Ávila llega al canal de La Nación con Leuco, Feinmann y Viale para sumar audiencia en la polarización

Juan Cruz Ávila

Tiempo de cambios en las pantallas informativas, de cara a un año electoral. 

Juan Cruz Ávila, quien se despidió del Grupo América a fin de noviembre, arribará a LN+, el canal de TV de La Nación, para ocuparse de su programación, según señalan diversas fuentes de la empresa y otras del sector, en una apuesta ambiciosa de la emisora para mejorar sus números y la ampliación de su horario de transmisión en vivo. En septiembre, por ejemplo, el canal promedió los 0.32 puntos de rating mensuales, mientras que el primer puesto lo tuvo C5N con 2.14 y TN, el segundo, con 2.05.

Las fuentes consultadas coinciden en que su llegada es un hecho y que su arreglo con la empresa contempla un bono ajustado a objetivos de rating. A la vez, coinciden en que el pase de Alfredo Leuco —conductor de Palabra de Leuco en TN— y Eduardo Feinmann —de El noticiero en A24— está confirmado. Tanto Leuco como Feinmann fueron consultados por elDiarioAR pero no dieron respuesta al mensaje. Jonatan Viale, conductor de Realidad Aumentada en A24, sería un nuevo integrante de LN+, pero ante la consulta dijo que no hay nada cerrado. La empresa tampoco respondió la consulta de este diario.

Ávila, según una persona de su confianza, no va a oficializar ningún movimiento hasta febrero. Sigue trabajando en ESPN -adonde fue apenas se despidió de A24- y, por otro lado, mantiene el 40% de Jotax, la productora de programas como Animales Sueltos, RM —de Romina Manguel— y Fantino a la tarde, en la que es socio de María Noel Vila.  

La Nación lanzó su canal de noticias en el año 2016, con un plantel que incluía especialmente a periodistas del diario y con una puesta que, en algunos programas, está inserta en la redacción. La propuesta fue virando hacia una mayor autonomía del periódico y este año forman parte de la pantalla Majul, Fernando Carnota y Gerardo "Tato" Young, además de Carlos Pagni con Odisea Argentina, y La repregunta, conducido por Luciana Vázquez, entre otros programas. El canal emite en vivo, por ahora, entre las 14 y las 24, en estudios del edificio de Vicente López donde queda el diario, algo que tambié podría cambiar.

Hombre de linaje televisivo —es hijo del fallecido Carlos Ávila, fundador de Torneos y Competencias—, y oficio por trabajo propio, Ávila empezó como cadete a los 14 años y terminó como CEO del Grupo América cuando su familia lo compró y hasta el 2006. Como último éxito, ostenta la revitalización como director de noticias de la señal A24, en la que este año fueron altamente competitivos los programas de Baby Etchecopar, Feinmann y Viale. Es, de hecho, El pase entre Viale y Feinmann la nueva joyita del rating informativo con estatuto de programa en el que ambos discuten informalmente y han superado los 3.5 puntos de rating.  

Desde que se embarcó en el proyecto del canal de la familia Saguier, Avila ha intentando sumar a distintas figuras de América, como Luis Novaresio y Antonio Laje, pero ambos ya le comunicaron a sus actuales empleadores que seguirán en el canal de Palermo Holywood. Nicolás Wiñazki mantuvo conversaciones, pero finalmente se queda en TN.

Ávila es un productor con vínculos con la política. En 2015, el Ministro de Educación Esteban Bullrich quiso nombrarlo como Secretario de Políticas Universitarias, pero no se concretó ante el rechazo que su designación generó en parte de la comunidad educativa. Luego de ese fallido avance, Ávila, también psicólogo, fue nombrado Coordinador de Hospitales Universitarios. Había sido jefe de Hospital de Día del servicio de Salud Mental los viernes en el Hospital de Clínicas.

Si los programas liderados por Ávila tenían en general un neto corte opositor, el Grupo América es también propiedad de Daniel Vila, muy amigo de Sergio Massa, pero suficientemente versátil como para asistir a la presentación del libro Sinceramente, de Cristina Fernández de Kirchner, en la Feria del Libro de 2019. 

A pesar de su persistente perfil bajo, Ávila ha incursionado en el territorio de la política. “Voté a Massa, después a Macri. ¿Ahora? Hay que apoyar a Horacio Rodríguez Larreta, está haciendo una gran gestión”, dijo Ávila en una de las pocas entrevistas que dio en 2017. En tanto, con Animales sueltos, especialmente en la versión conducida por su amigo Alejandro Fantino, dio muestras de un gran olfato para cruzar contenido político con grosor espectacular. 

  

Majul es el camino

La televisión informativa replica las dudas y las apuestas de la política. El periodismo tiene, digamos, sus halcones y sus palomas. 

A juzgar por los arribos que se esperan en LN+, la empresa parece decidida a competir por la primera minoría de audiencia con un periodismo halcón. De hecho, la grilla que se planifica para 2021 tiene un antecedente directo en llegada de Luis Majul, quien conduce una de las franjas del prime time de domingo a viernes, después de 18 años en América. Con su estilo más informal y vehemencia antigubernamental, Majul aportó una ampliación notoria de la audiencia de LN+.  

La incorporación de estas figuras periodísticas televisivas no sólo implica una apuesta ideológico-estratégica: en el portal digital de La Nación hace tiempo que se repiten —y evidentemente funcionan— notas sobre qué dijeron o de qué polémica fueron parte figuras mediáticas como Jorge Lanata, Baby Etchecopar, Leuco o Feinmann. Acaso, la decisión empresarial considere que lo que rinde en clicks puede rendir en la pantalla. Y que, además, mejor que rinda para la tropa propia. Otra definición de convergencia. 

Sin embargo, no hay balas de plata ni en la televisión ni en la política. No siempre los segmentos más polarizados son los que más audiencia tienen y no en todas las pantallas pasa lo mismo. Lo que sí es visible es que la llegada de Majul a LN+ con La Cornisa ha logrado que el canal compita —y a veces gane— con canales como TN y C5N. Su programa diario, Mirá lo que te digo, suele superar el punto de ratin, un buen número en comparación con el resto de la programación. En Radio Mitre, en tanto, una oferta bastante homogénea en cuanto a su oposición al gobierno ayuda a mantener altos números de rating —40,6% del share en noviembre— y la mantiene en un primer puesto alejada respecto de las otras radios AM.  

La experiencia de consumir noticias, además de su valor “informativo”, implica un alto grado de emocionalidad, como demostraron los investigadores Celeste Wagner y Pablo Boczkowski al estudiar el consumo de noticias sobre Donald Trump en tres ciudades de Estados Unidos, resultados que volcaron en el artículo “Enojados, frustrados, abrumados: la experiencia emocional de consumir noticias sobre Donald Trump”. Eso, sumado a que según el último informe del Instituto Reuters, sólo el 33% de los argentinos encuestados decía confiar en las noticias -un número en caída y especialmente bajo en Argentina- pero ese número ascendía a 44% cuando la confianza era hacia las “noticias que uso”. Estrategia, cintura y sensibilidad para leer lo que el público busca va a ser una clave del año electoral con una industria movilizada, entre la caída de la publicidad, la convergencia y la polarización. 

En ese sentido, la idea de incorporar a un productor experimentado como Avila que también es psicólogo suena, al menos, perspicaz.

NS

Etiquetas
stats