Marcó del Pont: "El monotributo se transformó en un mecanismo de ocultamiento de ingresos"

Claudio Moroni, ministro de Trabajo

Este martes se realizó la primera reunión informativa sobre la modificación del impuesto a las ganancias y del régimen simplificado para pequeños contribuyentes, más conocido como monotributo. El Ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y la titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, informaron ante las comisiones de Presupuesto y de Legislación del Trabajo y señalaron que la intención de ambas iniciativas es incentivar la formalización y contribuir al objetivo central que tiene el Gobierno para este año: hacer crecer el salario real por encima de la inflación y estimular en consumo. 

Moroni explicó que, con la suba del piso del impuesto a salarios brutos de $150.000 se apunta a “volver a la población histórica objeto de este impuesto”. Según detalló, actualmente el tributo alcanza a más de 2 millones de personas “con salarios que no pueden ser calificados de importantes”. “Eso nos permite volver a los valores históricos, de entre el 8% y el 10% de la población asalariada”, apuntó, y repasó la pirámide de ingreso de la Argentina. Según dijo, aquellas personas que cobran más de $150.000 constituyen sólo el 7% de la población ocupada, pero representan el 26% de la masa salarial total.   

“Entendemos que esto está dentro de las mismas políticas que hemos estado anunciando y haciendo. La vocación de este Gobierno es que el salario real crezca y esto va a permitir que muchos sectores tengan un salario real de bolsillo que cumplan con este objetivo básico, que mejore el consumo, la capacidad de ahorro”, sostuvo Moroni. 

Según detalló Roberto Arias, secretario de Política Tributaria del Ministerio de Economía, la modificación del límite a partir del cual se empieza a pagar Ganancias tendrá un costo fiscal de $41.250 millones, “que se va a volcar al consumo”.  De acuerdo con sus números, 1.260.000 personas van a dejarán de estar alcanzados por este concepto. 

El vocero de Guzmán en la sesión informativa aseguró que para el Ministerio de Economía es una reforma “sustentable”. “Es progresiva y mantiene los criterios de equidad que nosotros cuidamos, además de un sistema que también cuida la sostenibilidad fiscal y ayuda a un desarrollo armónico del país”, apuntó. 

El funcionario confirmó que se elevará de seis a ocho el tope de haberes mínimos a partir de los cuales los jubilados comienzan a tributar este impuesto, y que se permitirá que tengan otro ingreso adicional, lo que no está habilitado en la normativa actual. Por otro lado, ratificó el beneficio para los trabajadores de provincias patagónicas que empuja el límite imponible un 22% por encima del régimen general, que queda por fuera del cómputo el Salario Anual Complementario y que se amplía la deducción al concubino o concubina, mientras que en el régimen vigente sólo se contempla a “cónyuges”. 

Por otro lado, detalló que habrá una actualización anual de los límites a partir del Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte) y que la norma entrará en vigencia de manera retroactiva, al 1 de enero de 2021. 

Ante el cuestionamiento de algunos diputados, que consideraron más oportuno incorporar el Índice de Precios al Consumidor (IPC) como referencia de actualización, Arias señaló que “el problema fue que los salarios crecieron por debajo de la inflación, por eso hubo una incorporación de trabajadores extraordinaria al impuesto; el salario creció 20 puntos menos que la inflación en 2018 y 2019”. “Nosotros no pensamos que esto vuelva a suceder, todo lo contrario. El Presupuesto 2021 plantea que el salario crezca más que la inflación, con lo cual este esquema en este escenario macroeconómico es válido”, añadió.

Cambios en el monotributo 

Marcó de Pont estuvo a cargo de explicar las modificaciones planteadas para el régimen simplificado para pequeños contribuyentes, monotributo, que, según señaló, sufrió en los últimos años una desnaturalización de su objetivo original. “Se pensó como una forma de incursión a la formalidad de determinados sectores más precarios de la actividad económica, que transitarían luego hacia el régimen general. Lo que uno advierte es que se ha ampliado el universo de monotributistas y transformado en un mecanismo de ocultamiento de ingresos para determinado segmento de contribuyentes”, señaló la titular de AFIP, que especificó que el régimen alcanza a alrededor de 3,7 millones de inscriptos. 

“¿Es equitativo como está funcionando el régimen de monotributo? No. Desde la igualdad de carga tributaria para iguales no está funcionando porque hay microempresas que están en el régimen general y otras medianas que están en el monotributo” apuntó. 

La funcionaria señaló que la reforma apunta a devolver el esquema a su objetivo original y que “lo normal” sea el régimen general y no el del monotributo. Para eso se definieron una serie de incentivos fiscales que buscarán alentar la recategorización. 

A aquellos contribuyentes que se hayan excedido en la facturación por abajo del 25% del límite le damos la opción de volver al monotributo

Mercedes Marcó del Pont, titular de AFIP

Marcó del Pont se refirió a la exclusión automática del monotributo que realiza periódicamente la AFIP, que está suspendida desde septiembre de 2019. El mecanismo iba a reanudarse en febrero de 2020, pero se mantuvo la suspensión por la pandemia. Según dijo, en este proceso hubo contribuyentes que salieron del régimen del monotributo pero que no fueron notificados por AFIP y que comenzaron a acumular deuda. Para esas personas, una vez que se reactive el mecanismo, habrá quitas y distintas alternativas. 

“A aquellos contribuyentes que se hayan excedido en la facturación por abajo del 25% del límite le damos la opción de volver al monotributo”, explicó. A quienes facturaron por encima de esa marca, ofrecen una quita de la deuda del 93% y quedan ya incorporados en el régimen general. Además, quienes se hayan excedido del límite de facturación y voluntariamente migren al régimen general le otorgarán subsidios adicionales durante los cuatro años siguientes.

Por otro lado, la administradora explicó que, dado que el índice de movilidad jubilatoria estuvo suspendido durante 2020, se tomará como referencia de actualización del monotributo el índice de variación de la jubilación mínima, que equivale a 35,3% de aumento anual. 

DT

Etiquetas