La mitad la población ocupada tuvo un ingreso menor a $50.000 en el primer trimestre del año

Pobreza

0

En el primer trimestre de este año la mitad de las personas ocupadas percibió un ingreso mensual inferior a los $50.000, según se desprende de un informe publicado este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Si se mira el promedio (y no la mediana, que parte a la mitad al universo que se observa), el documento muestra que el ingreso de los ocupados fue $61.843. 

Estos valores están muy por debajo del costo de la Canasta Básica Total, que traza la línea de pobreza y que en marzo de 2022 era de $89.690 según los registros oficiales. 

Si se tiene en cuenta solo el ingreso promedio de las personas asalariadas con descuento jubilatorio, que podrían pensarse como “registradas”, el dato promedio se eleva a $79.880, lo que representa una suba interanual del 55,6%, apenas por encima de la inflación interanual de marzo (55,1%). Para los trabajadores y trabajadoras sin descuento jubilatorio, o “no registrados”, el ingreso promedio fue mucho menor: de $36.631 mensual, con una suba interanual del 63,6%. 

El ingreso promedio de los primeros cuatro deciles de la población, ordenada según ingreso de la ocupación principal, es de $23.443. El ingreso promedio del estrato medio (deciles del 5 al 8) es de $60.165, mientras que el ingreso de los deciles 9 y 10 equivale a $142.016. 

El documento del Indec, que se nutre de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), señala que el 60,4% de la población percibió algún tipo de ingreso, sea de origen laboral o no laboral (como jubilaciones, subsidios, rentas, pensiones). El promedio de ese ingreso individual es de $64.737, pero el género es una variable que traza una diferencia. Los varones tuvieron un ingreso promedio de $75.552, mientras que el de las mujeres fue de $54.205.

Para los trabajadores y trabajadoras sin descuento jubilatorio, o “no registrados”, el ingreso promedio fue mucho menor: de $36.631 mensual

Analizado según escala de ingreso individual, el ingreso promedio del estrato bajo (deciles 1 a 4) equivale a $23.628; el del estrato medio (deciles 5 a 8), a $60.689; y el del estrato alto (deciles 9 y 10), a $155.153.

El ingreso per cápita familiar del primer decil es 15 veces inferior al ingreso del decil más alto. El coeficiente de Gini, que mide esa brecha marcó 0,43 (donde 0 significa “igualdad absoluta de ingresos” y 1 “desigualdad absoluta”). 

Ese indicador muestra un deterioro fuerte respecto del trimestre inmediatamente anterior, en el que se observó un descenso del Coeficiente de Gini (pasó de 0,44 a 0,41). Sin embargo, metodológicamente lo adecuado es comparar trimestres pares con trimestres pares e impares con impares porque en los impares está incluido el aguinaldo, que solo reciben los formales y aumenta la desigualdad. Así, en la comparación con el mismo trimestre de 2021 el dato mejoró un poco: pasó de 0,445 a 0,430. 

El ingreso per cápita familiar del primer decil es 15 veces inferior al ingreso del decil más alto.

El informe, que corresponde al período del primer trimestre de 2021, no termina de reflejar el impacto de la aceleración inflacionaria de este año. Solo entre enero y marzo la suba de precios general fue de 16,1% y solo la de alimentos escaló 20,9%. Sin embargo, los datos muestran que el ingreso también creció fuerte en el primer trimestre y que la inflación recrudeció en el segundo trimestre: luego del 6,7% de marzo siguió el 6% de abril y el 5,1% de mayo. 

Los datos de ingresos, junto con los del mercado de trabajo, sirven para anticipar la evolución del indicador de pobreza, que en la Argentina se construye a partir del cruce de ingresos con el precio de la canasta básica.  Leopoldo Tornarolli, economista del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (CEDLAS), estimó que la pobreza del semestre octubre-marzo sería menor a la de julio-diciembre en 2 puntos porcentuales, ubicándose en torno a 35,2%.

DT

Etiquetas
stats