Claudia Piñeiro quedó entre los seis finalistas del International Booker Prize con “Elena sabe”

La escritora Claudia Piñeiro

0

Elena sabe, la novela en la que la escritora Claudia Piñeiro aborda la maternidad y el derecho de las mujeres al dominio sobre sus cuerpos pero también la vulnerabilidad de la vejez y el peso de los mandatos, fue seleccionada en la “lista corta” (“short list”) del prestigioso International Booker Prize, que distingue a las mejores ficciones traducidas al inglés con una dotación de 50.000 libras (aproximadamente unos 68.000 dólares), según el anuncio realizado este jueves desde Londres.

Qué le queda a la literatura latinoamericana al extirpar el boom

Qué le queda a la literatura latinoamericana al extirpar el boom

La novela de Piñeiro compite en la recta final por el galardón con The Books of Jacob, un texto de la Nobel de Literatura 2018, la polaca Olga Tokarczuk (traducido por Jennifer Croft); A New Name. Septology VI-VII, del noruego Jon Fosse (por Damion Searls); Cursed Bunny, de la coreana Bora Chung, traducida por Anton Hur; Tomb of Sand, de la india Geetanjali Shree (por Daisy Rockwell); y Heaven, de la japonesa Mieko Kawakami (por Samuel Bett y David Boyd). Los seis libros de este año fueron anunciados en la Feria del Libro de Londres por el presidente del jurado, Frank Wynne.

“Estoy muy contenta, en Madrid, porque vine a España por el Tenerife Noir. Vengo de vivir varios días de emociones: el premio en Tenerife, la presentación de `Catedrales´ en la Casa de José Saramago en Lanzarote, el encuentro con amigos en Madrid, y ahora está noticia. Me hace feliz además la situación: son varios años de escritoras argentinas que llegaron a esta lista corta”, celebró Piñeiro, en diálogo con Télam, al enterarse de la noticia e inscribió su propia nominación en el marco de cierto récord de la literatura argentina.

Piñeiro apunta a que es el tercer año consecutivo en el que una autora escritora argentina llega a la última instancia de esta distinción -una de las más prestigiosas del mundo- que comparte con otros cinco escritores, tras las nominaciones de Gabriela Cabezón Cámara en 2020 y de Mariana Enriquez el año pasado.

Publicada con el título Elena Knows, bajo la traducción de Frances Riddle y editada por el sello escocés Charco Press, fundado por la argentina Carolina Orloff, se trata de una novela negra que da cuenta de íntimos relatos de moralidad y la desesperada búsqueda de una mujer por su libertad individual.

Frances Riddle, responsable de la traducción de Elena sabe al inglés, vive en Buenos Aires donde trabaja como traductora, escritora y editora. Tradujo libros de Leila Guerriero, Martín Felipe Castagnet e Isabel Allende, entre otros autores, y también escribe artículos y reseñas literarias en varias publicaciones.

Elena sabe se posicionó en la final del Booker y, además, trasciende el formato libro. En marzo, cuando la novela llegó a la “lista larga” del premio, Netflix anunció que trabaja en una adaptación que dirigirá Anahí Berneri y producirá Vanessa Ragone.

La nominación a esta instancia decisiva del premio viene acompañada de un recorrido elogioso por la prensa extranjera: el New York Times, por ejemplo, consideró que la novela es “un comentario lacerante sobre la relación madre-hija, la indignidad de la burocracia, y las imposiciones del dogma religioso en las mujeres”. En 2010, también recibió el reconocido galardón alemán LiBeraturpreis que otorgan los lectores alemanes.

“Cuando Elena sabe se publicó en la Argentina, salió detrás de Las viudas de los jueves y eso desconcertó a algunos lectores que estoy segura de que no pudieron pasar de una lectura a la otra. Hay temas que trata la novela que sí, hoy están más transitados. La decisión de no ser madre, por ejemplo, ahora es un tema mucho más abordable a partir del avance del movimiento feminista. Siento, entonces, que a veces la literatura se anticipa. Y también renace: me dio mucha alegría ver fotos de lectores ingleses de 'Elena sabe' porque sigue vivo”, contó la autora sobre cómo el contexto cambió la recepción de la obra.

La editora argentina Carolina Orloff, creadora Charco Press, cree que fueron los conflictos que aborda la obra los que cautivaron al jurado: la vejez y la soledad, el impacto de una enfermedad mental y los tabúes dentro de una familia.

El sello independiente -que creó en 2016 junto al neocelandés Sam McDowell y se dedica a la publicación de autores contemporáneos latinoamericanos- nació con un catálogo de 5 autores argentinos en 2017 y lleva más de 30 títulos publicados. Su fundadora asume que el galardón funciona como una plataforma de lanzamiento.

“Este es un reconocimiento incomparable, no solo por lo que significa el Booker Prize en sí, sino por todos los desafíos que implica editar literatura latinoamericana en el mundo anglosajón desde un lugar absolutamente independiente. Cuando se apuesta desde la confianza y la pasión, siempre se gana. Que Elena Knows sea finalista del premio más importante en el mundo de habla inglesa es una victoria no solo para para Claudia y Frances Riddle, su traductora, para Charco Press y todos nuestros autores y autores; es también un triunfo para la literatura latinoamericana en general, y para la poética de la fe”, aseguró Orloff, en diálogo con Télam, tras enterarse de la noticia.

A diferencia de otros premios, el Booker Prize tiene un sistema de premiación escalonado. Antes del fallo final, el jurado anuncia la “lista larga” y luego da a conocer los finalistas de la “lista corta”.

Es la segunda vez que un título de Charco Press llega a la lista corta en tan solo dos años: en 2020 el libro The Adventures of China Iron de Gabriela Cabezón Cámara quedó entre los seis finalistas. “El hecho de que tres de nuestros títulos hayan llegado a la lista larga en tan solo cinco años, y dos de ellos a la lista corta, todos de autoras argentinas, es indicio de que el lector anglosajón está cambiando”, sostuvo Orloff, emocionada con la performance del sello en un premio tan relevante.

El ganador del premio dotado con 50.000 libras -aproximadamente unos 68.000 dólares- se conocerá el 26 de mayo. Por otra parte, cada uno de los autores que llegó a esta instancia finalistas recibirá 1.000 libras, unos 1.300 dólares.

El objetivo del premio, según definen desde la organización, es fomentar más publicaciones y lecturas de ficción de calidad de todo el mundo y promover el trabajo de los traductores. Por eso, el galardón se reparte en partes iguales entre el autor y el traductor, un gesto monetario que apunta a reparar en la importancia del diálogo que hay entre obra y traducción.

La noticia de la nominación para el Booker es parte del reconocimiento que cosechó la escritora en los últimos años, con numerosos galardones nacionales e internacionales. Obtuvo el prestigioso Sor Juana Inés de la Cruz por Las grietas de Jara, el Dashiell Hammett (2021), el premio Negra y Criminal Tenerife Noir (2021), el premio Valencia Negra (2021) y el Pepe Carvalho (2018).

CRM con información de la agencia Télam

Etiquetas
stats