Los 2.732 días de Gallardo como técnico de River: historia oral de un ciclo sin tiempo

Marcelo Gallardo

El 6 de junio de 2014, hace 7 años, 5 meses y 22 días (o, en total, 2.732 días), Marcelo Gallardo asumió como director técnico de River sin saber -ni él ni nadie- que iniciaba una etapa de oro en la historia del club y del fútbol argentino. A una vigencia en tiempo que por ahora sólo superan los ciclos de Victorio Spinetto en Vélez (14 años, de 1942 a 1955), José María Minella en River (13, de 1947 a 1959), Guillermo Stábile en Racing (9, de 1945 a 1953) y Carlos Griguol en Ferro (7 años y medio, de 1980 a 1987), se le suma que ningún entrenador le dio tantos títulos a un club como Gallardo a River.

A la decimotercera vuelta olímpica con que el equipo del “Muñeco” festejó este jueves ante Racing -y que seguirá celebrando hoy desde las 17 ante Rosario Central, por la 23ª fecha de la Liga Profesional-, se le podrá sumar la decimocuarta si River supera a Colón en el Trofeo de Campeones programado para el 17 de diciembre en Santiago del Estero. A la espera de que Gallardo anuncie su continuidad o no para 2022, éste es un repaso en la primera persona de los protagonistas de una historia que parece anacrónica, del fútbol del siglo XX, pero que es presente puro. El River de Gallardo también le gana al tiempo.

-“Estuve a segundos de una toma de decisión respecto a Newell’s, de decir ‘sí, acepto, a me tomo 24 horas para pensarlo'. La oferta me había parecido muy interesante pero en mi regreso de San Nicolás a Buenos Aires paré en Cardales para visitar a unos amigos de la selección colombiana y recibí un mensaje de Enzo (Francescoli) contándome lo que había pasado con Ramón Díaz”. (Gallardo sobre su desembarco en River a fines de mayo de 2014, en declaraciones al podcast del periodista Juan Pablo Varsky, 2019).

-“Al día siguiente de la renuncia de Ramón, Enzo llamó a Marcelo y le dijo que en la semana queríamos hablar con él, pero le respondió que no, que estaba volviendo de una reunión con Newell’s y que, si quería hablar, fuese de inmediato. Al día siguiente Marcelo vino a mi departamento. Con la complicidad de la guardia le dijimos que iba a entrar un auto con la patente x, que no preguntara quién era, subió a mi casa y estuvimos cuatro horas. El primero que se enteró que Gallardo podía ser el técnico de River fue mi hijo Tomás, que tenía 3 años -hoy tiene 10-, y llegaba del jardín con la mamá y vio a Enzo, a Marcelo y a mí en el living. Ya tenía un panorama muy claro de River en lo profesional y en las formativas porque sus hijos jugaban ahí”. (El vicepresidente de River a cargo del fútbol, Matías Patanian, 2021).

-“Recién al salir de la casa de Patanian me fui sabiendo que iba a ser el técnico de River. Llegué a mi casa, me aflojé y se me cayeron un par de lágrimas. Enseguida llamé a Matías (Biscay) y a Hernán (Buján, sus asistentes) y me puse a laburar”. Gallardo, en el libro Gallardo Monumental, del periodista Diego Borinsky.

-“Espero expresar una cultura futbolística en la cual los hinchas de River nos sintamos reconocidos”. Gallardo, en la conferencia de prensa de su presentación como técnico, el 6 de junio de 2014.

-“Si seguía Ramón como entrenador, yo me iba a tener que buscar un lugar en otro lado porque quería jugar. Pero Ramón se fue, ahí nomás agarró Marcelo, y yo seguí”. Leonardo Ponzio -que no jugaba con el riojano y este jueves ganó su 16º título con River-, 2019, TyC Sports.

-“Parecen el Barsa”, elogio de un futbolista rival, Martín Galmarini, a Gallardo, antes de River 2-Tigre 0, septiembre de 2014.

-“Gallardo nos va a acompañar hasta el final de mi mandato”. Rodolfo D’Onofrio, presidente de River, septiembre de 2014.

-“Entrá y andá de 9 entre los centrales de ellos”. Gallardo a Germán Pezzella, a los 30 minutos del segundo tiempo contra Boca, tres minutos antes de que el defensor reciclado de delantero convierta el gol del empate, octubre de 2014.

-“Estos jugadores interpretaron como había que jugar, fueron muy solidarios, yo me siento muy orgulloso por haber venido a este club, por haber crecido como persona, se lo quiero dedicar a mi vieja”, Gallardo, tras ganar la Copa Sudamericana 2014, semanas después del fallecimiento de su madre, en simultáneo a la semifinal con Boca.

-“Es el primer golpe fuerte que recibe este grupo. Deberán bancársela, salir rápido y demostrar quiénes son. Cuando sugerí el nombre de Marcelo, fue porque sé que en estos momentos se verá su valor”. Enzo Francescoli después de un 0-5 contra Boca en un amistoso de verano, enero de 2015

-“Gallardo será a River más de lo que Bianchi fue a Boca”. D’Onofrio, febrero de 2015.

-“Debo reconocer que, cuando faltaban 10 minutos, me sentí totalmente afuera de la Copa. Por eso dije, después del empate, que había visto una buena señal”. Gallardo, en referencia al empate milagroso que River rescató ante Tigres de México tras ir perdiendo 2-0, por la quinta fecha de la Libertadores, abril de 2015.

-“Fue una de las cosas más nefastas que viví en un campo de juego. La impotencia que daban ciertas actitudes de gente que yo creía que estaba solidarizándose ante un momento tan asqueroso como el que vivimos, y al mismo tiempo estaba pensando en cómo sacar ventaja”, Gallardo, sobre “el gas pimienta” que interrumpió el Boca-River por los octavos de final de la Libertadores 2015, a La Garganta Poderosa, en 2016.

-“Y si señooor, de la mano del muñeco vamo’ a Japón”. La hinchada de River festejando la conquista de la Copa Libertadores 2015, la primera de River en 19 años, agosto de 2015.

-“Yo también me enojo por la impaciencia del hincha. No es cómodo para ningún futbolista el murmullo negativo y saber que, a la primera equivocación, te caen encima”. Gallardo en apoyo a Gonzalo Pity Martínez después de un cortocircuito entre la hinchada y el número 10 en un partido ante Quilmes, febrero de 2016.

-“El día que me vaya de River, me voy a ir en serio, no por dos o tres años, sino por mucho tiempo, pero no estoy apurado”, Gallardo a Gallardo Monumental, marzo de 2016.

-“Me quiero tomar unos días para pensar y reflexionar. Necesito un poquito de descanso, tener cuatro o cinco días para descansar. Voy a hacer un balance y después lo voy a comunicar”. Gallardo sobre su futuro, pocas horas después de que River le ganara la final de la Copa Argentina a Rosario Central, diciembre de 2016.

-“Voy a seguir un año más”, Gallardo, tres días después, diciembre de 2016.

-“Han sido 24 horas difíciles, de mucha indignación, no solo por lo que ha sucedido sino porque lo que se ha dicho con liviandad sobre la integridad de los futbolistas y la institución”. Gallardo tras los doping positivos de Camilo Mayada y Lucas Martínez Quarta en la Copa Libertadores, junio de 2017.

-“Este es uno de mis desafíos más importantes. Si tenemos convicción en nuestras fortalezas futbolísticas y anímicas, podemos dar vuelta la serie en el Monumental”. Gallardo, tras la derrota 0-3 ante Wilstermann de Bolivia por la ida de los cuartos de final de la Libertadores, previo a la hazaña del 8-0 de la revancha, septiembre de 2017.

-“Dejé pasar estas 48 horas para vivir el dolor y que vaya cicatrizando de a poco, algo que no va a ser fácil”. Gallardo, tras la derrota en semifinales de Libertadores a pesar de una ventaja parcial de 3-0, octubre de 2017.

-“Que (Mauricio) Macri haya sido presidente de Boca o (Claudio) Tapia sea hincha de Boca nos hace tener que estar con la guardia alta siempre, pero yo debo enfocarme en lo mío y tenemos que defendernos con nuestras armas”. Gallardo, a radio La Red, enero de 2018.

-“Estos dos meses en que nosotros veníamos jugando muy mal fue parte de la estrategia. Nosotros sabíamos cómo jugaba Boca y ellos no sabían cómo jugábamos nosotros”. Gallardo, con ironía, tras el triunfo 2-0 a Boca por la Supercopa argentina en Mendoza, marzo de 2018.

-“Llegar a River fue la mejor decisión de mi carrera. El profesor (Gallardo) es un ganador y tenerlo a diario me ha hecho trabajar con intensidad y responder a las exigencias”. Juan Fernando Quintero, mayo de 2018.

-“Tenía la intención de devolver a River a los planos internacionales. Cuando me tocó conformar aquellos grandes equipos de los 90, ganamos muchos torneos locales pero nos quedaba la espina internacional. Yo pensaba sobre esos tragos amargos, en algún momento lo teníamos que cambiar”. Gallardo, junio de 2018.

-“¿No doy más? ¿Estoy cansado? Salgo. La puesta a punto es ésta. Si van a jugar sin esfuerzo, para pasarla bien, no sirve. Porque cuando vayamos a jugar los partidos en serio nos van a pasar por arriba”. Gallardo, julio de 2018, en un reto a sus jugadores durante un amistoso de pretemporada contra Saprissa, de Costa Rica.

-“Que la gente crea porque tiene con qué creer”. Gallardo, en la antesala de la revancha contra Gremio por la semifinal de la Libertadores 2018, tras la derrota 0-1 en la ida, octubre de 2018.

-“Me tomé el atrevimiento de bajar y hablar con los jugadores porque creí que lo necesitaban. Incumplí una regla, lo reconozco y lo asumo, pero era lo que tenía que hacer y no me arrepiento de nada”. Gallardo, que a pesar de estar suspendido ingresó al vestuario del estadio de Gremio en el entretiempo del partido, octubre de 2018.

-“Esta vez se nos tiene que dar, este culón de Gallardo”. El entonces presidente de la Nación y ex de Boca, Mauricio Macri, en la previa de las finales por la Libertadores, noviembre de 2018.

-“En la cancha de River vamos a ganar, en la cancha de River vamos a ganar, y la vuelta, y la vuelta vamo’ a dar”, canción de Gallardo junto a los hinchas de River, desde la concentración al club, tras el 2-2 en la final de ida de la Libertadores, noviembre de 2018.

-“Boca, Boca, Boca, Boca, Boca es el enfoque”, Gallardo, consultado cómo haría para que sus jugadores se mantuvieran enfocados tras los incidentes que impidieron la final en el Monumental, diciembre de 2018.

-“No hay nada más que esto, no hay nada más”. Gallardo, en el césped del Santiago Bernabéu, después del triunfo 3-1 ante Boca por la final de la Libertadores, diciembre de 2018.

-“Esperaba que me fuera bien. Me preparé para que me fuera bien. Después, vivir lo que vivimos en este período, no. Cuando estás frente a un grupo, y tenés que gestionar personalidades y egos, tiene que haber un mensaje claro, que se sientan referenciados y seguros. Liderar es parte de convencer”, Gallardo, abril de 2019.

-“Cuando no veo que el jugador esté involucrado, me doy cuenta rápidamente. Lo intento hasta que veo que vale la pena. Yo había jugado con un futbolista que tenía todas las características físicas y técnicas, como Tabaré Viudez. Después, él se rindió. Y ahí decidí que hasta acá llegamos”. Gallardo, abril de 2019.

-“Es la manera más triste de perder”. Gallardo, tras la derrota contra Flamengo en la final de la Libertadores, noviembre de 2019.

-“Lo primero que se me ocurrió decirles para relajar, a modo de chiste, fue ‘Somos lo que somos, vamos a tener que jugar como venga, pero necesito un arquero’. Me miraron con cara de ‘a ver quién se anima’, y Enzo me dijo: ‘Si tengo que ayudar, voy a ayudar, yo me animo’”. Gallardo y la intimidad de cómo Enzo Pérez fue el improvisado arquero en el triunfo 2-1 ante Independiente Santa Fe, mayo de 2021.

-“Fue un pequeño gesto hacia los hinchas, hacia (Ángel) Labruna y hacia su familia, en un partido tan especial”. Gallardo vestido con la corbata roja y blanca que usaba el otro gran ídolo de River, tras el 2-1 a Boca, octubre de 2021.

-“Creo que merezco la posibilidad de replantearme. A partir de ahora voy a replantearme seriamente seguir porque River merece que alguien está con muchísima energía. Va a ser toda una decisión. La que sea, será muy difícil, puede ser la más difícil”. Gallardo a ESPN, el jueves pasado, después de ganar su primera liga y su decimotercer título en sus 2732 días como técnico de River, una racha sin tiempos.

AB

Etiquetas
stats