Tope a reelecciones: dos intendentes pidieron licencia para asumir otros cargos y ya suman ocho en el conurbano

Jorge Macri asumió como ministro de Horacio Rodríguez Larreta

Casi en simultáneo, mientras Jorge Macri juró como ministro de Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, Ariel Sujarchuk fue recibido en la quinta de Olivos por Alberto Ferrnández para acordar su designación en un cargo nacional, como titular del Ente de administración de la Hidrovía. Los dos alcaldes, uno de Vicente López, el otro de Escobar, dejan sus cargos y pasan a integrar un bloque de ocho intendentes del conurbano que se despiden, al menos formalmente de sus distritos, para asumir otros roles y, de paso, encontrar el atajo para gambetear la ley que les impide volver a competir en el 2023.

Sobre la hora, a días de una deadline -la ley establece que si cumplen dos años y un día en el cargo, computa como mandato entero- el macrista y el peronista, se tomaron licencia y se suman al pelotón que comparten otros seis alcaldes mientras en la Legislatura bonaerense siguen, en sigilo y con versiones cruzadas sobre lo que ocurrirá, las negociaciones para retocar el capítulo de reelecciones y establecer que el período 2015-2019, durante el que se aprobó la ley, no compute como primer mandato.

De ese modo, los 90 intendentes bonaerenses que con la norma actual no podrían reelegir dentro de dos años, podrían presentarse otra vez en el 2023, pero el tope de reelecciones se concretaría en el 2027.

Sobre el mapa de 25 municipios del conurbano próximo, ocho ya están con licencia y 6 seis tienen resto para competir porque asumieron en el 2019. De ese modo, quedan 11 alcaldes que con la normativa actual no podrán competir dentro de dos años. El número podría reducirse en estos días. Por caso, fuentes del PJ indican que Alejandro Granados, multi reelecto intendente de Ezeiza, pedirá licencia a su cargo antes del 10 de diciembre.

Esa lista la integran Gustavo Posse (San Isidro), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Gustavo Menéndez (Merlo), Jaime Méndez (San Miguel), Mario Ishii (José C. Paz), Julio Zamora (Tigre), Néstor Grindetti (Lanús), Fernando Gray (Echeverría). Andrés Watson (Florencio Varela) y Granados.

Cuatro provienen de Juntos por el Cambio, el resto del Frente de Todos aunque uno de ellos, Gray, aparece alejado del dispositivo oficial.

Aunque la mirada está puesta en los intendentes del gran Buenos Aires, el número masivo de alcaldes que se verían beneficiados por una reforma de la ley está en el interior de la provincia, donde está la mayoría de los 90 alcaldes que inicialmente están vedados de volver a competir en el 2023. En el desglosado político, el mayor número son jefes comunales de Juntos por el Cambio.

Los dos datos derivaron, en estos meses, en un argumento político que circula en el FdT. “¿Por qué hacer el gasto y pagar el costo político, si la ley va a beneficiar sobre todo a intendentes de Juntos?”, apuntó un dirigente que está involucrado en la negociación y apunta que, tras la licencia de Sujarcuch, son “pocos” los intendentes nuestros“ de peso no podrán reelegir y mencionó a Ishii, Descalzo, Menéndez y Zamora. El de José C. Paz prepara su sucesión, Descalzo ya amagó con promover a su hijo Pablo, Menéndez tiene de mano derecha a su hermana y Zamora tiene, en carpeta, una figura para que lo suceda.

Los licenciados

Macri y Sujarchuk se sumaron a un grupo de alcaldes que fueron electos en el 2019. Algunos, como Gabriel Katopodis (San Martín), se integraron tempranamente al gabinete de Alberto Fernández y otros lo hicieron avanzada la gestión: Jorge Ferraresi en Vivienda y Juan Zabaleta en Desarrollo Social. Mariano Cascallares (Brown) fue electo diputado provincial mientras que Martín Insaurralde (Lomas) juró como jefe de Gabinete de Axel Kicillof y Leo Nardini como ministro de Infraestructura bonaerense.

Entre los que pueden competir figuran Mayra Mendoza (Quilmes); Lucas Ghi (Morón), Fernando Espinoza (Matanza), Juan José Mussi (Berazategui), Mariel Fernández (Moreno) y Juan Andreotti (San Fernando).

La reforma

La foto es determinante para entender, además, que no todos los actores del sistema político empujan o están a favor de una reforma de la ley. Como contó elDiarioAR la semana pasada, en el radar aparecen tres actores que pueden empantanar la eventual reforma. Se trata de Sergio Massa, que fue uno de los promotores e insiste con que no apoyará un cambio, el sector que responde a María Eugenia Vidal que anticipó su negativa a la reforma y Facundo Manes que expresó su desacuerdo con una reforma, lo que puede limitar los movimientos de Maximiliano Abad, presidente del bloque de los diputados de la UCR, pero además titular del Comité provincia de la UCR, que motorizó el desembarco de Manes en la candidatura a diputado.

“No está entre las prioridades pero se va a tratar. Se va a proponer desde el pleno de la Legislatura en acuerdo de los bloques mayoritarios”, apunta una fuente del FdT y se anima a dar certezas de que habrá un cambio en la ley: la eliminación del artículo 7 que refiere a cuál es el primer mandato que se debe computar. Esta semana comenzó el debate parlamentario sobre el presupuesto bonaerense que, junto a la ley impositiva y al endeudamiento, son las tres leyes que pide Axel Kicillof para cerrar el año.

Mientras esas conversaciones avanzan, Insaurralde está a cargo de buscar los acuerdos en el FdT y Juntos para que se retoque la ley de las reelecciones y se permita que en el 2023 los 90 intendentes que no pueden aspirar a otra reelección, puedan hacerlo.

PI

Etiquetas
stats