfica del territorio comunitario, como así también los dichos de los integrantes de la comunidad accionante -respaldados con la prueba documental acompañada oportunamente-, se desprende que la accesibilidad a las tierras que habitan, reviste un ostensible grado de complejidad. Si bien es factible el ingreso, entiendo que corresponde dictar la medida cautelar solicitada, a fin de resguardar la salud y seguridad de los accionantes”.

Es que, interpretó el Juez, “corresponde la imposición de una servidumbre de tránsito a Arelauquen”, ya que “la doctrina tiene dicho que no es necesario que (la comunidad) no tenga comunicación alguna, sino que no sea suficiente”.

Una segunda resolución del mismo juez amplía las obligaciones para el country y le ordena la “paralización inmediata de toda obra y/o movimiento de suelo que esté desarrollando sobre el territorio ocupado por la comunidad accionante”.

“La comunidad siente que el fallo enmienda mínimamente las injusticias que sufrieron”, dijo el abogado Schraer pocos días después de conocida la sentencia.

SR

Etiquetas
stats