8M-Opinión

Ante la industria del "cuidado femenino": todo, menos serena

Una manifestante de la marcha del 8M de 2020 en Santiago de Chile.

0

Señor Industria del “Cuidado Femenino”:

Me dirijo a usted, como mujer menstrual que le ha brindado un porcentaje de su sueldo (y antes del de mi madre) durante muchísimos años, a fin de agradecer repiense el nombre de sus productos e incluso de su industria. Sonará susceptible de mi parte (igual usted fácilmente dirá que “estoy en esos días” y me podrá justificar), pero me tiene reflexionando hace rato, esto de que llame a sus artículos de “higiene femenina”, porque, sabrá usted, implica por oposición que me considera sucia. Lo mismo con el sustantivo cuidado, siempre listo para advertir situación de vulnerabilidad. Debo decir que, en un punto, es cierto que las mujeres debemos ser cuidadas (usted como parte constitutiva de esta sociedad patriarcal lo sabe bien), porque entre otras cosas, somos abusadas sexual, simbólica, económica, laboralmente y hasta asesinadas. A propósito de este tema, la estadística de marzo, mes de la mujer, da espantosa. El Observatorio de Políticas de Género del Gobierno argentino nos cuenta que hay un femicidio cada 23 horas.

Volviendo a lo nuestro, a lo que más directamente lo ataña a usted, le pido revise sus discursos eufemísticos (últimamente llamativamente empoderadores y hasta advertidos sobre que la sangre ya no puede ser sustituida por un líquido azul tipo Poet aroma de mar), y si nos quiere cuidar, apoye nuestros proyectos para la repartición gratuita de sus productos, quita del IVA, y explicite los elementos con los que están fabricados, a fin de bajarme la paranoia por desconocer con qué intimé durante tanto tiempo. 

Disculpe por la particular sensibilidad con la que escribo estas palabras, pero hoy estoy todo, menos serena.

Saludo a usted muy atentamente, dispuesta siempre (libre) a continuar con el intercambio epistolar y con mucho más para decir. Yo

EC

Etiquetas