Pineda: "Nunca hubiera elegido ser Maradona o Messi"

0

El exdefensor del seleccionado argentino Mauricio Pineda afirmó que "nunca hubiese elegido ser Maradona o Messi" porque la alta exposición pública, con sus distintas maneras, no es el estilo de vida que prefiere.

"Es difícil y para pensarlo mil veces si te preguntan de reencarnar en otra vida como Maradona o Messi. Porque no es tan fácil. Son vidas complicadas con un montón de restricciones, de prohibiciones, de miedos con las personas que uno quiere. Me parece mal juzgar sus vidas", indicó Pineda en diálogo con Télam.

"Estuve en Nápoles y vi el amor que le tenía la gente a Diego. Mucho más que en la Argentina. Él no podía caminar ahí y era todos los días. No podés llevar a tus hijos a la plaza, ir al cine. Es complicado. Nunca hubiese elegido ser Messi o Maradona", señaló el ex-Huracán y Boca.

Pineda, de 45 años, aseguró que la muerte de Maradona lo golpeó anímicamente y recordó con cariño el poco tiempo que compartieron plantel en Boca Juniors a mediados de los noventa.

"Lo imaginaba, lo veía venir, y me daba tristeza porque tuve la suerte de poder compartir momentos con él. Era una persona dada, humilde y adorable. Esa imagen final, alejado de sus hijas, me dio tristeza y cuando murió mucho más, como si fuese un familiar. Me acordé de lo vivido en el Mundial del '86, de los partidos del fútbol italiano a la mañana y compartir un vestuario fue maravilloso", indicó Pineda.

"En el vestuario y en la cancha era super divertido, pero era Maradona y vivía encerrado en una habitación. Lo acosaba todo el mundo cuando salía a la calle. En ese entonces no te ganaba el partido jugando al fútbol, pero te lo ganaba alentándote. Me decía: "Andá, picá, olvidate de todo y tirá el centro". Y te creías lo que te decía", recordó el ex-Udinese de Italia.

Pineda inició su carrera en Huracán en 1991 y también fue rival de Maradona cuando el excapitán del seleccionado argentino jugó en Boca acordó su regreso al club en 1995. Un choque entre ambos equipos derivó en una anécdota que guarda con emoción.

"Nos sacamos la foto del equipo y salimos corriendo a sacarnos una foto con él. Esperé mi turno y vi se que sacaba y no le decía nada a nadie. Cuando llegó mi turno, me dijo: "¡Hola Pinedita! Espero que sigas jugando así que vas a llegar lejos. Y me puse como loco ¿Cómo me iba a conocer ese tipo? Me voy a morir y me voy a acordar de ese momento", indicó Pineda.

Etiquetas
stats