Como se hace gran hermano

Los secretos de Gran Hermano, un reality exitoso con “Biblia” propia

Gran Hermano 2001.

0

Argentina fue el primer país de Latinoamérica donde se produjo el reality Gran Hermano en su versión tradicional. Fue en 2001 y en medio de una crisis económica que devaluó el peso y confiscó los ahorros que muchos argentinos tenían en los bancos. El formato fue un boom. Una de sus emisiones —la final de la cuarta, en 2007— llegó a medir en promedio 39 puntos de rating, con un pico de 50.3. El ciclo estuvo muy cerca de batir la medición de audiencia de la final de la Copa Libertadores de América, que ganó Boca Juniors y que marcó el récord de 54.5 de rating ese mismo año.

El juicio que duró trece años, un intento de suicidio y las cenizas de sus hijos en Disney: Tamara Paganini después de la fama

El juicio que duró trece años, un intento de suicidio y las cenizas de sus hijos en Disney: Tamara Paganini después de la fama

No hay puntos ciegos en esa casa montada dentro de un estudio de televisión. Treinta y cinco cámaras y ochenta micrófonos graban en forma permanente y generan cuarenta y ocho horas de material diario. El secreto de Gran Hermano es no tener control alguno sobre los participantes y sus acciones. Sin embargo, hay un manual, La Biblia de Gran Hermano. Los ejes del reality (y las intimidades de la versión local de Gran Hermano) está contados en Nominados (Sudamericana, 2012), un libro escrito por Marcos Gorbán, productor general del ciclo entre 2001 y 2007.

Gran Hermano se basa en tres premisas básica: el aislamiento del mundo exterior, el sistema de nominaciones y eliminación, y el concepto back to the basic. El aislamiento consiste en no tener contacto con nadie de afuera, salvo con la voz de Gran Hermano. Todo lo que sucede en el exterior pasa a ser una dimensión desconocida para los que están “adentro” de La Casa. Hay excepciones: la visita de un médico o dentista, de ser necesario. Y hay formalidades: el contacto semanal con el conductor del programa durante “las galas”.

El aislamiento genera una exacerbación: durante el encierro el amor, la tristeza, el llanto y la risa se potencian. Así, Gran Hermano es un entretenimiento para los que están afuera y un juego de resistencia para que los están adentro, lo que La Biblia llama “desdoblamiento de la realidad”.

Gran Hermano se basa en tres premisas básica: el aislamiento del mundo exterior, el sistema de nominaciones y eliminación, y el concepto back to the basic

El segundo pilar del juego era el sistema de eliminación: los participantes nominan a dos de sus compañeros y el público debe elegir cuál de los nominados abandona el juego. La versión local del reality se topó con una contradicción en el tercer eje, el back to the basic, volver a lo básico. La Biblia indica que en La Casa no puede haber secador de pelo ni lavarropas, que todo debe hacerse de manera artesanal. Como la colecta de huevos: en la edición 2001 hubo un gallinero y un solo huevo, puesto por una ponedora el día del arranque... y ni uno más en todo el ciclo. En ese momento, la Argentina llevaba dos años seguidos de recesión y una estadística cruda de empobrecimiento. Así que Gran Hermano Argentina dispuso una casa cómoda: pileta, calefacción, freezer, cocina equipada.

En cuanto al casting, La Biblia explica cómo hacer la búsqueda, los filtros que deben usarse, en qué errores ya han caído las producciones anteriores. Nada es obligatorio: son consejos, ofrece un método. La Biblia no discrimina a los participantes pero sí indica que, por ejemplo, los adictos a las drogas ilegales, los claustrofóbicos y los que padecen el riesgo de un brote psicótico no pueden ingresar al reality show. Tampoco los que sufren desórdenes alimenticios, como bulimia y anorexia. La evaluación psicológica tiene dos funciones: analizar si el aspirante tiene una estructura emocional adecuada para resistir la experiencia y cuidar que no tenga enfermedades graves que puedan ser un peligro para su salud y la del resto.

Los adictos a las drogas ilegales, los claustrofóbicos y los que padecen el riesgo de un brote psicótico no pueden ingresar al reality show

Para la convocatoria al casting de la primera edición se usaron frases y conceptos de1984, la novela de George Orwell: Gran Hermano te vigila; Casa con jardín y pileta, pensión completa. Gran Hermano te espera. Para la versión 2022, anunciada por Telefe, se usan lemas de la pandemia: Quedate en casa. Sin ver a familiares ni amigos, sin salir a la calle por meses. Otro: Sin celular, sin comunicación con el afuera, sin filtros. Haciendo lo más difícil: ser vos.

La última edición del reality fue en 2016. Pasaron dos décadas entre la primera edición y la que anunciaron para este año. La gran diferencia son las redes sociales. Algunos aspirantes subieron “su casting” a TikTok e Instagram. Se postuló, por lo que podemos ver en Internet, un chico que se autopercibe “tincho”, un policía bipolar, una abuela que quiere viajar con sus nietos, dos gemelas, uno que es tauro ascendente en acuario, una “reina hot”... Todos aseguran tener una historia para contar. Pero, ¿todas las historias merecen ser contadas?

VDM/MS

Etiquetas
stats