Sobre este blog

¿Cuál es la parte linda de la vida? “La que más vale la pena. La que espabila nuestros sentidos. La de la curiosidad, la de la sorpresa, la de las historias inspiradoras, la de los barrios llenos de estímulos, la de los viajes, la de una muestra de arte que te cambia la cabeza, la de una buena charla en la barra de un bar, la de los restaurantes que nos hacen felices, la de los emprendedores y el optimismo, la de las nuevas tendencias, la de los planes en buena compañía que te alegran la semana”. Con esas palabras se presenta Maleva, una revista digital que te introduce a las tendencias de Buenos Aires. Con ese mismo espíritu escribirán desde el viernes 1 de octubre un newsletter quincenal para elDiarioAR llamado: “La ecuación del disfrute”.

Dirigida por Santiago Eneas Casanello, Maleva lleva casi 10 años “espabilando sentidos” con notas de gastronomía, arte, viajes, ocio y mucho más. “Somos los periodistas (un poco hedonistas) que no te cuentan la desgracia, te cuentan todo lo otro”, agregan desde su sitio web donde se puede repasar las recomendaciones de todo este período.

“La ecuación del disfrute” es el octavo newsletter de la familia de elDiarioAR. Si todavía no conocés los demás podés hacerlo ingresando acá.

Qué hacer en CABA

Todavía es posible algo nuevo en Palermo: circuito de bares y restaurantes

Bocha Polo

0

Aunque parece que a Palermo no queda nada más por descubrirle, el barrio siempre sorprende. Esta vez sobre la avenida de Libertador. Son tres lugares casi turísticos que cualquiera que frecuenta la zona sabe que están, pero lo novedoso es saber cómo se complementan formando un espacio gastronómico enorme en las pocas cuadras que los separan. 

Entre los imponentes edificios de la Avenida del Libertador, bajo el Ferrocarril y junto al Rosedal, se encuentran Los Arcos. Detrás, entre la Avenida Dorrego y Olleros, el Hipódromo de Palermo y cruzando la calle, el Campo Argentino de Polo, con sus bares y el circuito gastro Bocha, curado por Narda Lepes. La triada, que a pocos minutos de distancia uno del otro, nos ofrece tantas opciones gastronómicas y de entretenimiento que, a veces, puede ser abrumador tener que elegir. Por eso desde La Ecuación del Disfrute - el newsletter conjunto entre la revista de lifestyle MALEVA y elDiarioAR hicimos una extensa búsqueda para mostrarte algunos que no te deberías perder.

Recibí nuestro newsletter La ecuación del disfrute
El newsletter de coordenadas sobre tendencias de Maleva y elDiarioAR.

Es gratuito y podés darte de baja en cualquier momento.

Campo Argentino de Polo: paseo gastronómico de día, baile y tragos de autor de noche / Av. del Libertador 4096

Hace tiempo que Nómade e Imperial Beer House son dos locales adentro del Campo ya instalados para comer y tomar en un espacio con mucho verde. Hace unos veranos atrás se le sumó Cruza Polo y hace poquito crearon Bocha, un paseo gastronómico imperdible.

Bocha Polo: curado por Narda Lepes y con quince locales para saborearse los dedos.

Su curadora, Narda Lepes, lo definió como el sector de comidas de un shopping, pero con platos gourmet al aire libre. Es que el nuevo espacio gastronómico del Campo Argentino de Polo, Bocha, cuenta con 15 opciones entre las que están: Togni's con su pizza de masa madre y harina orgánica, Dogg con su increíble hamburguesa, Apu Nena con sus tapas asiáticas, Vika Cocina con platos armenios y del Medio Oriente que te hacen viajar hasta allá, Planta Cocina Vegetal con panchitos veganos gourmet que la rompen, Bardo para tragos de la mano de Inés de los Santos y Ribs al Río con sus costillas ahumadas por 12 horas y sus empanadas fritas de tapa de asado, entre otros spots ideales para disfrutar los días de sol escuchando las bandas en vivo que suelen ir o para llevar a los chicos a las actividades recreativas que hacen.

Cruza Polo: ¡lo que se pone este lugar! Mmm, sí, también cachengue.

En pandemia supieron convertirse en uno de los más concurridos, aún con el distanciamiento social de por medio. Luego se reinventaron y crearon toda una nueva estética que no pasa desapercibida. Se puede caer tempranito en plan comer + boliche o ir directamente al baile para vivir una noche a puro cachengue. La recomendación va más por ahí. El trago más elegido es La Cuartetera: vino Malbec, Gin Gordon's con almíbar de frambuesa, jengibre y limón.

Hipódromo de Palermo: para una salida nocturna a un nivel internacional / Av. del Libertador 4101.

El predio consta de 56 hectáreas que se aprovechan muy bien debido a que en los últimos 10 años trajeron el concepto de parque urbano. “Lo que buscamos es hacer un centro de entretenimiento con entrada gratuita donde generamos espacios de integración”, le cuentan a La Ecuación del Disfrute. Es que, si recorrer la construcción de más de 140 años de antigüedad ya es un plan en sí mismo, además se le suman las ferias de comida con diferentes temáticas que se realizan, una por mes, durante el fin de semana y las opciones gastronómicas que están instaladas desde siempre. Dos de los imperdibles:

Bagatelle: como en Saint Tropez.

Este es un restaurante gourmet con mucha fiesta, con sedes en muchas ciudades top del mundo, desde Manhattan hasta la Costa Azul francesa. ¿Qué se puede comer? Pizza de trufa, asado braseado con hongos y papines, cordero en jugo de cocción con gnocchi de queso de búfala, el risotto de frutos de mar y salmón grillado con hummus, ensalada griega y yogurt especiado son solo algunos de los platos fuertes que ofrecen en su exclusivo salón. A partir de las 23:30 horas los camareros (que también son modelos) aparecen disfrazados y con bengalas llevando botellas de champagne francés a las mesas, la música del DJ se apodera del salón y los comensales dejan de comer para empezar a mover el cuerpo. Su original concepto fue creado por dos franceses que buscaban fusionar el espíritu bon vivant del sur de Francia con un clima alegre y festivo, acompañado de una propuesta de alta cocina que invita a vivir una noche completamente diferente.

La Isla de Batutta: muy único (es difícil creer que existe esta coordenada en plena Ciudad).

Una vez que llegas ahí (en auto por debajo de un puente que te lleva al estacionamiento, caminando a través de la pista de arena o en la combi que sale desde el restaurante Tucson) es difícil creer que este espacio está en plena ciudad. Rodeado de lagunas en una carpa enorme se encuentra la Isla de Batutta, una especie de “paraíso escondido en el corazón de Palermo”, como se definen ellos mismos.

Barras, mesas más íntimas, una pista de baile o el espacio de afuera al lado de un fueguito que calienta el ambiente son algunos de los sectores que forman parte de la isla. De yapa: recomendamos ir a comer a la clásica cervecería dentro del Hipódromo, Rabieta, tomar el riquísimo gin tirado con pepino y limón que tienen y cruzar a la Isla de Battuta como un gran plan para arrancar el fin de semana a pleno.

Datazo MALEVA para guardar: muy pronto se viene el Paseo Gigena adentro del complejo: un parque público, con senderos peatonales y un nuevo polo gastronómico. Además, nos contaron que la idea es sumar 4 restaurantes flotantes en las lagunas, así como se instaló la Isla Battuta. Si todo sale bien el próximo estaría listo en un año y medio.

Los Arcos del Rosedal: actividad física de día y mucho after de noche / Av. Infanta Isabel 110

Desde los ’90 hasta la fecha que el ex Paseo de la Infanta vio desfilar por sus arcos varios locales, bares y restaurantes. Hoy para comida las opciones son: un almuerzo saludable y abundante en Möoi, ribs y salsa barbacoa casera en Rock And Ribs o hamburguesas estilo yankee en Williamsburg, tragos y tapeo en Pltz Street Bar y cerrar con algo dulce en Santa Crepa o Lucciano’s (dato: tienen dos nuevos sabores raw a base de plantas que son un espectáculo, chocolate Belga al 72% y crema de avellanas con avellanas tostadas). Para bailar La Mala ya es un clásico de los arcos 3 y 4 al que se le suma Avant Garden con música electrónica y birra alemana.

Es un paseo obligatorio para ir a recorrer los bosques, comer algo después de salir a correr, hacer picnic mirando los lagos o ir a disfrutar la noche palermitana. Nuestros seleccionados son:

Francisca del Fuego: el horno que nunca se apaga.

Es un bar, restaurante y pizzería, donde destacan las pizzas de masa madre al horno de barro, diversos platitos para compartir, cerveza artesanal y coctelería de autor. “En nuestro local el horno casi nunca se apaga, está encendido más de 16 horas diarias, y esto lo convierte en uno de los elementos destacables del resto. Además, su fuego es alimentado con madera de quebracho y eucalipto, lo que le otorga un sabor único y ahumado a las preparaciones disponibles en la carta”, responden desde Francisca.

Cobra: dj´s y bandas en vivo.

La idea es caer al after después de las 21 hs aproximadamente, ahí es cuando se empieza a sumar gente al arco 15. Hay DJs y bandas en vivo hasta las 4 am.

FZ

Sobre este blog

¿Cuál es la parte linda de la vida? “La que más vale la pena. La que espabila nuestros sentidos. La de la curiosidad, la de la sorpresa, la de las historias inspiradoras, la de los barrios llenos de estímulos, la de los viajes, la de una muestra de arte que te cambia la cabeza, la de una buena charla en la barra de un bar, la de los restaurantes que nos hacen felices, la de los emprendedores y el optimismo, la de las nuevas tendencias, la de los planes en buena compañía que te alegran la semana”. Con esas palabras se presenta Maleva, una revista digital que te introduce a las tendencias de Buenos Aires. Con ese mismo espíritu escribirán desde el viernes 1 de octubre un newsletter quincenal para elDiarioAR llamado: “La ecuación del disfrute”.

Dirigida por Santiago Eneas Casanello, Maleva lleva casi 10 años “espabilando sentidos” con notas de gastronomía, arte, viajes, ocio y mucho más. “Somos los periodistas (un poco hedonistas) que no te cuentan la desgracia, te cuentan todo lo otro”, agregan desde su sitio web donde se puede repasar las recomendaciones de todo este período.

“La ecuación del disfrute” es el octavo newsletter de la familia de elDiarioAR. Si todavía no conocés los demás podés hacerlo ingresando acá.

Etiquetas
stats