El Papa, a los "cardenales negacionistas": "De niños nos ponían vacunas y nadie decía ni mú"

Francisco, en el vuelo papal

Jesús Bastante

en religiondigital.com —

0

"También en el colegio cardenalicio hay algunos negacionistas y uno de ellos, pobre, estuvo ingresado con el virus. Ironías de la vida”. El Papa Francisco lanzó una andanada a un sector de la Iglesia católica, alineada con los grupos antivacunas, que no sólo no se inoculan la dosis sino que instan a los fieles a que no lo hagan. Son curas, obispos y cardenales que, como sucedió con Raymond Leo Burke, vinculaban la pandemia con un supuesto 'gobierno mundial en la sombra'. El cardenal norteamericano, por cierto, acabó en la UCI durante dos semanas, infectado de coronavirus.

En la rueda de prensa en el vuelo que lo trajo de regreso de su gira por Budapest y Eslovaquia, Bergoglio lamentó el auge de las tesis negacionistas, que vinculó a "la virulencia, la incertidumbre, no solo de la pandemia, sino también por la diversidad de vacunas y también por la fama de algunas vacunas, ‘que son otra cosa’, ‘un poco de agua destilada’. Esto generó miedo en la gente”. Al tiempo, otras teorías de quienes "dicen que es un peligro porque con la vacuna entra el virus dentro. Muchas discusiones que han creado esta división”.

“De niños nos ponían las vacunas y nadie decía ni mú”, respondió Francisco a los periodistas que lo acompañaban, a lo largo de una hora de conversación, en la que la excomunión de Biden, el futuro de la Unión Europea, la España vaciada o la legislación sobre el matrimonio igualitario en Europa fueron protagonistas. Aunque Bergoglio no quiso personalizar en el caso del presidente de los Estados Unidos, a quien parte de los obispos USA quieren excomulgar por su defensa del derecho a decidir de la mujer, sí dejó claro que "¡yo nunca he negado la eucaristía a nadie! A nadie”.

“Ya basta con la excomunión, por favor no metamos más excomunión a la gente, son hijos de Dios, están fuera temporalmente pero son hijos de Dios y quieren y necesitan de nuestra cercanía pastoral”, apuntó Francisco, quien sin embargo quiso dejar claro que, para la Iglesia, “el aborto es más que un problema. Es un homicidio. El aborto, sin medias palabras. Quien se hace un aborto, mata". No obstante, y refiriéndose a la intervención política de los obispos norteamericanos contra Biden, el Papa insistió en que "si vemos la historia de la Iglesia veremos que, cada vez que los obispos han gestionado, no como pastores, un problema, se alinearon en la vida política, en el problema político. Por no gestionar bien un problema se metieron en la cuestión política”.

En otro orden de cosas, Bergoglio subrayó que "la Europa del futuro tiene que prender los sueños de los padres fundadores de la UE. La UE no es una reunión para hacer cosas, hay un espíritu en la base de la Unión, que soñaron De Gasperi o Schumann, hay que volver ahí. No puede ser solo una oficina de gestión", mostrando su preocupación por "el invierno demográfico", con especial referencia a nuestro país. "En Italia la edad media es 47, y en España creo que es aún peor. Tantos pueblos vacíos, o con una decena de ancianos, es una preocupación seria"

Finalmente, sobre la petición del Parlamento Europeo para que Hungría y Polonia asuman los criterios de la mayoría de los Estados miembros de la UE para reconocer el matrimonio igualitario (y que los eurodiputados del PP se negaron a votar), el Papa volvió a reiterar su tesis de que "si una pareja homosexual quiere llevar una vida juntos, los estados tienen las posibilidades de darles seguridad, estabilidad, herencia, no solo para los homosexuales sino para todas las personas que quieran asociarse. Pero matrimonio es matrimonio. Esto no quiere decir condenarlas, no, por favor, son hermanos y hermanas nuestras"

Toda la información en www.religiondigital.org

Etiquetas
stats