Incendio en Hotel Gondolín: investigan un atentado a la comunidad trans

Fachada del Hotel Gondolín después del fuego

El sábado a la noche, después de la Marcha Ni Una Menos, la mayoría de las residentes del Hotel Gondolín estaba durmiendo en sus habitaciones. Las despertó el humo negro de un colchón, que se esparció desde una habitación de la planta baja al pulmón que conecta los tres pisos de la casona. No fue cualquier cuarto. Zoe, la presidenta de la Asociación que aloja a mujeres travestis y trans de todo el país, duerme allí.

Venganza poética: un libro de fotos y relatos íntimos reconstruye la memoria trans

Venganza poética: un libro de fotos y relatos íntimos reconstruye la memoria trans

“El atentado empezó del lado de afuera y se perdió todo lo que había en la habitación. Si bien son cosas materiales, pudo haber ocurrido una tragedia”, dice Zoe a elDiarioAR, quien se salvó del fuego porque esa noche estaba de viaje. Para ella, es imposible dejar de asociar que “esto pasó un día después de la Marcha de Ni Una Menos y estamos en el mes del Orgullo”. 

Hotel Gondolín queda en Araoz 924, en el barrio porteño de Villa Crespo. Su arquitectura es la de los caserones tradicionales de Buenos Aires, con un patio en el medio que une las habitaciones y la cocina. Hace 15 años fue recuperado por un grupo de personas travestis y trans, que a falta de otro acceso a la vivienda la acondicionaron e hicieron del espacio un lugar habitable. Hoy es sede de la Asociación Gondolín, que además de gestionarse de manera cooperativa para pagar impuestos y mantener la limpieza, tiene lazos con diferentes organizaciones para ayudar a que las residentes puedan terminar sus estudios y aprender oficios.

Muchas de quienes viven en Gondolín son personas que se dedican al trabajo sexual en Palermo y alrededores. Algunas lo eligen, otras no tienen opción y lo defienden por ser la única forma que encuentran para sobrevivir. Por esta razón, en varias ocasiones surgieron cruces con vecinos o personas que juzgan su forma de subsistencia. Es difícil dejar de asociar este contexto de exclusión estructural al momento de analizar las imágenes del incendio.

“No hace mucho en la zona roja de Palermo y Constitución, luego en Once, compañeras travestis y trans sufrieron ataques de odio que son perpetuados repitiendo discursos de ciertos sectores políticos y muy parecidos a los de cierta conductora de un ‘canal de noticias’”, escribió Geraldine, una activista trans que difundió el video del incendio. “Los discursos de odio fomentados por estos sectores son consecuencia de estos ataques que se escudan bajo ‘la libre expresión’. ¿Hasta cuándo vamos a seguir soportando todos estos discursos trans y travesti odiantes?”, escribió en sus redes.

El motivo del incendio, que fue denunciado por una persona que pasaba en bicicleta, es investigado por la Unidad de Flagrancia Norte del Ministerio Público Fiscal porteño, a cargo de Alejandro Pellicori. Desde el Gondolín informaron que hoy se espera que ingrese a una Fiscalía Especializada en Violencia de Género, para que la instrucción se realice teniendo en cuenta las particularidades de la comunidad trans y no se descarte un posible atentado. También se difundió un parte policial que resta intencionalidad atribuyendo el fuego a un cigarrillo, lo que carece de valor como prueba ya que no es una pericia definitiva.

A partir de la viralización de las imágenes varias figuras y espacios de la política pidieron un pronto accionar de la justicia. Entre esos mensajes está el del Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad, que repudió el hecho y llamó al “Poder Judicial a actuar de manera diligente y con perspectiva de diversidad”.

MM

Etiquetas
stats