Por la escalada en la interna de la Uocra La Plata, renuncia el interventor

El Pata Medina y su hijo participaron el lunes de un acto gremial en La Plata.

Ni las causas judiciales ni los intentos de normalización sindical de los últimos años reencauzan una interna cada vez más feroz en la UOCRA La Plata. En el último año, luego de que el histórico dirigente Juan Pablo “Pata” Medina fuera excarcelado, las tensiones crecieron. Durante la ausencia del viejo caudillo -acusado de integrar una asociación ilícita- su viejo aliado Iván Tobar, construyó poder y ahora no quiere resignarlo. Este lunes, mientras los dos sectores convocaban a marchas en distintos puntos de la capital de la Provincia, se conoció la renuncia del interventor César Trujillo, que en una carta a la conducción nacional reconocía su impotencia ante la situación y anunciaba su decisión “de manera indeclinable”.

El sector que lidera Medina, junto a su hijo Cristian, había llamado a una marcha hacia la sede nacional del gremio para protestar contra el interventor, a quien acusaban de favorecer a Tobar y de recortarles las bolsas de trabajo que le daban sostén al grupo de Medina. La agrupación Azul y Blanca, que lidera Tobar, había organizado una concentración en la cabecera de la Autopista Buenos Aires-La Plata, en respuesta a la medida del sector rival. Pero las dos marchas se terminaron disolviendo luego de que se conociera la renuncia del interventor.

A las 10 de la mañana, después de una Asamblea, los de Tobar se fueron de la autopista. En la convocatoria amenazaban con ir hasta la casa de los Medina con ropa de trabajo y recibos de sueldo, pero luego también suspendieron esa protesta. El sector de Medina, alertado de la noticia, también levantó el viaje hasta el edificio donde tiene su despacho Gerardo Martínez. Era una movida riesgosa, que en su propio entorno no le recomendaban y decidió no gastar esa bala de plata Verá ahora qué sucede con la normalización del sindicato, una decisión que deberá tomar Martínez.

Los que sí marcharán este martes a la sede de la Uocra en CABA serán los seguidores de Tobar. En la convocatoria llaman a apoyar al secretario general “para que no se deje amedrentar por quienes vivieron toda la vida a costilla de los trabajadores”.

“En mi carácter de delegado normalizador de U.O.C.R.A Seccional La Plata, presento mi renuncia indeclinable para el cargo que me había sido designado como normalizador de dicha seccional. Enarbolando como premisa absoluta que la paz social es lo que pregonamos desde el primer día, y viendo que la problemática sigue su curso, aun a pesar de todos los esfuerzos realizados, es por eso que tomo tal decisión”. De esta manera comienza el comunicado de renuncia de Trujillo, que había sido designado en octubre pasado por Martínez, en reemplazo del anterior interventor Carlos Vergara. Trujillo es además el secretario general del gremio de la seccional Mar del Plata.    

La intervención de la Uocra La Plata se decidió en septiembre de 2017, cuando comenzaron varias investigaciones judiciales contra el Pata Medina, entre ellos una causa por “por extorsión, asociación ilícita y lavado de dinero” por la que estuvo preso tres años y que espera por el comienzo del juicio oral. Hasta tanto ese proceso no se resuelva no podría aspirar a retomar el control que supo tener.

A pesar de que la Justicia le planteó restricciones a una vuelta a su actividad sindical, Medina decidió seguir adelante con el operativo retorno. 

Cuando el Pata Medina fue excarcelado en febrero de 2021, los jueces le habían prohibido desplegar cualquier actividad en la Uocra, bajo amenaza de volver a la prisión domiciliaria. Hace algo más de un mes, el Pata igual convocó a un acto cerca de la vieja sede de la Uocra, en la esquina de 44 y 4, con los seguidores de los sectores propios y los de su hijo. Anunciaban un encuentro de unidad tras las diferencias familiares. En esa concentración masiva, el Pata mostraba su decisión y días después volvería a estar preso en su casa con pulsera electrónica.

La extendida hegemonía de los Medina está amenazada desde hace un tiempo por Iván Tobar, jefe de la barra de Estudiantes de la Plata. Tobar, que se hace llamar “El General”, tiene un prontuario frondoso y es el hombre al que la dirección de Gerardo Martínez recurrió para intentar encontrarle un sucesor al Pata. Tobar, que estuvo preso por intentar matar a un ex jefe de la barra, tiene una pasado sindical que no inició en el gremio de la construcción. Fue delegado en el sindicato de Comercio, lo denunciaron por supuesta extorsión en el Mercado Central de La Plata y llegó a la Uocra gracias al Pata Medina. Pero desde que el antiguo líder cayó preso, Tobar dejó de serle fiel al Pata y entendió que era el momento de ir por el poder vacante. 

Desde que Medina salió de la cárcel, la interna con Tobar se recrudeció. Hubo varios episodios violentos que terminaron con tiros y cuchillazos. En esa pesada interna, Tobar parece tener la mayoría de los apoyos políticos. Al de Gerardo Martínez se le suma el que recibió durante la campaña de los referentes del Frente de Todos, como Axel Kicillof, Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan, que aparecieron en fotos con él durante una recorrida por una planta en Ensenada. 

Desde que lo detuvieron en septiembre de 2017. Medina pasó por los penales de Marcos Paz y Ezeiza. Se le abrieron distintas causas en el fuero provincial y federal. En tres procesos fue sobreseído. Pero una de ellas, en la que lo acusaron varios empresarios de la construcción de La Plata, fue elevada a juicio y aún no tiene fecha de realización. En esa causa también están implicados varios miembros de la familia Medina. El hijo, Cristian Medina, la esposa del Pata, Fabiola, la hija de ésta, Marianela Pagnoni, el cuñado David García y la pareja de uno de los hijos del Pata, Lara Muñoz. Además de dos miembros de la Uocra y los titulares de una empresa de catering que el Pata, según la acusación, imponía en las obras en las que sus afiliados trabajaban. 

AM

Etiquetas
stats