Podcast - Ágora

¿Cómo queda parado el Frente de Todos como coalición tras la crisis interna?

MEC: Estoy sacudida verdaderamente, no me esperaba que estos días fueran como los que estábamos viviendo.

AM: Coincido, pensé que hoy tendríamos que hablar todavía de las PASO. Y además me imaginaba que se venían dos meses y quizá dos años de una cierta inestabilidad presidencial, pero no me imaginé que fuera tan rápido ni tan intenso.

MEC: Por supuesto que uno sabía que el Frente de Todos era una coalición, que era una experiencia novedosa para el peronismo, pero aún así sorprende la rapidez y la intensidad con que aparecieron las grietas entre lo que podríamos denominar el albertismo - aunque podemos discutir si eso existe o qué es-, y los sectores que se referencian en Cristina Kirchner.

AM: Si el albertismo no existía, el cristinismo lo acaba de crear, porque ahora no tiene más remedio que existir. Y estoy pensando de qué manera encarar esto y una es como vos sugerías recién, el aspecto del partido y de la coalición, y la otra es desde el aspecto institucional, el famoso hiperpresidencialismo, tan comentado por juristas y refutado por politólogos, qué es lo que pasa en un país presidencialista cuando el presidente no es el jefe de su partido ni tiene mayoría en el Congreso, que es lo que va a pasar a partir de noviembre. ¿Empezamos por el partido y la coalición?

Si el albertismo no existía, el cristinismo lo acaba de crear, porque ahora no tiene más remedio que existir.

Andrés Malamud

MEC: No voy a decir ninguna novedad, pero el experimento del Frente de Todos fue algo bastante novedoso en el peronismo. Steven Levitsky y Kenneth Roberts lo definen en el libro que publicaron en el 2011 como un partido que es serialmente verticalista. O sea, se referencia en liderazgos muy verticalistas, muy fuertes, en el presidente, pero tiene también la característica bastante única de que reemplaza a estos liderazgos. O sea, se podía pasar de un liderazgo muy fuerte, como era el de Carlos Menem, a un liderazgo que también fue muy fuerte como en su momento el de Néstor Kirchner a otro liderazgo muy fuerte como era el de Cristina Fernández de Kirchner. Esto no sucedió con Alberto Fernández, que fue el primer presidente peronista que era el presidente de la República sin ser el líder claro del peronismo. Y aún más, sin ser el líder de ninguna de las tres fracciones que se articularon en el Frente de Todos: no era ni el líder del cristinismo, ni el líder de los gobernadores, ni el líder del massismo, cuyo líder es Sergio Massa. Era una especie de prenda de unidad que era aceptable porque justamente no era el líder de ninguna de las tres. Esto es muy complicado en un partido o coalición, como le querramos decir, como el peronismo, que históricamente necesita del liderazgo para hacer un montón de cosas, para saldar los conflictos internos, para decidir y denotar quién es el adversario, para distribuir recursos, etcétera, etcétera. Y esto evidentemente entra en crisis. Si el peronismo el domingo hubiera ganado, no pasaba nada. Como siempre, la victoria soluciona todo, como es lo que estamos viendo en Juntos por el cambio, donde todos se sienten ganadores. Larreta se siente ganador, Bullrich se siente ganadora, Macri se siente ganador, la UCR se siente ganadora. Acá no pasó. Y lo que me parece que es realmente muy preocupante es que cada uno de los sectores siente que ellos no perdieron, siente que perdió el otro.

Y lo que me parece que es realmente muy preocupante es que cada uno de los sectores siente que ellos no perdieron, siente que perdió el otro.

María Esperanza Casullo

AM: Tal cual. Aunque no fueron las palabras, me gusta esa definición del peronismo como una monogamia itinerante; se va casando con distintos líderes. Y coincido con lo que mencionabas de Alberto, que no es el líder de ninguna de las facciones. Lo que me parece es que no es el primer presidente peronista en esta condición, sino el segundo después de Cámpora, y ese no es un buen antecedente. Entonces me pregunto ¿qué es lo que tiene que tener un presidente para poder gobernar? ¿Cuáles son los recursos de poder de un presidente? Y te sugiero cuatro: los votos, las bancas, la calle y los tanques. Y los tanques no deberíamos ni mencionarlos, si no fuera porque hace un mes los vimos en las calles de Brasil. Pero entonces sirve por contraste, porque en Argentina los tanques no son un recurso, los militares no son un actor y por lo tanto nos quedan los otros tres: votos, bancas y calles. ¿Cuál de ellas controla Alberto? Cristina tenía hasta ahora sobre todo los votos, la calle, con organizaciones sociales, y un porcentaje importante de bancas, incluyendo bancas ejecutivas, la Gobernación de Buenos Aires. Mi impresión es que Alberto sólo puede ejercer algún tipo de autonomía o equilibrio si consigue contrapesarlo, es decir, sin los gobernadores no va a ningún lado. Los gobernadores se fueron expresando tarde y a cuentagotas y por Twitter, no es que fueron a la Casa Rosada. Pero en principio uno podría esperar que estuvieran ahí, que estuvieran esperando la oportunidad para por fin devolvérsela a Cristina, lo mismo que los intendentes del norte del Gran Buenos Aires. Pero ¿los ves ahí o los ves titubeando y esperando a ver cómo se resuelve primero la batalla?

MEC: La verdad es que no tengo una imagen mental de los gobernadores. Sí sé que varios gobernadores manifestaron su apoyo a Alberto Fernández, se manifestaron los sindicatos también, incluyendo a Hugo Moyano, algunas organizaciones sociales. De hecho, el Movimiento Evita, que es francamente opositor a Cristina, recordemos que en el año 2017 se sumó a la aventura electoral de Randazzo, había convocado a una manifestación. La verdad es que me parece que un curso de confrontación entre el kirchnerismo referenciado en Cristina y esto que podemos denominar el naciente albertismo sería muy malo realmente, porque me parece que hay una cierta subestimación de los recursos del poder que puede convocar Alberto Fernández en una crisis de este tipo. Como vos decías, hay mucha gente que apoya a Cristina. Sabemos que ella tiene una llegada de votos importante, aunque eso no alcanzó para ganar estas elecciones, pero también hay mucha gente que estaría relativamente contenta de que Alberto Fernández se enfrentara mucho más abiertamente, lo cual no sería bueno, porque sería un curso de enfrentamiento prolongado y de resultado muy incierto.

Un curso de confrontación entre el kirchnerismo y esto que podemos denominar el naciente albertismo sería muy malo, porque me parece que hay una cierta subestimación de los recursos del poder que puede convocar Alberto Fernández en una crisis de este tipo

María Esperanza Casullo

AM: Complicado el panorama. Un último detalle, en la cuestión de las instituciones, el presidencialismo. Hay algunos que ven al hiperpresidencialismo como una suma de atributos constitucionales y otros que en cambio, o al mismo tiempo, piensan que el problema del hiperpresidencialismo es que todo depende del presidente y cuando éste es débil el sistema tambalea con él. Entonces mi pregunta es ¿cómo falsás la hipótesis del hiperpresidencialismo si les da lo mismo tanto cuando es muy poderoso como cuando es muy débil? ¿En qué condiciones aceptarían que un sistema es simplemente presidencialista? 

MEC: Esa es una muy buena pregunta, el hiperpresidencialismo como hipótesis no falsable.

AM: Nos quedamos pensando. Bueno, esperemos que resista el partido, que resista el presidente y que resista la coalición, porque es lo que manda la Constitución. Y el tema del hiperpresidencialismo lo podemos retomar en la próxima.

MEC: Creo que nos faltó un actor a discutir, que es qué pasa con el sector empresario, qué pasa con las élites económicas, que, sobre todo en momentos de crisis, sabemos que tienen posibilidades también de tener efectos políticos actuando por medios que no necesariamente son políticos.

AM: ¿Y en este caso los ves alineados en la interna?

MEC: No, no los veo alineados en la interna. ¿Vos los ves alineados en la interna?

AM: No, los veo confundidos a ellos y a todos, todos los actores están peleando una pelea en el medio de la niebla y están tratando de orientarse y saber a dónde está el otro. Se filtraron algunos audios que nos ayudan a entender mejor cuál es la posición de algunos de los actores, pero no está claro si son centrales o marginales. En los próximos días quizás se aclare, el mismo domingo cuando se esté escuchando este audio quizás sepamos un poco más y entendamos algo mejor lo que está pasando.

MEC: Bueno, sigamos con tranquilidad y pases cortos, como decía Roberto Fontanarrosa y la semana que viene nos volvemos a encontrar para tratar de hacer sentido con lo que sea que haya pasado en una semana.

AM: De acuerdo. Y espero que no sean demasiadas cosas.

MEC/AM/CB

Etiquetas
stats