Segunda ola

Tras 14 meses de pandemia, un paro en el sistema de salud pública paraliza la atención médica en Córdoba

Pasillo vacíos en los hospitales públicos de Córdoba.

Con críticas al presidente Alberto Fernández por su discurso de anoche, y al gobernador Juan Schiaretti por no atender sus reclamos; los trabajadores de la salud de Córdoba están realizando hoy un paro y asambleas con alto acatamiento en los hospitales y centros de salud estatales.

La protesta fue convocada por la Multisectorial de la Salud que integran la Asociación Civil Médicos de Córdoba, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), el Foro de Especialidades Médicas de Córdoba y Médicos Unidos. El pasado jueves 8, la Multisectorial de la Salud realizó una protesta similar en reclamo “contra la precarización laboral, por la recomposición salarial y la incorporación de mayor personal”.

Ayer miércoles 14, Córdoba registró 1.841 nuevos casos de Covid-19 y 18 muertos. El lunes 12, la cifra había sido de 1.279 contagios y 11 víctimas fatales. Para hacer frente al avance del Covid, el martes 13, el gobernador Schiaretti, junto al ministro de Salud, Diego Cardozo y representantes de las clínicas y sanatorios privados había anunciado la incorporación de 850 camas para las Unidades de Terapia Intensiva, de las cuales 600 irían al sector público y 250 se sumarán a fin de mes o principios de mayo al sector privado.

El presidente del Consejo de Médicos de Córdoba, Andrés de León advirtió en declaraciones a Radio Universidad que “no existe en la provincia personal suficiente para poder atender la cantidad de camas críticas que fueron anunciadas por el Gobierno. El año pasado fue escaso y tuvimos ese inconveniente y este año parece que será igual”.

Por esa razón, los trabajadores de la salud que hoy están realizando las medidas de fuerza –son asambleas por turno y no se atienden consultorios ni cirugías programadas, sólo emergencias y pacientes Covid- reclaman que “cesen los despidos, incorporen personal y los salarios no estén por debajo de la línea de pobreza”.

Estela Giménez, enfermera desde hace 18 años en el Hospital de Niños de Córdoba y secretaria adjunta de la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) le dijo a elDiarioAR: “Este es un paro marcado por el apriete y las amenazas de parte de las distintas conducciones de los hospitales, a tal punto de marcar en las planillas quien se adhería al paro; por lo cual con nuestros abogados vamos a elevar una nota a las autoridades donde advertimos que de continuar con estas acciones persecutorias, iniciaremos acciones legales, porque impedir que un trabajador se adhiera a una medida de protesta es ir contra un derecho constitucional”.    

La dirigente agregó que “día a día vemos el malhumor creciente de los trabajadores tras 14 meses de pandemia, nadie tiene un peso, vivimos a crédito y los hospitales siguen aumentando la demanda. Ayer hemos visto la reincorporación de varios de los trabajadores, pero todos han sido trasladados de hospital y esos cargos no han sido recuperados para los hospitales de base. Además no hubo una inversión real del Gobierno y esta segunda ola nos agarra en una situación mucho peor que la del año pasado: tenemos menos personal, la sociedad circulando y una curva de contagio mucho más rápida; lo cuál va a hacer que esto estalle. Este año en Pediatría tenemos más casos de niños que presentan síntomas de Covid y requieren internación; y no es casual que han aparecido esos casos en marzo con el inicio de las clases. Esto no se trata de una política partidaria, se trata de una política sanitaria: en cada casa hay un familiar, un vecino, un amigo que se ha contagiado y ha salido, o lamentablemente ha muerto”.

Pablo Igarzábal, médico del servicio de Clínica Médica del Hospital Córdoba –el más importante de la provincia- trabaja desde marzo de 2020 en la atención de pacientes Covid-19: “Somos la primera línea de combate, hace 14 meses que estamos en el frente, nuestro esfuerzo es sobrehumano. Nosotros no estamos relajados, no nos relajamos nunca en estos 14 meses, estamos devastados, sobre expuestos, no relajados. Esta nueva jornada de protesta, con masivo acompañamiento por parte de los distintos integrantes de los equipos de salud de los hospitales de la Capital y el interior, demuestra una vez más la situación del sector. Sólo se atendieron emergencias y urgencias, no se llevaron adelante cirugías programadas. También queremos dejar en claro que el aparato de comunicación de los medios que protegen al Gobierno, tapan este tipo de noticias. Seguimos en lucha, la cara visible del sistema de salud somos los profesionales, somos los que nos toca dar la cara ante la falta de planificación, somos maltratados, precarizados y con un salario indigno”.

“El paro ha sido rotundo, hemos demostrado otra vez los problemas que tiene el sector de la salud, los problemas de la falta de personal; seguimos con los dos médicos del geriátrico de Saldán imputados desde hace más de un año; seguimos con los aprietes, porque hemos sido apretados por todos los directores de hospitales y desde el nivel central; seguimos con sueldos debajo de la línea de pobreza”, expresó Raúl Audenino del Foro de Especialidades Médicas de Córdoba.

Este médico cordobés criticó al gobernador Schiaretti “porque se reunió con los directivos de las asociaciones de clínicas y sanatorios y sin nadie de los equipos de salud; armó camas nuevas pero no hay médicos, especialistas ni enfermeras para atenderlas. En los hospitales de campaña del “San Roque” y el “Domingo Funes” tenemos 100 camas para Covid, pero están vacías porque no hay personal que las atienda. Que el gobernador se siga reuniendo con los directivos de clínicas y sanatorios, que los pacientes los seguimos atendiendo nosotros; que siga comprando camas, que los pacientes los atendemos nosotros; que siga haciendo la tercera vía de la Circunvalación, que los pacientes los atendemos nosotros”. 

Audenino señaló a elDiarioAR que “es una vergüenza lo que dijo el Presidente, que en una parte de su discurso tuvo la desagradable idea de decir que los equipos de salud o el sistema sanitario se había relajado (N.de la redacción: hoy a la mañana Alberto Fernández aclaró que "de ningún modo" hablo de relajamiento de los médicos) , y eso es atentar en contra nuestro, porque si hay alguien que le puso la cara, el pecho y la vida en más de un caso, han sido los equipos de salud. Decir que el equipo de salud está relajado, cuando nosotros somos los que venimos planteando que se viene la segunda ola.”.

Etiquetas
stats