Investigación de la UBA

Balance 2021: “incertidumbre” volvió a ser la palabra del año en Argentina

Economía, inseguridad y gestión política en general son las principales preocupaciones al pensar en el país.

Uno de cada dos argentinos teme que en 2022 no termine la pandemia de Covid-19. A la vez, uno de cada dos argentinos esperan que el próximo año les permita mejorar la calidad de sus vidas y la de sus familias. Son apenas dos de los resultados que se desprenden de la investigación “Balance 2021 y Expectativas 2022” formulado por el Observatorio de Psicología Social Aplicada (OPSA) de la Facultad de Psicología de la UBA.

La preocupación por la continuidad de la pandemia -que ahora mismo en la Argentina se encuentra en un nuevo incremento acelerado de casos positivos- es la segunda en las mentes de los 1.002 argentinos y argentinas que participaron de la encuesta, hecha entre el 10 y el 19 de diciembre. La primera inquietud es que aumenten los casos de inseguridad: alcanza al 59% de las personas encuestadas.

A la vez, el estudio instó a las personas a que, con una sola palabra, describieran el saldo de 2021. “Incertidumbre” fue, por amplia mayoría, la más repetida. Le siguieron, dando cuenta de la ambivalencia de sensaciones, “bueno”, “positivo” y también “negativo”.

El observatorio que depende de la Universidad de Buenos Aires ya había llevado a cabo la investigación en 2020, primer año de la pandemia de Covid-19 en la Argentina. “También la haremos a fin de 2022, lo vamos a tomar como un monitor permanente. El balance de 2021 resultó más favorable en aspectos personales que el de 2020, que fue muy trágico para toda la sociedad argentina. Era esperable que ante tanta tragedia resultara un año mejor, eso se reflejó en el ámbito de lo personal e individual”, describe Gustavo González, doctor en Psicología y titular de OPSA.

“Lo que nos sorprendió al procesar los resultados fue ver la enorme diferencia que hay entre esa mejora en la sensación personal y la mirada que los argentinos tienen respecto de la marcha del país. Ese balance es notoriamente más negativo que lo que los encuestados reflejaron respecto a sus vidas, incluso peor que el balance que habían hecho en 2020. Las variables que peor calificaron tienen que ver con la economía, el empleo, la Justicia, la seguridad y la gestión política en general”, suma González.

En la comparación entre ítems vinculados al rumbo del país, la investigación de OPSA determinó que la economía y la seguridad fueron, para las personas encuestadas, las que más empeoraron respecto de 2020. Sólo la gestión sanitaria de CoVid-19 obtuvo mejores resultados que el año pasado: la vacunación puede ser la clave de esa mejora.

El 44% de los argentinos se siente “esperanzado” de cara a 2022, pero uno de cada cuatro está resignado o desganado. Esas mismas personas apostaron por la palabra “mejorar” y “tranquilidad” cuando se les preguntó qué esperan para el próximo año.

“En 2020 vivimos en una olla a presión respecto de nada menos que la vida o la muerte. Eso tuvo un enorme impacto en la salud mental, y con la llegada de la vacunación, que al principio fue lenta pero luego se desaceleró, ese impacto empezó a descomprimirse”, destaca González.

“Hubo reactivación en algunos sectores a medida que fuimos saliendo del confinamiento, y eso hizo que fuera mejorando la mirada respecto del escenario personal. No obstante, las respuestas más positivas en cuanto a la propia situación tuvieron sobre todo que ver con personas de clase alta y media-alta, es todavía muy difícil para las personas de situaciones socio-económicas más difíciles”, explica el titular de OPSA. “La mirada pesimista aparece cuando se piensa en hacia dónde se encamina el país, y la incertidumbre, que no bajó respecto de 2020, tiene que ver con eso. Sigue presente la necesidad de un horizonte medianamente claro sobre hacia dónde va el país, y por ende el desarrollo individual de cada persona en ese país”, suma.

JR

Etiquetas
stats