Expectativa, alegría, euforia contenida: los estados de ánimo en el búnker del triunfo de Juntos

Vidal, en el centro del escenario de Costa Salguero, en la celebración de Juntos por el Cambio.

Paula Etcheberry

0

Expectativa, esperanza, alegría, euforia contenida. Confianza en que el buen desempeño electoral podrá repetirse en noviembre, pero sin dejar de lado la cautela por tratarse de unos comicios cuyos resultados aún no son definitivos, y por estar atravesando un momento de delicado humor social producto de la pandemia de coronavirus. Así vivieron -y celebraron- las PASO los principales candidatos y referentes de Juntos por el Cambio, entre ellos, la precandidata a diputada nacional por la ciudad María Eugenia Vidal, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, el expresidente Mauricio Macri, la presidenta de Pro Patricia Bullrich y el senador Esteban Bullrich. A pesar de las internas, buscaron brindar una imagen de unidad. 

Al aire libre para cumplir de manera estricta con los protocolos contra el Covid-19, con alcohol en gel en todos lados y con sillas ubicadas a mayor distancia que la habitual, se montó un enorme escenario acompañado de tres pantallas gigantes en el predio de Costa Salguero, habitual lugar que suele oficiar de búnker para Juntos por el Cambio. La cartelería y los avisos por los altoparlantes también invitaban a usar tapabocas y respetar la distancia social para “seguir cuidándonos”. 

Incluso antes de conocer los resultados electorales, que arrojaron un triunfo de la principal coalición opositora en 16 provincias del país, ya predominaba un clima relajado y distendido entre los líderes del espacio político. Mientras tanto, militantes y público presente iban intercambiándose por Whatsapp fotos de los primeros telegramas de distintas escuelas a lo largo del país. Reinaba la expectativa. 

Luces de colores vibrantes y estridentes - fucsia, azul, rojo, verde, amarillo- se proyectaban sobre el escenario. Sonaba de fondo música de Los Cafres, Catupecu Machu, Ciro y los Persas, Jeites y otras bandas de rock y pop nacional. A las 21:30, tras conocer los primeros resultados que anunció el ministro del Interior, Eduardo “Wado de Pedro”, la atmósfera se tornó festiva. 

Con la presencia del “Mago Sin Dientes”, empezaron a escucharse los icónicos hits de Tan Biónica, ofreciendo una postal ya emblemática de los festejos de Cambiemos y Pro. La alegría se apoderó de los allí presentes, mientras la concurrencia de público llegó a su máximo cerca de las 22. Es que, al ya calculado éxito en la ciudad de Buenos Aires, se sumaron buenas performances en el interior del país, incluyendo el disputado y codiciado territorio de la muy compleja y extensa Provincia de Buenos Aires. 

Casi a las 22, salieron a escena los principales candidatos de las tres listas de la ciudad. Paula Oliveto y Martín Tetaz fueron los primeros en hablar. En el fondo, la gente irrumpía en estruendosos aplausos y vítores. El precandidato porteño Ricardo López Murphy fue el siguiente en pronunciar su discurso, interrumpido en reiteradas oportunidades por los aplausos. 

“Somos imparables. Vamos a tener un Congreso fuerte. Se acabaron las escribanías del poder”, anunció seguro y convencido López Murphy, mientras el público lo celebraba con fuertes aplausos.

El clímax de la noche se dio cuando Vidal habló. Le agradeció a Rodríguez Larreta, quien pasó al frente a saludarla. “Este voto refleja una forma de gobernar”, dijo la exgobernadora bonaerense. “Gracias a Mauricio por acompañarme y por ser el que empezó hace 14 años esa forma de gobernar”, continuó la ahora candidata a diputada, en alusión a Macri. De fondo, se escuchaban aplausos muy fuertes, mientras la gente coreaba “Mauricio! Mauricio!”. Los agradecimientos continuaron con Patricia Bullrich, Martín Lousteau, y los candidatos que formaron parte de las listas. Los aplausos nunca cesaron. 

“Gracias a una persona que fue ejemplo de unidad y de temple”, continuó Vidal emocionada, en referencia al senador Esteban Bullrich, quien padece ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Conmocionada, la gente aplaudió aún con más fuerza. Bullrich caminó hacia Vidal y ambos se fundieron en un emotivo abrazo. “Esteban! Esteban! Esteban!”, corearon los militantes allí presentes. 

“Esta noche estamos sintiendo un basta atronador en las urnas”, siguió después Vidal. “Los votos dijeron ‘falta menos esta noche’. Ustedes lo saben, yo lo sé, y el kirchnerismo lo sabe”, afirmó mientras fuertes aplausos y gritos de alegría la interrumpían. Algunos militantes cantaban irónicamente “Vamos a volver, vamos a volver”. 

Como cierre, se escuchó la canción “It’s time” de Imagine Dragons, con la letra especialmente modificada para la ocasión: “juntos somos un montón, somos esperanza”, mientras se proyectaba un enorme GRACIAS en la pantalla principal del escenario y los candidatos y dirigentes se sacaban una selfie sonriendo. El público celebraba, saltaba, cantaba, aplaudía y festejaba. Algunos hacían pequeños pogos. Era la contracara de lo que ocurrió hace tan solo dos años, con la derrota en 2019. El ambiente festivo se extendió a La Plata, donde Diego Santilli habló pasadas las 23, acompañado de aplausos, gritos, vítores y Olés. La alegría desbordaba en el ambiente.

PE

Etiquetas