Quirós justificó la entrega de casi 10.000 vacunas de la Ciudad a prepagas y obras sociales

Fernán Quirós, ministro de Salud porteño.

elDiarioAR

0

El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, hizo referencia a la vacunación de privilegio de ciertos funcionarios y aseguró: “Nosotros, en la Ciudad de Buenos Aires, hemos sido muy estrictos y el liderazgo de Horacio (Rodríguez Larreta) ha sido muy claro: todas las personas que tengan la voluntad de vacunarse en el Gobierno porteño van a esperar al grupo o la etapa que le toca según la condición que tiene”.

“Nadie va a usar una vacuna de un trabajador de la salud en este gobierno, primero ellos, luego los mayores de edad, luego los estratégicos, y luego las personas que tienen enfermedades acompañantes y en el sexto grupo veremos si alguna persona del gobierno debiera vacunarse por algún motivo”, agregó.

Este miércoles, en conferencia de prensa, el funcionario además aseguró que los dirigentes que plantearon que existe una privatización de la campaña de vacunación en CABA “pretenden agregar una angustia innecesaria” a la situación que viven millones de personas por la pandemia. “Para ellos, el mensaje es que nos cuidemos y luego que todo esto pase podemos retomar el debate”, agregó.

Así, Quirós intentó explicar por qué se decidió celebrar acuerdos con empresas de salud privada para la administración y aplicación de las vacunas. "Una de las exigencias que pedimos es que seamos capaces de mantener la equidad en la oferta de la vacuna. Cada obra social y prepaga nos entregaron la lista de personas asociadas con más de 80 años. Se tienen que hacer cargo de vacunar a todos ellos y nosotros le daremos la proporción de vacunas de acuerdo a la cantidad de vacunas que recibimos", contó.

Y agregó: "Si una obra social determinada tiene el 1% de los mayores de 80 años en su nómina, es responsable de vacunar ese 1% y recibe el 1% de las vacunas que nosotros recibimos. El resto queda para nuestros vacunatorios".

El acuerdo entre el Gobierno de la Ciudad abarca a los hospitales privados comunitarios Italiano, Alemán y Británico, Sanatorio Güemes y CEMIC; más las obras sociales OSECAC (empleados de comercio) y OBSBA (Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires). Esas instituciones debían ocuparse del protocolo de logística, transporte y refrigeración de las dosis. ¿Cuántas cedió el Estado porteño a esas instituciones? Según le dijo el Ejecutivo local a elDiarioAR, fueron 9900 vacunas.

La oposición, al igual que la denuncia penal presentada en Comodoro Py, argumenta que la tercerización del larretismo genera una desigualdad de acceso: más facilidades para los socios de las prepagas y las obras sociales, en comparación con los más de 80 años sin esa capacidad. 

La abogada Natalia Salvo presentó una denuncia contra Quirós por haber presuntamente beneficiado a instituciones de salud privadas y a sus socios por encima de la población. “Hay un desprecio de la legalidad en el Gobierno de la Ciudad”, aseguró. Ayer, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, hizo mención a esta situación durante una conferencia de prensa: “No hay vacunatorios ocultos ni privatizados en la provincia”, afirmó.

“No tenemos ningún problema con ninguna denuncia. Si algún ciudadano tiene alguna duda, aquí estamos para mostrar y explicar lo que hacemos e hicimos y para transparentar los datos. Lo más importante es explicarle a la gente”, dijo Quirós este miércoles a la mañana.

Pasado el mediodía, el fiscal Carlos Stornelli pidió investigar la denuncia realizada por la abogada Salvo. Es decir, imputó a Rodríguez Larreta y al ministro Quirós.  

Por otro lado, el ministro porteño volvió a calificar como un error muy penoso el vacunatorio de privilegio descubierto la semana pasada en el Ministerio de Salud, que derivó en la renuncia de Ginés González García como máxima autoridad sanitaria. “Lo que ha pasado ha sido un error grave que daña la campaña y la credibilidad de la campaña de vacunación”, indicó.

“Necesitamos cuidar a los ciudadanos y acompañarlos a transitar la pandemia. La forma es transparencia, información clara y precisa y, sobre todo, empatía en el cuidado colectivo: si no hay eso, es muy difícil conducir la pandemia”, manifestó. Y agregó: “El esfuerzo que hacemos tiene que, al menos, equiparar el enorme esfuerzo y el enorme dolor que la gente está pasando. Tenemos que construir ciudadanía sobre el dolor”.

Además, informó que la vacuna china que llegará a la Argentina el jueves, elaborada por el laboratorio Sinopharm, aún no fue autorizada para los mayores de 60, y será utilizada para completar la inoculación de los trabajadores de la salud menores de esa edad y el remanente a grupos estratégicos.

NB con información de agencias.

Etiquetas
stats