El juez Villena recibió el pedido de EEUU para ordenar un secuestro conjunto del avión venezolano-iraní

El avión de Emtrasur aterrizó en Ezeiza el 6 de junio último y quedó secuestrado días más tarde.

elDiarioAR

0

El juez federal Federico Villena recibió formalmente este miércoles la orden de la Justicia de los Estados Unidos para mantener secuestrado el avión de la aerolínea venezolana Emtrasur, según confirmó una fuente judicial a elDiarioAR. El magistrado de Lomas de Zamora registró el pedido y deberá resolver si hace lugar a la requisitoria, presentada en el marco del tratado de asistencia mutua entre ambos países.

La aeronave se encuentra actualmente retenida en el aeropuerto internacional de Ezeiza a disposición del juzgado argentino pero el Departamento de Justicia estadounidense busca que el secuestro del Boeing 747 quede también bajo control de un tribunal del distrito de Columbia.

El pedido de Estados Unidos se hizo público este martes a través de un comunicado del Departamento de Justicia -que ya no está disponible en la web oficial del organismo-, un día después de que se diera a conocer que el juez Villena había autorizado la salida del país de doce de los diecisiete tripulantes del avión. La orden de incautación que emitió el tribunal de Columbia data del 19 de julio último.

La Justicia estadounidense informó que el avión fabricado en los Estados Unidos está sujeto a decomiso porque la empresa que lo controlaba supuestamente violó las leyes de control de las exportaciones de ese país. La aeronave pertenecía entonces a la empresa iraní Mahan Air, relacionada con la Fuerza Quds, a la que Estados Unidos considera terrorista y la transferencia del avión a la empresa venezolana Emtrasur hace alrededor de un año habría sido irregular.

El caso

El 6 de junio, el jumbo aterrizó en Buenos Aires para entregar una carga de autopartes fabricadas en Querétaro, México, adquiridas por la automotriz Volkswagen Argentina.

En Argentina, la fiscal federal Cecilia Incardona solicitó al juez Villena determinar si el objetivo del arribo de la aeronave al país fue transportar autopartes o si podría implicar un acto de preparación para proveer bienes o dinero que pudieran utilizarse en un acto terrorista.

El avión llegó con diecinueve tripulantes. Cinco de ellos son iraníes y catorce, venezolanos. El juez Villena les prohibió salir del país, luego de que la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) solicitara investigar a los cinco tripulantes de nacionalidad iraní.

César Pérez, presidente de Emtrasur, dijo en una entrevista transmitida en Twitter que los iraníes instruían a sus compatriotas sobre el manejo técnico del avión. “Yo le pido a las autoridades de nuestra hermana República Argentina que ya terminen de abrir los ojos y terminen esta farsa porque aunque continúen escudriñando no van a conseguir nada ilegal porque no hay nada ilegal”, afirmó Pérez.

El avión tiene matrícula venezolana desde enero de 2022. Tanto Mahan Air como el avión fueron sancionados por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por presuntamente brindar apoyo a la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán en el traslado de armamento, fondos y personas para supuestos ataques terroristas.

El gerente de relaciones públicas de Mahan Air dijo a la agencia estatal de noticias de Irán que la aeronave se encuentra retenida en Argentina por “objetivos políticos” y que “la tripulación (iraní) ha estado trabajando para la empresa venezolana y que el tema no tiene relación con Mahan Air”.

ED

Etiquetas
stats