Sólo un tercio de los estudiantes que perdieron contacto con la escuela en pandemia se revincularon

Aún resta reconectar a casi 725.000 chicos y chicas.

Sólo uno de cada tres alumnos que habían perdido vínculo con la escuela durante la pandemia recuperaron ese contacto, según información del Ministerio de Educación de la Nación a la que tuvo acceso elDiarioAR.

En junio de 2020, esa cartera encuestó a directivos de más de 5.000 escuelas de todo el país para, entre otras cosas, evaluar la continuidad pedagógica de los 11 millones de estudiantes de los niveles inicial, primario y secundario de todo el país. “Los resultados arrojaron una estimación de 1,1 millón de chicos y chicas que habían perdido el vínculo con la escuela: unos 500.000 de la primaria y 600.000 de secundaria. En nivel inicial no se hizo esa pregunta”, describe Leandro Botinelli, director nacional de Evaluación, Información y Estadística Educativa del Ministerio de Educación de la Nación.

De ese 1,1 millón de alumnos que a junio 2020 había perdido vínculo con la escuela, 376.532 fueron revinculados a través del programa Acompañar, que se autodefine como el “programa federal mediante el cual el Ministerio de Educación Nacional promueve una política integral que permita la revinculación y finalización de la escolaridad de todos y todas los niños, niñas y adolescentes que hayan visto interrumpidas sus trayectorias a causa de la pandemia”. 

“El programa se puso en marcha el 4 de enero y en su primera etapa, de tres meses, revinculó a esos 376.532 chicos, chicas y chiques. Entramos en la segunda etapa y esa revinculación no es de un día para el otro sino que es un proceso que lleva tiempo. Decir que en marzo del año que viene van a estar todos reconectados sería faltar a la verdad o querer dar una respuesta para aliviar. El proceso es muy dinámico y muy engorroso como para decir que uno o dos años vamos a poder recuperar toda esa matrícula”, sostiene Delia Méndez, coordinadora nacional del programa Acompañar.

Según Méndez, entre las actividades que llevó adelante esa iniciativa estatal para que alumnos y alumnas de todo el país se reconectaran con la escuela hubo talleres de arte, de robótica, de mural, de lectura y escritura, de ciencias sociales, y apoyo desde la matemática.

Los 376.532 chicos que se revincularon son el 34% del total de los que, seis meses antes de dar comienzo al programa, el propio ministerio había estimado como desvinculados. Hay, según esos números, casi 725.000 alumnos y alumnas de primaria y secundaria que aún no volvieron a conectarse con la escuela. Para la segunda etapa del programa Acompañar, que se propone empezar a dar con esos chicos, el Ministerio de Educación de la Nación dispuso una primera partida presupuestaria de 549 millones de pesos, según documentación a la que accedió este diario: son, en promedio, 756 pesos por cada estudiante de los que hay que ir a buscar.

“Es una primera partida y a eso se suma lo que cada jurisdicción aporta. Esto se distribuyó de acuerdo a lo que cada provincia informó respecto de estudiantes que habían perdido vínculo y sus capacidades para implementar el programa e ir a buscarlos”, describe Méndez.

El proceso es muy dinámico y muy engorroso como para decir que uno o dos años vamos a poder recuperar toda esa matrícula

Delia Méndez — Coordinadora nacional del programa Acompañar

Hay, describen tanto Botinelli como Méndez, un obstáculo histórico a la hora de dar con esos estudiantes. El Sistema Integral de Información Digital Educativa (SInIDE), del que depende la nominalización -es decir, que detrás de las estadísticas haya nombre y apellido de cada alumno- de los estudiantes, fue creado por ley en 2012, aprobado por el Consejo Federal de Educación en 2014, pero puesto en marcha recién en agosto del año pasado.

“Recién hacia fin de año empezó el proceso de ponerles nombre y apellido a los chicos, especialmente a los de secundaria, que son los que más se desvincularon. Todo eso estaba en cero. Tenemos ya nombrados al 60% de esos 600.000 chicos que perdieron contacto con la escuela. Antes de mitad de año tenemos que tener el 40% restante, pero dependemos de que cada provincia nos brinde información porque depende de las jurisdicciones”, aclara Botinelli.

Según información que depende de la Dirección de Evaluación, Información y Estadística Educativa de la cartera que encabeza Nicolás Trotta a la que tuvo acceso este diario, en junio de 2020 el 18% de los estudiantes de escuela secundaria y el 11% de los de primaria habían perdido vínculo con la escuela. En ambos niveles, el impacto de la desvinculación era mayor en las escuelas de gestión pública que en las de gestión privada: en el caso de primaria, se habían desvinculado el 13% de los alumnos de escuelas públicas y el 5% de los que asistían a instituciones privadas; en el nivel secundario la brecha era mayor: habían perdido contacto el 7% de los estudiantes de escuelas privadas, y el 23% de los de escuelas públicas.

“No hablamos de deserción escolar porque el contexto es nuevo. La situación de educación presencial nos cambió el parámetro porque ya no se evalúa la conexión del estudiante con la escuela a través de su asistencia al aula. La desvinculación que encontramos puede transformarse en abandono o no”, describe Botinelli. En enero de este año, ante la pregunta al ministro Trotta sobre proyecciones oficiales respecto de deserción escolar, elDiarioAR no había obtenido respuesta.

En tiempos pre-pandémicos, según había publicado Cippec en 2019, de cada 100 chicos que ingresaban a la escuela secundaria, sólo terminaban esos estudios 50 y sólo 27 lo hacían a la edad prevista.

La pandemia y las medidas tomadas en ese contexto empiezan a mostrar su impacto: según publicó este diario el 25 de mayo, la mitad de los niños, niñas y adolescentes de entre 13 y 17 años que trabaja en la Argentina empezó a hacerlo desde que el Covid-19 llegó al país. El dato surgió de un estudio elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en la Argentina junto a Unicef y el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación. La reducción de los ingresos en gran parte de los hogares fue uno de los motivos principales de ese escenario. La desvinculación de la escuela que padecieron chicos y chicas de todo el país, otro.

JR

Etiquetas
stats