El FMI admitió que las bases del programa que pactó con el gobierno de Macri “no eran lo suficientemente sólidas”

En 2018, Macri recibió en Olivos a la entonces directora del FMI, Christine Lagarde, junto a su ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

elDiarioAR


0

El directorio ejecutivo del FMI concluyó hoy que "la estrategia y la condicionalidad" del Acuerdo Stand-By de 2018 del organismo con el gobierno de Mauricio Macri “no eran lo suficientemente sólidas” y, aunque consideró que era “consistente” con las políticas y procedimientos del mismo, “la aplicación de algunas de estas políticas implicaba un juicio considerable”. En su evaluación del programa, los directores del FMI -que representan a los países miembro, con mayor peso de las potencias- consideraron que “la estrategia y la condicionalidad (...) no eran lo suficientemente sólidas para abordar los problemas estructurales profundamente arraigados de Argentina, incluidas las frágiles finanzas públicas, la dolarización, la alta inflación, la débil transmisión de la política monetaria, un pequeño sector financiero interno y una base exportadora estrecha”.

Argentina le pagó al FMI US$1.900 millones y las reservas del Banco Central cerraron debajo de los US$ 40.000 millones

Argentina le pagó al FMI US$1.900 millones y las reservas del Banco Central cerraron debajo de los US$ 40.000 millones

Tras recordar que la Junta Ejecutiva del organismo aprobó en junio de 2018 el “acuerdo de reserva más grande en la historia del Fondo”, el informe concluyó que “se cumplieron las políticas y los procedimientos pertinentes del Fondo, incluidos los relacionados con la financiación, las salvaguardias y el diseño de programas”. Sin embargo, algunos directores cuestionaron esa coherencia. El FMI sí reconoció que el “programa no cumplió con sus objetivos, a pesar de las importantes modificaciones de las políticas económicas”.

“El aumento de los reembolsos, junto con la fuga de capitales de los residentes, ejerció una presión considerable sobre el tipo de cambio. A pesar de las intervenciones cambiarias más allá de las disposiciones del programa, el tipo de cambio siguió depreciándose, aumentando la inflación y el valor en pesos de la deuda pública, y debilitando los ingresos reales, especialmente de los pobres”, precisó. La auditoría, habitual para créditos de montos extraordinarios como este, que fue récord para el FMI, concluyó que el programa “no cumplió con los objetivos de restaurar la confianza en la viabilidad fiscal y externa y, al mismo tiempo, propiciar el crecimiento económico”.

En ese sentido, los directores lamentaron que el programa no cumpliera sus objetivos de restaurar la confianza del mercado, reducir los desequilibrios externos y fiscales, reducir la inflación y proteger a los segmentos más vulnerables de la población. Los directores reconocieron que “el énfasis en la reputación del gobierno también puede haber llevado a pronósticos demasiado optimistas, lo que debilitó la solidez del programa”.

Para los directores, el stand by creó “riesgos financieros y de reputación sustanciales” para el Fondo Monetario. También subrayaron que “una mayor distribución de la carga con otros acreedores oficiales habría proporcionado financiación adicional” y un apoyo “más amplio de la comunidad internacional podría haber reforzado la confianza”.

Aunque en general estuvieron de acuerdo en que el acuerdo de stand by era “consistente con las políticas y procedimientos del Fondo”, consideraron que “el directorio podría haber estado involucrado antes y más profundamente en el proceso”. Los directores destacaron varias lecciones para los programas respaldados por el Fondo, como la necesidad de incorporar “supuestos realistas”; que los programas se adapten a las circunstancias del país, incluidas las consideraciones de economía política, lo que podría implicar el uso de medidas no convencionales si es poco probable que las políticas macroeconómicas estándar funcionen. También, que el análisis de los riesgos debe presentarse claramente y comunicarse a la Junta; que no se impida una evaluación sincera de posibles mejores opciones de políticas y resultados de programas; una la comunicación externa eficaz; y un reparto adecuado de la carga al celebrar acuerdos de acceso excepcionales.

“Los directores señalaron que las líneas rojas del entonces gobierno (de Macri) sobre ciertas políticas pueden haber descartado medidas potencialmente críticas para el programa”, admitió el Fondo en un comunicado. “Entre esas medidas se encuentran una operación (reestructuración) de deuda y el uso de medidas de gestión de flujos de capital (cepo cambiario). Sin embargo, varios directores cuestionaron la viabilidad de implementar estas medidas cuando un objetivo clave del programa era restaurar la confianza del mercado”, agregó el FMI.

DA con información de agencia Télam

Etiquetas
stats