La compra de Twitter por Musk

Un príncipe saudí, Qatar y un millonario pro-Trump se asocian con Musk para comprar Twitter

Fotografía de archivo en la que se registró al multimillonario estadounidense Elon Musk. EFE/Robyn Beck/Pool

Carlos del Castillo

0

Elon Musk dice que compra Twitter por su “potencial de ser la plataforma para la libertad de expresión en todo el mundo”, pero los negocios son los negocios. En su maniobra para comprar la red social el multimillonario se ha aliado con el fondo soberano de Qatar y con un príncipe de Arabia Saudí, dos países que restringen severamente este derecho (puestos 119 y 166 del ranking de 180 países de Reporteros Sin Fronteras).

Elon Musk y la escasez mundial

Elon Musk y la escasez mundial

Qatar se ha comprometido a poner 300 millones de dólares encima de la mesa para que Musk pueda cumplir su objetivo, según la documentación que el magnate ha enviado este jueves al regulador bursátil estadounidense. En el caso del príncipe saudí, llamado Al Waleed Bin Talal y fundador de uno de los principales fondos de inversión del régimen, lo que ha decidido es poner sus 35 millones de acciones de Twitter en el vehículo inversor que comprará la compañía. Están valoradas en unos 1.900 millones de dólares.

Al Waleed Bin Talal ya era uno de los máximos accionistas de Twitter y, de hecho, se mostró contrario a la adquisición de Musk cuando este anunció su oferta. “No creo que la propuesta se acerque al valor intrínseco de Twitter dadas sus perspectivas de crecimiento. Siendo uno de los mayores y más antiguos accionistas de Twitter, rechazo esta oferta”, tuiteó.

Musk respondió también a través de Twitter: “Interesante. Sólo dos preguntas, si se me permite. ¿Qué porcentaje de Twitter posee el Reino, directa e indirectamente? ¿Qué opina el Reino sobre la libertad de expresión periodística?”. Fue el 14 de abril.

Lo que ocurrió entre ese día y este jueves no ha salido a la luz, pero hoy Al Waleed Bin Talal aparece como aliado de Musk en su oferta y ha tuiteado que cree que el magnate será “un excelente líder” de Twitter. “Genial conectar contigo mi ”nuevo“ amigo”, ha añadido. Los comentarios del príncipe sostienen una filtración que se ha producido en algunos medios estadounidenses y que apunta a que Musk podría nombrarse CEO de la red social durante algunos meses tras la compra.

De TikTok a Twitter, pasando por Trump

En líquido, el mayor socio que ha conseguido Musk es Larry Ellison, cofundador de Oracle. Aportará 1.000 millones de dólares. Este magnate tecnológico previo a la eclosión de Silicon Valley es una de las mayores fortunas del mundo (actualmente es la octava persona más rica del mundo, según Forbes, mientras que Musk es la primera) ha financiado las campañas de Donald Trump y es uno de sus más claros apoyos en un sector que es mayoritariamente reacio al ex presidente de EEUU.

Trump premió este apoyo poniendo a Ellison en bandeja la posibilidad de hacerse con el negocio de TikTok en EEUU. El ex presidente acusó a la red social china de ser una herramienta de espionaje de Pekín y trazó un plan para forzarla a traspasar su negocio en el país a una empresa “muy americana”. Ellison y su Oracle aparecieron en el horizonte y se colocaron en una posición privilegiada para esa compra, que finalmente no se completó por la salida de Trump de la Casa Blanca. Joe Biden metió en un cajón el plan de su antecesor.

Ahora Musk ha aparecido como una nueva oportunidad para que Ellison, de 78 años, se introduzca en el negocio de las redes sociales. En total Musk ha conseguido de socios privados unos 7.000 millones de dólares, que se unen a los 21.000 millones que le han prestado diversos fondos de inversión. En total, su oferta por Twitter es de 44.000 millones.

Según diversos reportes, ahora el objetivo del magnate es convencer al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, de que le brinde su apoyo. Dorsey tiene algo más de 2% de las acciones y su postura aún puede tener cierto peso para el resto de inversores.

Etiquetas
stats