MEDIO AMBIENTE

El viento dificulta apagar el incendio en una reserva natural de Tierra del Fuego

El incendio en Corazón de la Isla visto desde el Lago Fagnano.

0

La Reserva Provincial Corazón de la Isla, en Tierra del Fuego, arde desde hace cinco días. El fuego consumió, según datos oficiales, 1.200 hectáreas, el equivalente a 10 kilómetros cuadrados: la mitad de la superficie de la ciudad capital, Ushuaia. Pero las personas que habitan la zona aseguran que son 6.000 hectáreas de flora y fauna natural liquidadas por el incendio. Hay un gran despliegue para mitigar las llamas, pero el viento dificulta la tarea de los bomberos.

La reserva está ubicada en el centro de la provincia, a doce kilómetros de la ciudad de Tolhuin. Allí funciona el Centro Asistencial, una “base de operaciones” dispuesto por el gobierno provincial. Según el diario local Tiempo Fueguino, atendieron a cuatro brigadistas: dos por lesiones leves crónicas, uno que ha tenido un malestar gastrointestinal y otro con policontusiones. Todos han vuelto a trabajar a la zona del incendio.

No está claro, todavía, si el incendio fue intencional. Lo cierto es que las altas temperaturas que registra la zona, la falta de lluvia y las fuertes ráfagas propagaron las llamas rápidamente. El Gobierno provincial había advertido. El 23 de noviembre, hace 12 días, emitió un alerta en la que prohibía hacer fuego. Siete días después, el 30, se reportó el primer foco de incendio. Sonia Castiglione, ministra de producción y Ambiente de la provincia, descartó que el fuego se haya producido de manera natural, aunque aclaró que aún no han llegado “al centro del fuego”. Estimó en conferencia de prensa que “es producto de la acción humana, no de otra cosa; un fogón mal apagado o un cigarrillo, pero más de ahí no pasa”.

La pérdida es considerable. Corazón de la Isla preserva bosques, turbales y resguarda un complejo sistema de aguas, donde los lagos Chepelmut, Yehuin y Yakush están intercontectados, incluida la parte argentina del lago Deseado y otros espejos de agua. Hay guanacos, animal del que se usa la lana y que representa un ingreso económico para los habitantes de la zona. Y es el hábitat del zorro colorado fueguino, único cánido nativo, actualmente escaso y con riesgo de desaparecer de Tierra del Fuego.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, a través del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), envió ayer 30 brigadistas con equipamiento que se suman a los de la Administración de Parques Nacionales (APN. Un avión hidrante y dos helicópteros con helibalde también arribaron a la zona. El helicóptero no pudo operar por el viento. Los brigadistas, entonces, realizaron operaciones “complementarias”.

VDM con información de agencias y medios locales.

Etiquetas
stats