Cumbre virtual

Kicillof e intendentes estudian más medidas: veda comercial desde las 20, acotar clases presenciales y pedir un nuevo IFE

Axel Kicillof / Horacio Rodríguez Larreta

elDiarioAR

0

El martes a la noche, se produjo un "embotellamiento" de ambulancias en un hospital del conurbano sur: se acumularon cinco a la espera de que se despejen lugares para internaciones críticas. La situación está lejos de ser una excepción. En el gran Buenos Aires, a la par del crecimiento exponencial de contagios, se detonó otro indicador crítico: el del incremento veloz de la ocupación de camas de terapia intensiva.

El alerta se cristalizó horas antes durante una reunión de intendentes de la zona sur, donde la pandemia mostró la mayor escalada, y llegará esta tarde a la mesa de Axel Kicillof, quien convocó a los jefes comunales del conurbano para evaluar la situación sanitaria, el impacto de las restricciones dispuestas la semana pasada pero, sobre todo, discutir un menú de medidas frente a la escalada de casos.

El martes, en un Zoom de alcaldes, se acordó elevar a la Provincia una propuesta referida a la educación: lo llaman presencialidad no obligatoria, y consiste en permitir que las familias que tengan posibilidad de no enviar a los chicos a la escuela y una herramienta para continuar con la educación virtual. Es, en criollo, el paso previo a lo que cruza a casi todos lo sectores: la suspensión, temporal, de la presencialidad.

Es un fenómeno que empezó a tomar fuerza, a partir de los casos de contagios que se detectan en familias y docentes. En La Plata hubo un caso emblemático: el colegio Nuestra Señora de Fátima, al que concurren unos 900 alumnos, el lunes 12 decidió suspender la presencialidad frente al incremento de los casos: se triplicaron los contagios y, según indicó el responsable jurídico del colegio, Juan Caminos, "hay 107 familias" vinculadas a la institución que están aisladas por Covid-19. "No podemos garantizar la presencialidad", indicó el directivo a radio FM97-Une.

En ese encuentro, del que participaron Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Fernando Espinoza (La Matanza), Mayra Mendoza (Quilmes), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Juan José Mussi (Berazategui) y, entre otros, Andrés Watson, de Varela, se enfocó en la presencialidad, se pidieron medidas urgentes sobre la restricción de circulación y un acompañamiento económico del Estado para los comercios y los trabajadores.

"Tiene que haber alguna medida de inmediato: la atención sanitaria está al límite, reducir el horario y una ayuda económica", confió a elDiarioAR un participante de la reunión de intendentes que estará esta tarde en el encuentro con Kicillof. "La restricción horaria no puede ir sola: para que se acate tiene que ir con un apoyo económico a los comercios y los trabajadores", agregó la fuente.

Es el planteo general y que se hizo carne en la mayoría de los intendentes, al menos del Frente de Todos (FdT). En Juntos por el Cambio (JxC), aunque también hay alertas, aparecen con menos margen de acción: el espacio político se muestra abiertamente anti restricciones y eso los deja en una situación incómoda, entre la urgencia de la gestión y la verticalidad política.

Un intendente de la Primera Sección, zona oeste y norte del Gran Buenos Aires, coincide con el diagnóstico, los alertas y el pedido. Apunta que debería aplicarse un cierre comercial de doce horas, entre las 18 y las 6 -otros hablan de un cierre a las 20- pero que esta disposición debe contar necesariamente con una asistencia económica para los comerciantes que verán reducidos sus ingresos y para los trabajadores, en especial aquellos vinculados a esas actividades.

Pedirían un nuevo IFE "por dos meses", tiempo en el cual podrían activarse y desactivarse las medidas restrictivas en función de cómo avancen los datos de contagios y, sobre todo, el tablero de la atención sanitaria. "Hay que ganar tiempo para vacunar, bajar la circulación durante dos meses para llegar al invierno con los grupos más vulnerables vacunados", apuntaron desde un municipio.

El planteo de los intendentes está en línea con lo que exponen en el gobierno de Kicillof y lo trasmiten desde Nación. Como contó elDiarioAR, Alberto Fernández prepara nuevas restricciones que apuntan, en concreto, a reducir el horario comercial.

PI

Etiquetas
stats