Entrevista

Eduardo Belliboni, del Polo Obrero: "El Conurbano desde el punto de vista social es un polvorín"

Belliboni, militante y vocero del Polo Obrero

Con las principales organizaciones sociales aliadas al Gobierno, el Frente de Unidad Piquetera se consolidó como el espacio que más se opone desde la calle a las políticas oficiales. Lo hace en los barrios y en las manifestaciones que organiza, aún en contexto de pandemia. El frente nuclea a unas 35 agrupaciones, vinculadas mayoritariamente al Frente de Izquierda. Con más de 60 años, Eduardo Belliboni es uno de sus militantes más activos. Electricista y maestro de escuela, Belliboni es vocero del Polo Obrero, brazo territorial del Partido Obrero. El Polo se jacta de movilizar a unas 20 mil personas en todo el país. 

¿Cómo vio la ampliación de la Tarjeta Alimentar? 

Es una gota de agua en un océano de pobreza. Hay mucha gente que, sin contar con la asignación universal, se ha quedado sin trabajo y no está contemplada. Hay dos millones de personas que se quedaron sin trabajo el año pasado. Este anuncio del Presidente vuelca un poco más de plata a los que cobran la AUH. Pero hay millones de personas que se quedaron sin trabajo y, por tener aportes, no cuentan con ningún apoyo. Con sus defectos, el IFE era más abarcativo. Además, una mamá con un hijo va a cobrar 6000 mil pesos. Dividido por 30 días, son 200 pesos por día. Una leche cuesta casi 50 pesos, un cuarto de ese valor.

Según el Indec, la pobreza del último semestre del 2020 fue del 42%. ¿Cuál es ahora la situación social en las zonas más necesitadas de la Argentina? 

Tuvimos una reunión nacional hace poco, así que tengo claro el panorama. Es impresionante la degradación social, económica y alimentaria de la población. Dentro de diez años los pibes que comen muy mal van a ser un problema. Hay una generación de gente que come muy mal. 

Se acordó que el salario mínimo llegue a 29.160 pesos en febrero del año próximo. ¿Qué le parece?

El salario que acordaron la CGT, las patronales y el Gobierno está por debajo de la canasta de indigencia. Se habla de la macro y de la multicausalidad de la inflación, que son pavadas. El ajuste tiene que ver con personas. Hay casi cinco millones de personas en la indigencia, es decir que no comen. Esto va en aumento. Los trabajadores no desocupados van a entrar cada vez más en la pobreza. El nivel salarial es bajísimo y hace estragos en las familias obreras, que no pueden comprar remedios, pagar la educación y el alquiler. La falta de solución para los problemas de tierras es gravísimo. En Guernica, por ejemplo, la Provincia empadronó a dos mil y pico de familias. Y después de desalojarlas, no recibieron ningún lote. Kicillof decía que había 92 mil lotes sociales. Los countries tienen ceder una parte de su terreno para vivienda social. Y no lo hacen.

¿La situación es más grave en el conurbano? 

No es más grave que en otros lugares. En Chaco, donde tenemos trabajo, los pueblos originarios viven muy mal, sin los rebusques que hay en el conurbano. Por eso hay cada vez más concentración de gente en el Gran Rosario, el Gran Córdoba. Eso sí, el Conurbano desde el punto de vista social es un polvorín. No están dadas las condiciones políticas de contención. Es un problema. Dicen quedate en casa. Pero tenés que tener condiciones.

La teoría oficial de que el rebote de la economía iba a impactar en los sueldos no se constató.

Es parecida a la teoría del derrame. Es creer que el mercado resuelve los problemas. Lo de Guzmán es neoliberal. Bajó seis puntos el déficit fiscal. Eso es menos salud. La de Guzmán es una copia berreta de la teoría del derrame de Menem. Y tampoco controló la inflación. Calculó 29%, sabiendo que no se cumplía. Esto lo dicta el Fondo Monetario, que le da la misma receta a todos países del mundo. A Guzmán le dijo lo mismo. 

Guzmán plantea que no lo condicionó el FMI

Y que explique el Presupuesto entonces. El ajuste lo está hacienda sóla la inflación. No hace falta bajar presupuesto.

¿Cómo ve la puja al interior del Frente de Todos sobre las tarifas?

Es la hipocresía del kirchnerismo, porque le aprobaron todos los presupuestos. Ahora dicen que no se puede subir las tarifas. Pero la génesis del ajuste está en el Presupuesto. La modificación de la fórmula jubilatoria también la votó el kirchnerismo. Ahora están en contra. Es como con Macri, al que el peronismo le votó 100 leyes, y resulta que ahora es el responsable del desastre. Que para mí lo es, eh.

¿Qué piensa del contexto regional, donde se dieron protestas callejeras importantes, como en Colombia o Chile?

Argentina se tiene que ver en ese espejo de Colombia y Chile. Las revueltas populares dan vuelta los ajustes. Ajustes que se hacen en función de los procesos de endeudamiento. Pagar deuda para volver a endeudarnos. La que acá se le paga al Club de París tiene origen en deuda tomada por la dictadura.

¿Propone la vuelta de una suerte de IFE?

No lo llamamos IFE si quieren. Pero con este nivel de desocupación y emergencia, debe haber un seguro desempleo parecido a los que hubo después de la Segunda Guerra. Era un factor de desarrollo. La depreciación de los salarios genera que caiga el consumo. Para cambiar la cosa tenes que levantar los ingresos de la población, con un subsidio al desocupado y un salario básico que coincida con una canasta de 61 mil pesos. Acá tenemos un perro que se muerde la cola: el ajuste hace que haya poco consumo. No tiene arreglo. El salario es un factor ordenador de economía. 

¿Cómo están los comedores vinculados al Polo Obrero? 

Desde abril del año pasado, a partir de una situación de corrupción que hizo correr a varios funcionarios, el Gobierno no logró restablecer la entrega regular a los comedores de 18 productos. Son los que debe tener cada lugar para ser considerado un merendero y comedor. De noviembre a marzo lo que más se recibió fue polenta.Según Daniel Arroyo, las empresas no lo quieren vender al Estado porque paga precios bajos. Pero no lo denuncia hacia afuera. A los pibes que no toman leche y sólo comen polenta no se les desarrolla la cabeza.

Con el Movimiento Evita, Barrios de Pie y la CCC aliados al Gobierno, ¿cuál es el panorama de las organizaciones sociales opositoras al gobierno?

Crece. Hay una ruptura de las orgas con el Gobierno. Con Macri tenías al triunvirato y a la cuarta pata de Darío Santillán. Del otro lado, los que no hicimos pacto con Stanley. Porque el triunvirato pactó con Stanley. Ahora Barrios de Pie se rompió: una parte importante se fue con nosotros, junto a sectores de Darío Santillán. Son muchos los sectores que se vienen para el lado de oposición abierta que plantea el Frente de Unidad Piquetera. Y hay sectores del Gobierno que empiezan a movilizarse, como el de Grabois.

¿La cercanía con el poder anestesia a los dirigentes sociales?

No. Son un cable a tierra para el Gobierno. El Chino Navarro y Emilio Pérsico tienen una visión del problema cercana a la realidad. Hay un debate interno sobre un nuevo IFE a 3,8 millones de personas. Pero los programas sociales se tienen que abrir. Al Potenciar Trabajo, por ejemplo, no podés ingresar ahora. Tiene casi 900 mil personas. Pero están en un reempadronamiento que tiene un objetivo ajustador. Porque no todo el mundo hace el trámite de la reinscripción. No hay una campaña que lo anuncie. 

¿Le da lo mismo Alberto Fernández que Macri?

Por supuesto que hay diferencias entre Macri y Alberto, siempre las hay. Pero hay un hilo conductor de políticas de ajuste. Macri pidió deuda al fondo, pero la pagan éstos. Cumplen una continuidad que obliga al ajuste, obliga a políticas de austeridad con el 60% de pobreza entre los chicos. Que se hagan cargo de eso. No es por ahí. Hay diferencias. Es una vulgaridad decir que son lo mismo. Pero hay un peso enorme de la deuda, que es la forma moderna de exacción sobre la Argentina. Si no hay matriz productiva para que abran fábricas, estamos perdidos.

AF

Etiquetas
stats