Con una crítica al "triple cepo laboral", asumió Funes de Rioja al frente de la Unión Industrial Argentina

El nuevo presidente  de la UIA, Daniel Funes de Rioja

Con una fuerte crítica al “triple cepo laboral”, como caracterizó a las medidas de doble indemnización y prohibición de suspensiones y despidos, Daniel Funes de Rioja debutó en la tarde de este martes como presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA). El abogado laboralista reiteró, ahora como titular de la central fabril, un pedido de flexibilización de las condiciones de empleo que le hizo al Gobierno ya muchas veces y apuntó contra la prórroga de “medidas de emergencia” tomadas en el marco de la pandemia de coronavirus. 

Funes de Rioja ofreció una conferencia de prensa luego de que el Consejo General Ordinario de la UIA aprobara la lista única presentada. También participó Miguel Ángel Rodríguez, dueño de la fabricante de pinturas Sinteplast, quien asumió como secretario. El número dos también aspiraba a encabezar la UIA y era, de hecho, el ungido por el presidente saliente, el aceitero Miguel Acevedo.

Sobre la situación del empleo, Funes de Rioja dijo que desde septiembre de 2020 se advierte un dato positivo, pero que es todavía “austero”. Según explicó, si se mira la curva de horas extras se advierte que tuvo un incremento del 30%, lo que evidenciaría que “cuando se generan obstáculos para despedir (o descontratar, porque en algunos casos cuando es por tiempo limitado se finaliza la contratación) se dificulta también la entrada” de trabajadores y se busca solucionar las necesidades con la plantilla existente. 

“Es algo que estamos planteando, con lo que insistimos en el Gobierno y que también queremos conversar con la CGT porque queremos empleo registrado y socialmente protegido y, por otra parte, queremos productividad”, apuntó. Según el empresario, en las encuestas de pymes se ve una caída en la productividad porque el trabajador que tiene su trabajo “asegurado, al que no le puede pasar nada, contribuye menos”.

Por otro lado y sin referirse a políticas puntuales aparte de las laborales, señaló que las medidas de emergencia deben ser tomadas como tales y durar “lo razonablemente posible”. “El año pasado tampoco estábamos de acuerdo con las medidas, pero lo entendíamos”, dijo. Por otro lado, Rodríguez aseguró que según los datos recopilados por la entidad, hay “30.000 empleadores menos” desde el inicio de la pandemia, considerando no sólo el sector industrial sino también el de comercio. Según dijo, se perdieron 140.000 puestos de trabajo que todavía no se han logrado recuperar, pese a que los datos oficiales muestran una mejora incipiente.

Las palabras de Funes de Rioja eran esperadas para evaluar el tono y advertir si, como señalan fuentes del sector, el abogado laboralista llega con el mandato de endurecer la posición de la industria frente al Gobierno. Posiblemente advertido de las versiones, el dirigente insistió en definirse como un dialoguista y aseguró que buscará “una institución orientada a la propuesta y no para la mera protesta”. De todos modos, admitió que existen “percepciones distintas” sobre el rumbo del país y la economía. Además, aseguró que tiene diálogo abierto con todos los ministros del Ejecutivo y con los referentes de los partidos con representación parlamentaria. 

Funes de Rioja es también el presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), que representa a 35 cámaras sectoriales y a más de 14.500 empresas de alimentos y bebidas en la Argentina, cargo que mantendrá. Fue hasta el momento un interlocutor clave del Gobierno en lo que respecta a la batalla contra la inflación, que desde fines de 2020 se ensañó especialmente con los alimentos. Funes solicitó insistentemente la eliminación del programa Precios Máximos, que fue diseñada a principios de 2020 como una medida de emergencia, y su asunción en la UIA viene acompañada de esa pequeña victoria. También participó activamente en la negociación por la nueva canasta oficial de productos básicos a precios congelados que se lanzó hoy y pretende reemplazar a Precios Máximos. Copal encarna además la principal resistencia a la ley de etiquetado frontal de alimentos que en octubre de 2020 obtuvo media sanción del Senado pero se encuentra parada desde entonces en Diputados. 

Para intentar disolver versiones respecto de tensiones en la definición de la lista, Rodríguez aseguró que Techint tuvo “la misma influencia que puede tener cualquier otro grupo empresario” y aseguró que en la plana general están “bien garantizada” la diversidad sectorial, regional y pyme. Por otro lado, Funes de Rioja negó que haya existido un “veto de naturaleza alguna” a la participación de José Ignacio de Mendiguren, que buscaba un mayor espacio para su sector en la lista y que además criticó públicamente al ahora presidente por no provenir propiamente de la industria. “No sabe diferenciar un bulón de una tuerca”, dijo en TN. Los nuevos directivos también señalaron que habrá mayor participación femenina en el directorio: a la autopartista Carolina Castro se sumarán la salteña Paula Bibini y Agustina Schcolnik, de la industria papelera. 

La nueva dirección ya solicitó mediante una nota una reunión formal con el presidente Alberto Fernández y mañana se reunirá con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce.  Sin embargo, Funes de Rioja aseguró que la agenda que le llevarán a Fernández todavía no está escrita y evitó por todos los medios referirse a demandas puntuales. “Nos preocupa la competitividad sistémica” “queremos hacer a un lado la coyuntura y mirar el largo plazo”, fueron algunas de las evasivas. 

De todos modos, el nuevo titular de la UIA se verá mañana con el presidente Fernández en Casa Rosada, en la firma de acuerdos comerciales con el presidente español Pedro Sánchez de España. "Nos sorprende gratamente que haya una visita de esta importancia, por la calificación como inversor en la Argentina y por el futuro de la relación no solo política y comercial sino empresarial. Tenemos muchas cosas para hacer en común", dijo Funes de Rioja. 

Tal como quedó definida, la nueva conducción de la entidad fabril contará con nueve vicepresidentes: Luis Betnaza, de la Cámara Argentina del Acero; Eduardo Nougués, de la Unión Industrial de Jujuy; Adrián Kaufman Brea, de la Unión Industrial de Córdoba; Guillermo Moretti, de la Federación Industrial de Santa Fe; Miguel Acevedo, de la Unión Industrial de Córdoba; Luís Tendlarz, de la Unión Industrial de Catamarca; Carlos Garrera, de la Asociación de Industriales Metalúrgicos y Matías Furio, de la Cámara Argentina del Juguete.

DT

Etiquetas
stats