La pulseada del Presidente y la vice

"El mejor gabinete posible para resolver la crisis": Fernández y Kirchner negocian cambios y nombres para evitar una ruptura

Alberto fernández arriba a la Casa Rosada este viernes 17 de septiembre de 2021, pasado el mediodía.

Tras 48 horas feroces, casi sin contacto, Alberto Fernández y su vice, Cristina Kirchner, retomaron el diálogo y negocian contrarreloj la definición del nuevo gabinete que según confían fuentes oficiales se anunciaría en las próximas horas.

Crisis en el Gabinete: quién es quién en el ajedrez de ministros y ministras

Crisis en el Gabinete: quién es quién en el ajedrez de ministros y ministras

“Estamos armando el mejor gabinete posible para salir, rápido, de esta crisis”, confió a elDiarioAR una fuente involucrada en las negociaciones. Todo sobre una doble premisa: que no se rompa el Frente de Todos y que el nuevo staff exprese esa unidad.

“Nadie tiene bolilla negra. Todos los nombres están sobre la mesa. Nadie sobra y tenemos que armar el mejor equipo para salir para adelante”, aseguran operadores al tanto de las conversaciones en la cima del oficialismo.

Luego de la carta incendiaria de Cristina Kirchner, luego de una serie de cruces públicos el viernes Fernández volvió a Casa Rosada para armar, desde ahí, la mesa de operaciones para reconfigurar el gobierno.

En el peronismo hablan de un “nuevo contrato para el Frente de Todos”, una redefinición que parte de una base, en teoría sólida de que tanto el presidente como la vice no quieren romper su alianza política aunque hayan atravesado, esta semana, una crisis inédita.

Es el manual más antiguo de la política: tensión y negociación. “Ninguno quiere romper. No existe la ruptura como hipótesis: lo que hay que lograr que se ponga lo mejor de cada uno”, afirmó un operador oficial.

En ese menú está todo en veremos. Lo que al jueves parecía una salida irreversible de Eduardo “Wado” De Pedro, por su renuncia intempestiva sin anticiparle la decisión al presidente, en la tarde del viernes está en consideración.

El difícil juego de los equilibrios, la ingeniería del empate, supone encontrar una salida que reduzca al máximo las heridas, que evite un mayor debilitamiento del presidente y, a la vez, que la vice salga perdidosa luego de haber expuesto abiertamente sus enojos y diferencias.

Así como lo de “Wado” podría revisarse, una situación similar refiere a Santiago Cafiero, el jefe de Gabinete. Son, dentro del staff oficial, las figuras que mejor expresan a la vice y al presidente. Una tesis es que ambos queden dentro del gobierno aunque no en los mismos lugares.

La posibilidad de que De Pedro y Cafiero pasen a ocupar otros lugares en el gabinete, forma parte de una variable que suena sobre enroques en el gabinete, acompañado de la fusión de ministerios. Ahí se mencionó a Juan Manuel Olmos, jefe de asesores del presidente, con un cargo de más relevancia política.

En las últimas horas comenzó una ronda de nombres que va desde Julián Dominguez a Agustín Rossi, pasando por Daniel Scioli y Aníbal Fernández. Se habló, además, de sondeos con los gobernadores Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Jorge Capitanich (Chaco). Fuentes oficiales indican que fueron conversaciones políticas sin ofrecimientos porque Fernández entiende que los jefes provinciales están enfocados en sus provincias. 

En la misma línea se sugirió que el presidente está conformo con el desempeño de Scioli en una embajada clave como la de Brasil. Respecto a Domínguez, de diálogo frecuente con Fernández, hay expectativa aunque desde sectores gremiales vinculados al ex ministro de Agricultura, se indicó pasado este mediodía que no había existido ningún ofrecimiento. Rossi, que en julio fue desplazado de Defensa luego de anotarse como candidato en la PASO santafesina del Frente de Todos, está en el radar de Fernández aunque no aparece claro cuál podría ser su destino. Domínguez está en un encuentro en Pilar donde se reúnen los gremios industriales que la noche del jueves difundieron un comunicado de respaldo a Fernández.

Sobre Alberto Iribarne, embajador en Uruguay, que almorzó este mediodía con el presidente, no había precisiones aunque se recordó que su nombre sonó como titular de la AFI antes de la asunción de los Fernández pero no prosperó.

El otro interrogante, paralelo al gabinete, es qué ocurrirá con el presupuesto que Martín Guzmán presentó el martes y que fue, según reconstruyen en el entorno de los Kirchner, el detonante de la crisis del miércoles con la renuncia de “Wado”.

Alberto mandó un proyecto de presupuesto sin que Cristina lo vea”, apuntaron desde la cima del dispositivo K y describieron que fue ese episodio, seguido por la conferencia del ministro, lo que derivó en un pedido de Cristina a De Pedro para que presente, sin mediar palabra, su renuncia. Massa empezó hoy las- negociaciones para avanzar con el Presupuesto.

Lo demás fue un torbellino. El enojo de Fernández con la catarata de renuncias, la cerrazón de los teléfonos con Cristina y su entorno, las versiones oficiosas-oficiales en los medios y, luego, la carta pública de Cristina.

Hay, ahí, un dato particularmente inquietante: Cristina menciona que sabe lo que es convivir con un vicepresidente crítico y destroza, sin matices, el perfil económico del gobierno además de cuestionar el presupuesto. Un dirigente del PJ, que traduce con criterio a los K, entiende que en Cristina avisa que sus diputados y senadores no votarán ese proyecto.

Recibí las notas de nuestros columnistas en tu correo
Seleccioná todos los que te interesan.

Las columnas de Abel Gilbert
Las columnas de Alejandro Galliano
Las columnas de Fabián Casas
Las columnas de Carolina Castro
Las columnas de Florencia Angilletta
Las columnas de Franco Torchia
Las columnas de Juan José Becerra
Las columnas de Luciano Lutereau
Las columnas de Romina Paula
Las columnas de Tomás Abraham
Es gratuito y podés darte de baja en cualquier momento.
Etiquetas
stats