Informe especial

Proyecto Solanas en Mar Azul: la comunidad rechaza la instalación del complejo top de Punta del Este por su impacto ambiental en la Costa Atlántica

Solicitan evaluar aspectos vinculados a la delimitación de la línea de ribera.

“Solanas Mar Azul: el proyecto inmobiliario vacacional más importante de la Costa Atlántica”. Así describe el holding, famoso por sus complejos de lujo en Punta del Este, el megaproyecto hotelero que busca ensamblar tres edificios denominados “Playa”, “Dunas” y Bosque“, sobre un lote de 14.000m2 con 100 metros de frente sobre las playas de esa localidad balnearia del partido de Villa Gesell.

Según indica su página web oficial, donde se pueden visualizar los planos y fotomontajes de la propuesta arquitectónica, son 116 unidades de 2, 3 y 4 ambientes con balcones, terrazas y jardines propios, además de piscinas, solarium, cocheras subterráneas, gimnasio y spa, entre otros amenities. En el apartado con los detalles del proyecto indican que la “obra está en desarrollo” y que se estima su entrega “para noviembre de 2024”.

Pero los vecinos de Mar Azul están “haciendo guardia” para impedirlo. El último sábado de abril convocaron a una asamblea para definir medidas de reclamo y evidenciar “irregularidades e incumplimientos en materia ambiental” con respecto al proyecto inmobiliario. Plantean que el mismo “viola la ley provincial de Aguas de la provincia de Buenos Aires N° 12.257 artículo 142, la cual prohíbe construir a menos de 150 metros de la línea de ribera hacia el continente, ya que eso es espacio público”, apunta Pablo Domínguez, de la Asamblea En Defensa del Médano Costero, a elDiarioAR.

La petición “No al ecocidio de Solanas en Mar Azul”, contra la constructora Portland y el grupo Solanas, lleva casi 5.000 firmas y argumentan que, a través de la construcción de estos inmuebles, “conseguirán contaminar las napas, ya que no tenemos agua corriente ni cloacas y, al tocar el medano, lograrán que el agua salada entre a las napas y luego nos salga agua salada de las canillas. Porque debajo de los médanos, está la reserva de agua dulce”.

“Además de la destrucción y usurpación del médano costero, no pueden explicarle a la población cómo van a proteger las napas de agua y cómo van a abastecer de energía eléctrica este proyecto de modo tal que no afecte a la zona que, dicho sea de paso, apenas empieza la temporada sufrimos cortes de luz o baja tensión constante”, agregan.

Según pudo saber elDiarioAR, “todavía no hay un permiso de construcción de obra” por parte del municipio de Villa Gesell. Mientras que, en esa misma ubicación, “hubo una demolición de un edificio abandonado a causa de dos motivos: por reclamo de los vecinos y porque se hizo una inspección y la construcción corría peligro de derrumbe”. Con respecto al Proyecto Solanas Mar Azul “actualmente se están realizando inspecciones y estudiando si se le va a otorgar el permiso” desde las autoridades municipales.

El viernes pasado se dispuso que se analizarán en la Comisión de Obras, Servicios y Transporte público, los pedidos de informes presentados por los bloques de Juntos por el Cambio referidos a esta obra. Con la firma de los concejales Grinspun, Montenegro, Piacentini y Diez, el proyecto se fundamenta en que “(..)existe evidente falta de información pública sobre aspectos vinculados a la tutela del interés colectivo por el ambiente, a los procesos de ley relativos a la autorización del desarrollo inmobiliario propuesto, como así también a aspectos vinculados a la delimitación de la línea de ribera, y los cumplimientos efectivos de lo dispuesto en el Código de Ordenamiento Urbano vigente(...)”.

“A partir de una petición de firmas que nos hicieron llegar los vecinos, presentamos un Proyecto de Resolución pidiendo información al Ejecutivo en relación a este desarrollo inmobiliario que está planteado en la manzana 298 de Mar Azul”, apunta Eugenia Grinspun en diálogo con este diario. “Solicitamos cuál es la fecha de presentación de la carpeta de obra indicando número de expediente y si el proyecto se ajusta a lo que está dispuesto en la ordenanza 2051, que es el actual código de ordenamiento urbano vigente en Villa Gesell y, además, si están las correspondientes autorizaciones desde la provincia donde interviene la autoridad del agua”.

En tanto, en su página oficial de Instagram informan que las unidades se pueden reservar a través de “financiación propia” desde USD 135.000. “La idea con este proyecto es poder trabajar a través de Solanas con la administración para generar una renta a los propietarios, como hacemos en Punta del Este, tanto en temporada alta como baja”, contó Daniel Mochón, dueño de Solanas a LA NACION.

AB

Etiquetas
stats