Canasta de vacunas, un rompecabezas para el plan anti Covid-19 de Fernández

Aviones de Aerolíneas Argentinas antes de partir a Moscú a buscar dosis de la vacuna Sputnik V.

elDiarioAR

0

No todo es lo mismo en el mundo de las vacunas anti Covid. La "canasta" de dosis a la que apostó el gobierno de Alberto Fernández llegará esta semana a las tres inmunizaciones de distinto origen, a partir de la compra y distribución de la china Sinopharm a un operativo que, hasta ahora, se repartieron en partes desiguales la Sputnik V y la AstraZéneca producida en India.

La obtención de dosis en carácter urgente y en grandes cantidades, objetivo prioritario de Nación, derivó en un mix de vacunas que hacen más difícil el operativo. ¿El motivo? Simple: cada desarrollo tiene requerimientos diferentes respecto a las dosis, el frío y en cuanto a quienes se le puede aplicar.

La "canasta de vacunas", de uso simultáneo en el mismo plan, requiere de logísticas puntuales y un ordenamiento especifico porque difieren en cuánto a dosis, frio requeridos y edades de los vacunados.

"Hay más de 2,8 millones de dosis disponibles para vacunar, lo que nos permitirá acelerar el plan para alcanzar el primer objetivo de 3 millones de aplicaciones por mes", le indicó a eldiarioAR una fuente de Salud que interviene en el operativo de vacunación que este martes comenzó con la distribución en las provincia de casi medio millón de dosis de Sinopharm.

La "canasta de vacunas", de uso simultáneo en el mismo plan, requiere de logísticas puntuales y un ordenamiento especifico. Según los datos oficiales, este martes se aplicaron 1126108 de las cuáles de Sputnik V y Covishield-Oxford. De ese total, 192353 son de la Oxford fabricada en el Serum Institute de India, lo que equivale al 17% del total de dosis aplicadas a nivel nacional, de acuerdo a la carga de cada jurisdicción disponible en Datos.Gob.ar.

Vacunas y vacunados

El plan de vacunación que tiene como grupo prioritario a más de 14 millones de personas, fija una orden para cada grupo o subgrupo. Pero no todas las vacunas, por sus características, pueden usarse en todos los casos.

# Sputnik V. La vacuna desarrollada y producida por el Centro Gamaleya es la que tiene, hasta acá, más presencia en Argentina con 2.470.540 dosis de Sputnik V (1.660.540 dosis 1 y 810.000 dosis 2). Es, de las tres disponibles en Argentina, la que tiene mayor demanda logística porque requiere un nivel de frio de entre 12 y 18 grados bajo cero. En paralelo, los primeros lotes tenían una complicación adicional: la presentación eran tubos de 5 dosis lo que obligaba a que una vez descongelados obliga a que se apliquen o a dejar vencer las dosis. Las últimas partidas de la Sputnik V tiene otra presentación: son unidosis. La llamada vacuna rusa tuvo, además, un delay en la aplicación hasta que la ANMAT aprobó su utilización en mayores de 60 años. Alberto Fernández esperó, de hecho, esa autorización antes de vacunarse. Una dificultad logística adicional de la Sputnik V es que tiene dos componentes diferentes que requieren que se respete la secuencia.

# Covishield-Oxford. La vacuna de AstraZeneca, desarrollada por la Universidad de Oxford, se incorporó al plan argentino en febrero con la llegada de 580 mil dosis fabricadas por el Serum Institute de India, a partir de un acuerdo gestionado por el entonces ministro de Salud Ginés González García con el laboratorio AstraZéneca. Tiene menos demanda de frio: requiere entre 2 y 8 grados, como el resto de las vacunas del calendario anual, lo que facilita el procedimiento y la aplicación. En este caso, el lote de India se presentó en capsulas de 10 dosis pero, a diferencia de las Sputnik V, como se mantiene en frio "de heladera", no complica el vencimiento en el cortísimo plazo. A pesar de una duda inicial, luego se confirmó que se puede usar en todas las edades y está autorizada para todos los mayores de 18 sin limite de edad. Para marzo se espera otra tanda de 580 mil dosis. A diferencia de la Sputnik V, aunque tiene dos dosis, no hay un primer y segundo componente, sino que se trata de la misma vacuna.

# Sinopharm. La vacuna que llegó el último viernes al país y se empezó a distribuir esta semana tiene una particularidad que impone una logística más ajustada: no se puede utilizar con mayores de 60 años. Por esa razón el gobierno la destinó a la vacunación del personal de salud que todavía no fue alcanzando por el plan, para menores de 60 que conforman grupos de riesgo y, especialmente, para docentes. Como la de AstraZeneca, la vacuna china requiere dos dosis para inmunizar pero no tiene dos componentes diferentes, por lo cual se pueden utilizar como primera o segunda dosis indistintamente.

PI

Etiquetas
stats